Esperanza de vida

YO CREO QUE…. / Fernando Páez de León

2018-11-14

Fernando Páez de León

Yo creo que...una pregunta recurrente que nos hacemos los seres humanos es, si dios nos dará vida suficiente para cumplir con nuestros propósitos y creo también que en realidad no deberíamos enfocar hacia ese objetivo nuestros pensamientos, creo que los pensamientos positivos, los pensamientos constructivos nos van a dar una mejor condición de vida y desde luego nos van a permitir vivir más tranquilamente.

La esperanza o expectativa de vida se refiere fundamentalmente al número de años que en promedio se espera que viva una persona desde que nace hasta que muere y según los estudios del fondo poblacional de naciones unidas una esperanza de vida alta nos indica un mejor desarrollo económico y social en la población.

Según el INEGI en nuestro país en 1930 la expectativa de vida era de 34.7 años en promedio, ya que para las mujeres era de  35 años y para los hombres de 33, en realidad una esperanza de vida muy corta, lo que significa que las etapas de niñez y adolescencia eran también muy breves, con carencias, enfermedades y pocas oportunidades para asistir a una escuela.

Según esa misma estadística en 1970 la esperanza de vida ya era de 61 años y para el año 2000 era de 74 años, es decir, se podían hacer planes a más largo plazo, para 2010 la expectativa de vida para las mujeres era de 77 años y de 71 para los hombres y ya más cerca, en 2016, de 78 años para las mujeres y 73 para los hombres.

Al escuchar estos datos seguramente usted estará pensando que hemos avanzado mucho y si, si hemos avanzado, sin embargo para la organización para la cooperación y el desarrollo económico (OCDE), nuestro país ocupa uno de los últimos lugares en esperanza de vida entre los países miembros de esa organización y es que dice un informe presentado en noviembre de 2017, es decir hace un año, que el sistema de salud de nuestro país es decepcionante e inquietante comparado con los 35 países que integran la OCDE.

Con los datos comparativos correspondientes a 2015, con 75 años en promedio, México ocupa el antepenúltimo lugar en esperanza de vida, sólo por delante de Letonia (74.6) y Lituania (74.5), además, desde el año 2000 es, junto a Letonia, el país donde menos ha avanzado esa esperanza de vida.

Según el informe esta situación se debe a "comportamientos nocivos para la salud", empezando por una mala alimentación y su correlación en un porcentaje de obesos elevadísimo (el segundo más alto, tras el de Estados Unidos), aunado a un incremento de la tasa de mortalidad por diabetes, la falta de progresos con las enfermedades circulatorias, y un número extraordinariamente alto de fallecimientos por accidentes de tráfico y homicidios.

Hace unos días, tuve la suerte de participar en una interesantísima reunión en la que el representante del fondo de población de las naciones unidas en México, Arie Hoekman y la encargada de despacho del instituto de la juventud de Tamaulipas Aumori Matzumoto, platicaban en relación a diversas acciones que los estados  deben implementar para mejorar y aumentar la expectativa de vida, pensando y desde luego impulsando mejores prácticas para proteger y mejorar la salud reproductiva y mejorar las condiciones para que la niñez y adolescencia de nuestro Estado, tengan las mismas oportunidades, es decir, que aspiremos a una mayor igualdad de oportunidades sin importar el estrato económico o social.

Mejores prácticas representa elaborar y emprender más y mejores programas de prevención y protección de la salud reproductiva, mayor control de la natalidad, planificación familiar y la lucha contra las enfermedades de transmisión sexual en apoyo de la mujer y la juventud.

Todos los errores u omisiones que se cometan en contra de la salud de los niños y los jóvenes, repercutirán inevitablemente en la expectativa de vida, si queremos aumentarla debemos ser conscientes de que se debe cuidar de todo desde que nacen los pequeños, que se vacunen, cuidar su peso y desde luego cuidar su actividad física.

Buena tarea tiene la secretaria de salud, la secretaria de educación y el instituto de la juventud con relación a la esperanza de vida de los Tamaulipecos, si no hacen bien su trabajo las nuevas generaciones no verán incrementarse su esperanza de vida y lo que es más importante, no verán mejora en su esperanza de vida saludable.

Eso... es lo que yo creo… muchas gracias

fpaezmx@hotmail.com             twitter: @fpaezmx

Derechos Reservados © La Capital 2019