Permítanles crecer

ANECDOTARIO / Javier Rosales Ortiz

2018-12-06

Javier Rosales Ortiz

Crecer y crecer es lo que la ciudadanía quiere para ellos, pero en su camino abundan los abrojos, si, esa planta botánica que se extiende con abundantes espinas que amenazan con lastimarlos a su paso.

Por un lado, el reciente cambio de gobierno en México depara un futuro incierto para Tamaulipas y para sus habitantes y, cómo no, si parece que Andrés Manuel López Obrador no ve con mucha simpatía a este terruño norteño que es administrado por un panista.

El es sureño y, nosotros norteños, y tal vez en eso consiste el choque de ideas, de posiciones y de costumbres tan distintas de extremo a extremo, pero de eso nosotros no tenemos la culpa.

Aquí en Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca hace lo suyo y, bien, y en un poco más de dos años ha convencido a sus gobernados de que su intención es luchar por ésta de por si ya complicada tierra que lo vio nacer y al paso de los años convertirse en un político de primera línea.

El, no ha escatimado en entregarse completamente al pueblo y tira patadas para que Tamaulipas recupere su nombre, que ha sido tan enlodado por un sinfín de sucesos que todos bien conocemos.

El “Peje” debe ver con buenos ojos a Tamaulipas como lo hace con los estados del sur del país, que si bien son más pobres, es algo de lo que nosotros tampoco tenemos la culpa.

Se debe abrir más con Tamaulipas, un estado que se queda impactado frente a los ajustes económicos que un día y, el otro también, anuncia el mandatario nacional a pesar de la importancia, que esto merece.

 Y es que aun se desconoce lo relativo al presupuesto que Tamaulipas va a recibir de la federación para este 2019 y, aunque muchos piensan que va a ser el mismo, los pesimistas opinan que se viene encima un descomunal recorte, que a muchos les borrara la sonrisa del rostro.

No es con caprichos como se debe gobernar a este país, sino que al contrario se debe pensar en que así como está Tamaulipas y los que pisamos este suelo, les va bien y sueñan con que les vaya mejor.

La posición de Cabeza de Vaca ha sido la ideal frente a las ideas que tiene el Presidente de México, porque nunca se queda callado, inmóvil o asustado, porque sabe que sobre su espalda carga como loza el bienestar de miles de Tamaulipecos que lo eligieron como su líder y como su defensor.

Y es en eso en lo que debe pensar “El Peje”, porque a él, en Tamaulipas, también se le regalo un voto.

 Y por el suyo,  Xicotencatl González Uresti ya no ve lo duro sino lo tupido, por lo que sería justo que no se emita una calificación negativa a más de dos meses de haber ascendido a la presidencia municipal de Ciudad Victoria.

El siempre lo dijo y lo hizo públicamente que no es un político, por eso se le debe dar la oportunidad de que madure y que mueva los hilos a favor de sus queridos paisanos.

Tiene la posibilidad de que aprenda rápido y en su momento le corresponde a la ciudadanía juzgarlo, pero no ahora, tan pronto, demasiado pronto.

Xico es raza y así lo ha demostrado, es pueblo, pero basta con que pise mal un escalón para que le lluevan las pedradas, inclusive en los municipios fronterizos de Tamaulipas, lo que se antoja ilógico.

En el camino se aprende y, al igual que el gobernador, hace lo posible por no dañarse con los abrojos, cada quien desde su lugar.

A él se le heredó un municipio de gran tamaño por lo bien trabajado y Xico a diario busca ponerse a la altura, porque los ciudadanos están ya acostumbrados a la buena vida.

Ambos hacen lo suyo, sin rascarse la panza.

Por eso déjenlos, que crezcan.

 

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2018