Día de muertos!

YO CREO QUE…. / Fernando Páez de León

2018-10-31

Fernando Páez de León

Yo creo que... es el día de muertos una de las celebraciones mexicanas de mayor relevancia, no solo por el hecho mismo de honrar a los muertos, sino que por este motivo se da una gran movilización en nuestro País, una movilización que sin duda provoca una gran derrama económica, tanto por los servicios que ocupan las personas al desplazarse a otras ciudades a visitar a sus difuntos, como por los que utilizan en las mismas ciudades donde se habita.

La celebración del día de muertos data de la época precolombina, que es desde las primeras migraciones humanas de Asia a nuestro continente hasta la llegada de Cristóbal Colón a tierras de América en 1492, es decir antes de la conquista.

Es una celebración mexicana que honra a los antepasados y que de alguna forma en el tiempo coincide con la celebración católica de los fieles difuntos, por lo que junto a la celebración del día de todos los santos se extiende el 1 y 2 de noviembre,  en esta última se venera a todos los santos que no tienen una fiesta propia en el calendario eclesial.

Algunos autores afirman que los rituales que celebran las vidas de los ancestros se realizaron por estas civilizaciones por lo menos durante los últimos 3,000 años y que en la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

Se dice, que estas festividades marcan una época de retornos, porque los familiares vivos regresan al ámbito familiar para participar en los preparativos y en la propia celebración, de tal forma que se multiplica el número de visitantes a los panteones.

Para la ocasión se preparan los altares de muertos, los que se adornan con coronas de flores, calaveras de dulce, pan de muerto, platillos de comida, vasos de agua, tequila o la bebida que gustaba a quien es dedicado el altar, del que se pone también una fotografía y veladoras encendidas.

En fin, ya muchos conocen de esta festividad mexicana, en la que también se festeja con reuniones en las que los asistentes se disfrazan de muertos o de catrinas o de una gran cantidad de motivos relacionados con la muerte.

El caso es, que se festeja la muerte mediante símbolos, misticismo e historia, lo que le da un sentido religioso y solemne, pero siempre festivo, muy festivo, como solemos ser los mexicanos de todas las regiones de nuestro País.

La simbología y los rituales, así como la misma muerte son siempre un motivo de reflexión, de lo que hemos hecho en vida y lo que queremos dejar para la eternidad.

La catrina surge en una creación del caricaturista José Guadalupe Posada, que es una calavera vestida y ataviada con un sombrero de plumas a la moda europea de ese tiempo, en un grabado en metal en el año de 1873 y posteriormente fue el pintor Diego Rivera quien la bautizo como la catrina en su mural "sueño de una tarde dominical en la alameda central", que está en el museo mural que lleva su nombre.

Reírse de la muerte sigue siendo hasta nuestros tiempos parte de la tradición y es también tradición las famosas calaveras, que son versos y rimas en las que se aprovechan acciones o circunstancias para burlarse de vivos y muertos, lo que me hace recordar que hay muertos que no se han dado cuenta o que nadie les ha avisado que ya están muertos y andan como decía Posada "en los huesos, pero con sombrero francés con plumas de avestruz"

Las primeras calaveras se publicaron en 1849 en el periódico "El socialista" de Guadalajara, Jalisco, como un modo burlón de expresar puntos de vista o sentimientos, lo que sigue vigente hasta nuestros días.

Eso... es lo que yo creo… muchas gracias   

 fpaezmx@hotmail.com         twitter: @fpaezmx

Derechos Reservados © La Capital 2019