10 bebidas mexicanas más allá del tequila y el mezcal

¿Cuáles de ellas conoces? ¿Cuál de ellas prefieres?

2017-11-19

www.mexico.mx

Amamos el tequila y el mezcal pero, tan famosas son estas bebidas, que hemos olvidado otras que no cantan mal las rancheras.  ¿Cuáles de ellas conoces?

1. Acachul (Puebla)

De la sierra norte del estado, también le llaman vino de Acachul. Es aguardiente de caña que se mezcla con pequeñas frutas llamadas acachul, originarias de Acaxochitlán y que son muy parecidas al capulín. En Hidalgo también se prepara un acachul con frutas como zarzamora, limón, naranja, guayaba y manzana. 

2. Tecuí (Calimaya, Estado de México)

Su nombre significa “el que mueve o alegra al corazón”. Se prepara en una olla de barro, con alcohol de caña y jugo de naranja, lima o mandarina; además de muchos frutos como pasas, tejocote, canela, manzana, guayaba, piña, cacahuate y azúcar. Como se prepara entre octubre y diciembre, es ideal para las fiestas de fin de año, desde Día de Muertos hasta posadas. 

3. Bacanora (Sonora)

Esta bebida es el resultado de destilar el agave yaqui o yaquiana. También se le llama vino de mezcal. Dulce y con más alcohol que el tequila, se creó hace unos trescientos años; pero el gobernador Plutarco Elías Calles la prohibió y las destiladoras desaparecieron. Ahora, algunos pequeños productores volvieron al negocio. Su grado de alcohol va de 38 a 55°.

4. Sotol (Chihuahua, Durango, Coahuila)

Tiene sabor ahumado, de leña y tierra. Se elabora con un agave que crece en el desierto chihuahuense. Se utilizó en rituales y ceremonias religiosas. El destillado tiene de 38 a 45°. Dicen que con el primer trago se despiertan los sentidos y con el segundo la conciencia. Se puede encontrar curado con damiana, wereke, ojasé y manzana verde.

5. Charanda (Michoacán)

Se obtiene de la destilación de mostos fermentados, en un proceso similar al del ron. Su sabor es dulce por la mezcla con jugo de caña y piloncillo. Su nombre, purépecha, quiere decir “tierra colorada”. Es tradicional de Michoacán y comenzó a destilarse en Xiarandi, un cerro cercano a Uruapan. 

6. Posh o Pox (Chiapas)

Se elabora con maíz, panela, salvado de trigo y azúcar. Tiene 18° de alcohol. Aunque al inicio se usaba de manera ceremonial y de curación (los indígenas de Los Altos de Chiapas lo consideran la conexión entre el mundo material y el espiritual), poco a poco se va convirtiendo en la bebida favorita del sureste del país. Se prepara en fogones caseros y destilerías familiares.

7. Yolixpa (Puebla)

Es del pueblo de Cuetzalan y su nombre quiere decir “medicina del corazón”. Se prepara con agua, aguardiente y cerca de veinte yerbas aromáticas. Los curanderos nahuas y totonacas lo usaban para curar enfermedades respiratorias y del estómago. Originalmente es de sabor amargo, aunque en últimas fechas se le ha añadido piloncillo, miel o panela para darle un sabor más dulce.

8. Xtabentún (Yucatán)

El nombre quiere decir "Enredadera que crece en la piedra" y su sabor es parecido al anís. Viene de la fermentación de una flor que tiene el mismo nombre. Sus semillas, al ingerirlas, pueden dar euforia y somnolencia. La bebida funciona como aperitivo y digestivo; se prepara ya sea en cocteles o sola.

9. Rompope (Puebla)

Muchos países pelean su paternidad, pero ni el eggnog de Estados Unidos, el advocaat holandés o el rompón español se asemejan a este delirio conventual. Lo crearon las monjas clarisas de Puebla (hasta se dice que fue una monja mestiza llamada Eduviges). Se hace con leche, canela, huevos y azúcar. De consistencia espesa, es ideal para postre o en culposos traguitos solos.

10. Pulque (Tlaxcala)

De origen prehispánico, es el resultado de la fermentación del jugo del aguamiel o maguey pulquero. Es rico en proteínas y vitaminas. Es tan nutritivo que incluso se dice que al pulque "le falta un grado para ser carne". En algunos pueblos, durante la escasez de agua, a los niños se les da aguamiel y a los adultos pulque para suplir algunos de los nutrientes que no adquieren.

Derechos Reservados © La Capital 2017