Popoterrorismo…

CENA DE NEGROS / Marco A. Vázquez

2019-11-20

Marco A. Vázquez

Sumidos en la indolencia, quizá hasta en su preocupación por el saqueo de los recursos públicos, los alcaldes de Tamaulipas cada vez son más odiados por los pueblos que les brindaron su confianza el año pasado, por quienes creyeron podrían hacer gobiernos diferentes toda vez que en sus campañas se llenaban la boca de adjetivos descalificativos en contra de quienes eran la autoridad en turno o buscaban reelegirse por partidos distintos al suyo.

Por supuesto que la actitud de los ediles tiene el respaldo de la mayoría de sus regidores y síndicos, hombres y mujeres que han llegado a ejercer el poder y no se les ve otro afán que el de beneficiarse ellos, sus familias y a veces cómplices o amigos, amantes en turno o novios.

Hace unos días en platica con uno de los políticos que dice saberlo todo se mostraba preocupado por la sarta de tonterías que cometen casi todos ellos, afirmó que una encuesta real mostraba que van en caída libre respecto a la querencia de su pueblo, que la mayoría son más odiados de lo que se piensa.

Los números, afirma, le hacen prever que todos los ayuntamientos van a cambiar de color en las elecciones del 2021 sino se hace algo con urgencia, asegura que hasta ahora podría salvarse Nuevo Laredo aunque no del todo ya que la violencia igual lo está llenando de lodo.

Morenos, panistas, priístas y los emanados de cualquier partido político que ostentan puestos en los cabildos de las municipalidades que hay en Tamaulipas han hecho pésima labor, las calles de casi todos lados están destruidas, los servicios de recolección de basura son muy malos, la falta de agua potable es lo común en varios municipios y, por si ello fuera poco, los ediles son poco vistos por la ciudadanía, me refiero lo mismo a alcaldes que síndicos y regidores, pocos se salvan.

Y si, la verdad es que el trabajo de los alcaldes va a hundir a los partidos políticos que los llevaron al poder y sobre todo al PAN que en este momento tiene la mayoría de las presidencias municipales en sus manos porque en la elección del 2021 tendrá que lidiar con los odios que están sembrando todos los ellos.

Los gobiernos en las localidades han sido hasta ahora patéticos, vergonzosos y son los que estarán siendo calificados en la próxima elección, pero no es toda la tragedia para el partido azul, esta crece cuando el sentido común les indica que los ediles van a arrastrar en su lodo a los candidatos a alcaldes, a Diputados locales y federales que sean enviados por sus respectivos partidos a la lucha para tratar de conservar estructuras y poder que les permita retener o ganar la gubernatura en el 2022.

Las encuestas que si se han publicado hasta hoy son una clara realidad de lo que enfrentará el PAN en la próxima elección, solo Maky Ortiz supera el 50 por ciento de respaldo, podría ser bueno, o son buenos números si se le compara con el resto de los alcaldes, no solo de Tamaulipas sino de todo el país, pero también son un reflejo claro de que hasta el municipio que gobierna, Reynosa, está en riesgo, solo la respalda la mitad de los ciudadanos y, según los estudiosos de los procesos electorales, la gente que quiere un gobierno no siempre se acerca a una urna, solo el 10 por ciento de los votos son motivados por esa clase de cariños mientras que los que sienten un tipo de odio, incluso rencor, salen a votar nomás con la intención de fregar.

Y si, si Reynosa que es el municipio que mayormente respalda a un edil puede ponerse en riesgo con una mala elección de candidatos por parte del PAN o por un pleito entre ellos, el resto de los municipios todavía son más complicados, deje le doy el ejemplo extremo.

En Victoria el alcalde cuenta con el respaldo de apenas el 9 por ciento de los ciudadanos, las encuestas publicadas dicen que el 13 pero como es lo mismo con los márgenes de error que se manejan nos iremos por el chisme, bien, esos estudios en palabras llanas significa que a la autoridad municipal la odian 9 de cada 10 ciudadanos o por lo menos no lo respaldarían en ninguna circunstancia, exacto, este municipio está más que perdido para el PAN.

Los motivos del odio al alcalde son conocidos por todos, además de los indicios de corrupción, de probable mal manejo de recursos, desmadro a la ciudad, y esto sí es una triste realidad, la tiene hecha un asco, llena de baches, con un deficiente servicio de recolección de basura, sin agua potable y, ahora, llena de caca, con fugas de drenaje en casi todos los sectores, muchos de ellos pasando cerca de escuelas, puestos de comida o inundando las calles más transitadas de Victoria.

Lo del alcalde es popoterrorismo, los olores son insoportables por todos lados y eso, créalo, no se le olvidará al ciudadano de aquí al 2021, es decir, nadie respaldará una reelección y es muy probable que ni siquiera voten por el PAN en la misma medida que siga creciendo el odio a su alcalde o no se haga algo drástico para que el votante olvide en un año todas las penurias que hemos pasado, hoy hasta un burro podría ganarle la reelección a Xico o la elección a los azules en Victoria y se lo digo sin exagerar.

Exacto, la solución para el PAN ahora ya no es solo sacar al alcalde Xico de su puesto y llevarlo a la cárcel o, por lo menos, a donde menos daños cause, no, la solución es que quien lo sustituya pueda hacer algo diferente.

El popoterrorismo de Victoria le decía, quizá sea un ejemplo drástico, solo quizá porque en realidad en casi ningún municipio los ediles han honrado la confianza del ciudadano ni la confianza que les dio el partido que los llevó al poder, al contrario, todos los día se esmeran por ir sembrando odios con actos antipopulares o la incapacidad de hacer bien las cosas y eso, tenga la seguridad, si no se ponen pronto las pilas lo van a pagar en las urnas.

@CENADeNegros1 le agradecerá un Me Gusta en facebook, que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente y que nos escriba al correo electrónico que, como siempre, le dejamos a sus órdenes para lo que guste y mande…marcovazquez20001@hotmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2019