Negocios... de la patada

ENTRE NOS / Carlos Santamaría Ochoa

2017-04-20

Carlos Santamaría Ochoa

Lamentable, my lamentable que un par de empresarios mexicanos se unan para hacer dinero sin pernsar en los que les dan ganancias. Carlos Slim, dueño de ese monstruo que lleva a abarcar la empresa Claro Video y Telmex, y por otra parte, el jalisciense Jorge Vergara, quien con su capricho echó por la borda a miles –millones- de aficionados al club más querido de México y más tradicional: el Club Deportivo Guadalajara, al que ha manejado como un juguete, olvidando la tradición y principalmente, el espíritu deportivo que ha fallecido hace años gracias a la voracidad de dueños de clubes, quienes han hecho del deporte más popular de México un sucio negocio de intereses.

Apenas hace unas horas, el Club Guadalajara ganó la copa del torneo que se lleva a cabo en una lucha entre todos los clubes de dos categorías –si se les puede llamar así-, y finalmente, Morelia y Guadalajara llegaron a la final.

Fiel a sus objetivos mercenarios, el dueño de Chivas dejó a millones sin poder ver el encuentro, y a expensas de buscar transmisiones piratas, es decir, fuera de la legalidad. Algunos somos más especiales, y optamos por la única opción que nos dejaron: Claro Video, propiedad del señor Carlos Slim, a quien se anuncia como uno de los más ricos del mundo, pero se cuestiona la forma en que ha hecho su fortuna, más, con este tipo de detalles.

Los que somos muy aficionados a este deporte pagamos lo que solicitó la empresa en cuestión para ver el encuentro -100 pesos- y que se convirtieron en una de las peores inversiones del año, por la calidad de la transmisión y la falta de calidad e infraestructura para hacer frente a los requerimientos de los clientes/aficionados que somos muchos realmente.

Inició con varios mensajes para luego comenzar el partido, mismo que durante los primeros 35 minutos tuvo una y mil suspensiones de señal, de ajustes que seguramente tuvieron que hacer los “genios” de Telmex y que nos llevaron a desarrollar un justificado enojo por la voracidad con que se ha manejado Vergara, y la complicidad de Slim y sus empresas, que han hecho todo lo posible por incrementar las ganancias sin pensar en el consumidor.

Si, claro: era prudente hablar a Profeco, pero, ¿a las 9 y media de la noche? ¡Seguramente nos habrían atendido ahí!

Resulta muy molesto ver que anuncian cosas y no cumplen. Pero también resulta muy molesto ver que el deporte se ha mercantilizado a grado tal que los dueños (Vergara y más) no llenan: nos venden camisetas, recuerdos, bonos, llaveros y mil y un objetos que les hacen ser ricos en forma insultante. Cada mini-torneo nos cambian algo de la camiseta para que el aficionado vuelva a gastar más de mil pesos, es decir, más de dos mil por año, en un exprimirles en forma burda, grotesca y que no corresponde ni a gente honesta, ni a una liga como la nuestra.

En el mundo entero las ligas son reales, de dos vueltas, y también los mercenarios del deporte venden camiseta por temporada, pero aquí abusamos.

La alegría de ver al equipo de nuestros amores ser campeón nuevamente valió los corajes que poasamos como miles de mexicanos.

Un fraude verdadero la señal de Claro Video a través de ese engaño mercantilista y explotador llamado “Chivas TV”, y que no deja de ser una plataforma que lejos de dar señal da ingresos a la familia Vergara –bueno, Jorge y beneficiarios- y se olvida del aficionado.

Y además, luego de quitarnos el dinero, no nos cumplen; esto se llama estafa en cualquier parte del mundo.

Nada nos haría más felices que saber que la autoridad competente castigue a estos mercenarios, y que un equipo con tal tradición como Chivas tuviera sus partidos en un canal de televisión, abierta o de paga, pero que funcione bien, dejando a un lado la voracidad de un tipo que lejos de ser empresario es un mal ejemplo para el que quiere ser productivo y útil a su nación.

Esos, esos deberían de desaparecer, y tener un poco de respeto por los demás que, inocentemente, caemos en sus garras y somos objeto de sus fraudes. Nos roban a diario, y así hacen millones. Los consumidores, aficionados y ciudadanos merecemos respeto.

No se vale, Slim y Vergara, el burlarse del aficionado al fútbol y estafar con las siglas de Chivas TV ni de Claro Video.

 

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2017
blog comments powered by Disqus