Mexicanos Sofocados

EL ESPEJO / Lourdes Ramírez Flores

2017-01-09

Lourdes Ramírez Flores

Inicia un año de retos para México y los mexicanos, en unos días más nuestro vecino país será dirigido por uno de los más poderosos enemigos de los migrantes mexicanos Donald Trump, Presidente electo de los Estados Unidos y un selecto equipo de “jueces” mundiales atentos a complacer a su máximo entrenador.

Mientras, nuestro México se encuentra en un constante grito de auxilio con un fuerte eco que pareciera no llegar a los oídos de la esfera nacional política, debido a la crónica sordera que padecen en los últimos años. Los altos costos de la gasolina, los diversos pagos a los que son sometidos los mexicanos como tenencia, predial, impuestos y más impuestos; enloquecen la economía de millones de hogares mexicanos.

Es tanta la opresión, que miles de ciudadanos se han unido para manifestar su rechazo contra las decisiones del Gobierno Federal y  “el gasolinazo”, con marchas, bloqueos de carreteras y plantones. Pero también, no podemos dejar de mencionar que estas acciones pacificas han sido utilizadas por grupos subversivos para saquear y destruir a pequeñas y grandes empresas. Tamaulipas ha sido de las entidades que ha registrado el bloqueo de carreteras, afectando a miles de conductores vehiculares.

En los últimos días se ha visto de todo, un caos nacional ha prevalecido en muchas entidades de la república en donde nuestro vecino estado, Nuevo León no ha estado ajeno. Existe indiferencia al sentimiento generalizado de los mexicanos. La postura ejecutiva no muestra ninguna posibilidad dar marcha atrás a los altos costos del combustible. Así, que junto con Senadores de todos los partidos políticos y Legisladores Federales han decidido sacrificar al pueblo mexicano, apretando aun más  su raquítica economía; más no la propia.

Bueno será que estos actores de la Reforma Energética dejen la ostentosidad, y el abuso que hacen de su poder cuando someten al bolsillo de los mexicanos el pago de su gasolina, celulares, vacaciones, fiestas privadas, su peluquero o estilistas, tintorería, hoteles, y hasta sus chicles. Los altos y vergonzosos salarios, los bonos, los aguinaldos y prestaciones muy por encima a la austeridad nacional. ¿O no?

Que haya cambios, si. ¡Pero que sean parejos!, ¿cómo entonces podrían representar a la población mexicana?, ¿cómo podrían entonces luchar por el bienestar social, si lejos están de sus zapatos? ¿Cómo son capaces nuestros gobernantes vivir en la “opulencia desmedida” con un pueblo hambriento y sediento de paz y justicia social? ¿Por qué no vemos en nuestro México gobernantes humildes, sensibles al dolor humano?  ¿Por qué José Mujica, uno de los mejores Presidentes en la historia de Uruguay, les da una cátedra a los políticos mexicanos? Bien valdría la pena por el bien nacional. ¿No lo cree?

Sabía usted que el ex presidente de Uruguay, José Mujica; donaba el 90 % de su salario a acciones de caridad. Vive austeramente en su granja particular,  maneja un auto  Beatle1987, (el cual se ha negado a vender, aun ante ofertas por más de un millón de dólares) El ex Presidente Uruguayo, es reconocido mundialmente por su generosidad y capacidad para gobernar su país, al dejar una buena economía nacional.  Es un político que ha trascendido en la historia mundial.

Ojalá que en México hubiera muchos Mujicas. Que los pudiéramos ver en el poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial y en las entidades del país. Es necesario, es urgente, antes de que crisis mayores sean insostenibles para México.

El 6 de marzo de 1994, esta periodista fue una de las miles de personas que escuchaban atentas el mensaje del ex candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta;  en la explanada del Monumento a la Revolución de la ciudad de México. 17 días después fue  ultimado en vísperas de las elecciones.

Su mensaje fue punzante para muchos, y alentador para otros. Hubo muchos descalabros para el sistema en voz de uno de los mismos; eso lo hacía más creíble, más esperanzador para los mexicanos.

Luis Donaldo Colosio dijo: “Es la hora de reformar el poder, es la hora de construir un nuevo equilibrio en la vida de la república, es la hora del poder del ciudadano, es la hora de la democracia en México”.

“Es la hora de hacer de la buena aplicación de la justicia el gran instrumento para combatir el capital, para combatir los deudos de poder,  y el abandono de nuestras comunidades”.

“Es la hora de cerrarle el paso al influyentismo, al poder y a la impunidad…”

Palabras más profundas fue cuando dijo: “Yo veo un México con hambre y con sed de justicia, Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la Ley quienes deberían de servirlas. De  mujeres y hombres afligidos por el abuso de las autoridades, por la arrogancia de las oficinas gubernamentales.”

Colosio, nunca logró encabezar la nueva etapa de cambio del México del que tanto habló aquel 6 de marzo de hace casi 23 años.  Hoy, los Colosios se han multiplicado. Mexicanos agraviados manifiestan en voz alta aquel sentir de la que son parte en la historia de México, el de las mayorías sofocadas por el propio sistema. ¿O no?

Comentarios:lourdes_rmz@hotmail.com    

Derechos Reservados © La Capital 2022