Gober y profes de la mano

ANECDOTARIO / Javier Rosales Ortiz

2019-01-29

Javier Rosales Ortiz

CD. VICTORIA, TAM.- En poco más de dos años se habló de todo y la duda flotó sobre una relación que se antojaba distante, apagada, vaya pues no posible, pero los piropos, calificativos y la desbordada pasión entre las partes involucradas vinieron a tomar por el cuello a toda vacilación. 

Pero lo más importante fue la visible sinceridad porque se noto que primero están los profes de Tamaulipas y después los celos partidistas que a final de cuenta, todo destruyen.

Y es que tal vez ellos percibieron que estaban frente a una población pensante a la que no se le puede jugar con el dedo en la boca, a la que se le convence con hechos y no con promesas, de esas que se desvanecen en el camino y que provocan fatiga.

Me refiero a las muy llamativas reuniones que sostuvieron aquí en Ciudad Victoria, Tamaulipas, el gobernador panista, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, las autoridades del sector educativo y los dirigentes sindicales, el nacional, Alfonso Cepeda Salas, y el local, José Rigoberto Guevara Vázquez, en las que entregaron más de 2 mil bases a los maestros de inglés. 

Unas privadas y, otra pública, pero en esta última en ellos se aprecio que ser espontáneo le cala a los trabajadores de la educación, quienes hicieron de la ovación un instrumento para demostrar que cuando se les cumple se entregan y, cuando no, dan la media vuelta y se retiran.

Ni duda, cabe, que Héctor Escobar Salazas, Secretario de Educación en Tamaulipas, se lucio con un bien elaborado discurso que cimbró el local abultado por el magisterio. Como que el funcionario trae lo suyo y sabe bien que pedirle una joya prestada a varios queridos y famosos poetas y escritores, tiene buen efecto.

Y la historia que el líder nacional del SNTE dejo correr sobre el nacimiento y la sobrevivencia del organismo sindical no se quedo atrás y movió al magisterio, porque demostró que no solo de grilla se debe hablar.

Pero el más vistoso fue el gobernador de Tamaulipas, quien no se detuvo y, primero, cuando se refirió a Guevara Vázquez, líder de la sección 30, lo calificó como su buen amigo y un gran aliado.

Y. cómo no, si juntos le retorcieron los oídos sordos al pasado y luego de dos décadas pusieron en la mano de los maestros de inglés de Tamaulipas esas bases que a juicio del gobernante albiazul constituye una hazaña, un sueño y un cambio de visión con la que le inyectaran más a la grandeza por lo que va caminando esta entidad.

En inglés y, en español, como un auténtico bilingüe, Cabeza de Vaca contó que estudió en Houston, Texas, gracias a una beca y al apoyo de sus padres, lo que le ha abierto las puertas, igual que lo hará con esos cientos de maestros a quienes ahora les cumple con uno de sus más importantes compromisos.

El mandatario jugó, bromeó y se tomó fotografías, al grado de que una maestra comentó a mi lado:” Nunca había estado en un evento de él pero me parece un personaje muy mono”.

A expulsar las diferencias, si es que existen, porque se portaron como viejos camaradas que buscan, con sus acciones, solo una cosa. 

Contribuir a que al magisterio le haga justicia la revolución.

Y no precisamente, la francesa.

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com 

Derechos Reservados © La Capital 2019