Debe haber soluciones

ENTRE NOS / Carlos Santamaría Ochoa

2019-11-11

Carlos Santamaría Ochoa

CD. VICTORIA, TAM.- Parece que no escribe nadie, que no hay quejas sobre el tema o de plano, que a donde se reciben se les perdió la libreta de notas.

Resulta verdaderamente lamentable el hecho de que vivamos en la capital del estado, y tengamos la calidad de calles que tenemos, y como ejemplo, dese una vuelta en la colonia Del Periodista para que se forme una opinión válida.

Con criterios microscópicos están llevando cabo estas obras: recientemente pavimentaron la calle Veracruz, y más tardaron en irse que en volver con una ristra de topes, boyas, estorbos, o instrumentos para aflojar carrocerías y ganar más dinero.

No entendemos, en primera instancia, que el alcalde que está en turno, no se haya dado cuenta que las calles de la colonia antes referida están destrozadas, y que, o tiene otros datos, o lo están engañando, porque no se ve mucho de obra pública.

Hartos de olores pest9lentes en Las Adelitas; fastidiados en Valle de Aguayo por el estado de sus carpetas asfálticas de ir a cualquier esquina y encontrar las bolsas de basura que son foco de infección, entre otras cosas.

Muchos dicen que en lugar de ir a patear la puerta del Palacio Nacional, Xicoténcatl debió ir a buscar apoyos con tacto político, y no como un barbaján, o como un vulgar porro.

Hemos encontrado mucha actividad en el Congreso del Estado y su nueva legislatura, y esperamos se puedan adecuar las leyes necesarias para que los alcaldes, lejos de pensar en incrementar su patrimonio a costa de los presupuestos oficiales, que haya una vigilancia escrupulosa.

Ya no podemos vivir en una comunidad donde no se rindan cuentas y se falsifiquen informes y dictámenes, donde se preste alguna parte a desviar recursos y no haya castigo todos queremos vivir bien, mejor, pero justamente, y que cambien algunas políticas de la autoridad que nos hacen sentir en algo poco positivo.

Pero qué podemos decir de las calles, si todos sufrimos los embates del clima, el tiempo y la autoridad, ahí no tenemos mucho qué hacer sino protestar, aunque el columnista insiste en que los reportes no los atienden, o falta dar seguimiento a éstos.

Estuvo en boga el tema de la reelección o de que haya revocación de mandato, pero en los estados se niegan a poner soluciones.

Surgen entonces algunas dudas al respecto: ¿podemos realizar este tipo de procedimientos, en beneficio de la comunidad?

Ser alcalde debe ser un gran honor: que después de años de desarrollo y trabajo te toque representar a tus conciudadanos, sin duda alguna debe ser altamente honroso, y lo menos que quisiéramos sería defraudar a los que confiaron en nosotros.

Pero, volviendo al tema, queremos -todos- que nos vaya bien, que no tengamos problemas de ningún tipo, y que vivamos en un sitio accesible, acogedor, y Victoria era esa maravilla de sitio que tantas voces ha levantado para escuchar en prosa o musicalizado el ramillete de sus virtudes y de su gente.

Esta labor no la hace el alcalde solo y tiene a un grupo de funcionarios, síndicos y regidores que deben llevar al municipio a buen puerto.

Y con la infraestructura con que contamos. Podríamos hacer a solicitud: meten topes por doquier, no los pintan, y son causantes de descomposturas de automóviles que a nadie regalan.

Mucho, mucho hay que hacer por Victoria, y es por esa razón que invitamos a los funcionarios del municipio a que se pongan a trabajar en su encomienda;  los síndicos y regidores, que no desaprovechen  la oportunidad que les da la vida de trascender, que hagan algo por su tierra, que necesita que sus hijos trabajen para volver a convertir a Ciudad Victoria en Ciudad -amable,

Comentarios: columna.entre.nos@gmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2019