No hay justificación que valga

PASADO MERIDIANO / Gricelda Guerra Romero

2019-11-06

Gricelda Guerra Romero

H. MATAMOROS, TAM.- Gran indignación ha generado en el país el artero asesinato de miembros de la dinastía LeBarón, mientras el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Seguridad Pública Ciudadana, Alfonso Durazo, se justifican afirmando que la ejecución fue porque los confundieron, declaración que integrantes de la familia LeBarón echaran abajo, al afirmar que una de las mujeres bajaría de la camioneta para identificarse, pero aún así fue asesinada junto con sus hijos, entre ellos unos bebés de apenas 4 meses.

Primero fue la detención-liberación del hijo del «Chapo» y ahora la masacre de dos madres de familia con 7 pequeños inocentes que ponen en evidencia la ausencia de una estrategia de seguridad por parte de unas autoridades que están más preocupadas por desvirtuar a la prensa y buscar a quienes osan criticarlos que por implementar una verdadera estrategia que garantice la seguridad que exigen los mexicanos.
Ya no es tiempo de andarse lamentando de las condiciones que recibieron el país, a final de cuentas para eso buscaron gobernar México para cambiar las cosas y no sólo para cumplir un capricho albergado por 18 años.
Es tiempo de aceptar la crítica y los errores cometidos que callando a la prensa no se esconde los altos índices de delitos, que los integrantes de la familia LeBarón así como las miles de familias mexicanas víctimas de la inseguridad merecen justicia.
Aterrizando en temas estatales a quienes no les dieron buenas noticias fue a 160 trabajadores de la Secretaría de Educación de Tamaulipas, quienes entraron en la primera etapa de recorte de compensaciones entre un 50 a un 70 por ciento, esta mala noticia la dio el recién reafirmado secretario de Educación, Mario Gómez Monroy, dado a un plan de austeridad se proyecta ahorrar 700 mil pesos, para lo que las compensaciones serán sacrificadas.
Pero esto no parará ahí ya que se planea aplicar una segunda etapa de ajuste en la que estarán contempladas las compensaciones a los mandos medios y superiores pero a éstos sólo se les recortaría de un 10 a un 15 por ciento.
Los recortes serían sólo en las compensaciones no en el personal que trabaja en la SET.
Mientras tanto en Matamoros el alcalde Mario López buscando generar más recursos para obras, solicitará a la Federación ceda al municipio la administración del puente Los Tomates, recursos que ayudarían a avanzarle al tema de pavimentación, motivo por el cual estaría viajando a la Ciudad de México para solicitar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y a la Secretaría de Hacienda que permita al municipio administrar dichos recursos.
Actualmente el puente es administrado por Capufe, motivo por el cual el edil busca que cedan el derecho al municipio, ya que del 100 por ciento de los ingresos que se generaran del puente, el 20 por ciento se designaría en operación, el 10 por ciento para mantenimiento y el 70 por ciento sería destinado para obras en específico lo que sería el rubro de pavimentación. Independientemente el edil sigue con las gestiones para la aprobación de más recursos en participaciones federales, gestiones que no ha soltado desde el inicio de su administración que ha permitido la asignación de recursos que se han visto reflejados en las obras que se han realizado durante el primer año de administración.
Previo al viaje a la Ciudad de México, el alcalde Mario López estuvo acompañando a su esposa, la señora Marsella Huerta de López, en lo que fue la inauguración del área de dormitorios para niñas y adolescentes en lo que es la primera etapa de remodelación de la Casa Hogar del Niño Matamorense, lugar que se encontraba en malas condiciones, por el abandono de anteriores administraciones, por lo que más que una manita de gato, necesitaba un zarpazo de león, para los niñas y adolescentes que ingresen a la casa hogar estén en mejores condiciones en lo que son reintegrados a sus familias o lugares de origen.
Mientras unos alcaldes cumplen otros no, como sucedió con la promesa del alcalde de San Fernando, José Ríos Silva, quien hasta había asegurado ante los integrantes del cabildo que el recurso para la construcción del Hospital General ya estaba disponible, pero la empresa encargada de dicha obra terminó desmintiendo tales declaraciones.
El cabildo había firmado para la donación del terreno ubicado a un costado de la colonia Tamaulipas, en el parque ecológico, pero al parecer el alcalde engañó al cabildo para la desincorporación del terreno, dado a que en 20 días iniciaría la construcción, pero pasaron los 20 días, y ya casi se cumplen 8 meses y la obra nunca se realizó y a como van las cosas no se realizará al menos en lo queda de 2019.
Pero como nunca faltan las malas lenguas, éstas ya soltaron su veneno en contra del edil de San Fernando al aseverar que la inversión por parte de la empresa IHSA nunca estuvo firme, dejando como un soberano mentiroso a José Ríos Silva.
Otro edil que no se distingue por muy transparente es el de Ciudad Victoria, Xicoténcatl González, ya que mientras se anda gastando de manera personal medio millón de pesos en la compra de ganado fino, por otro lado se pone a exigirle a la Federación un mayor presupuesto para el próximo año.
Obvio esto ha generado que diversas voces se eleven criticando al edil, quien de plano se han negado a hacer pública su declaración 3 de 3, por lo que se hace más que sospechoso el oneroso gasto que hizo el edil, así que son muchos los que se preguntan de dónde procedió el dinero con el que el edil adquirió el ganado fino en la subasta ganadera organizada por el Sistema DIF Tamaulipas, donde uno de los sementales costó nada menos y nada más que 200 mil pesos.

Derechos Reservados © La Capital 2019