El modelo de la milpa intercalada entre árboles frutales

DESDE EL RETIRO / Liborio Méndez Zúñiga

2019-11-29

Liborio Méndez Zúñiga

El Programa Sembrando Vida (PSV) de la Secretaría de Bienestar está en marcha en el marco de la IV Transformación del sector social rural de México. Su objetivo esencial es atender a los pequeños productores rurales de 19 estados, no solo olvidados sino marginados del apoyo del Estado. Además de las tierras flacas, el atraso se convirtió en éxodo rural y pobreza en miles de comunidades agrarias.

Para reactivar su nivel de vida, estos productores minifundistas pueden ser sujetos beneficiarios con 2.5 hectáreas, recibiendo asistencia técnica, dinero en efectivo y en especie, para participar en un programa inédito en las políticas públicas federales, que reconoce el manejo de la milpa que produce alimentos entre hileras de frutales. Se estima que al menos son nueve los municipios en Tamaulipas cuyos campesinos son la población objetivo.

El programa Sembrando Vida, no podría haber nombre más sugerente de su cometido de bienestar social, no inventa el hilo negro, qué va, simplemente reconoce y recupera el conocimiento campesino ancestral de manejo de sus recursos productivos, donde destaca la milpa, que se pretendió borrar con el monocultivo de maíz y frijol, mermando el potencial de la unidad económica campesina, cuya racionalidad esta fuera de duda desde hace décadas para los estudiosos del campo.

Un componente significativo es involucrar de veras a la mujer rural, con igualdad de trato como beneficiaria del PSV, y en la parte de asistencia también se contempla a jóvenes becarios, además de los facilitadores, y los técnicos productivos y sociales que serán contratados previa convocatoria y evaluación de perfiles.

Ya sabrá usted de más detalles del programa en comento, pero vale la pena preguntarse sobre la idoneidad y capacidades de los técnicos al frente de este programa federal. Le comparto que el responsable por Tamaulipas es un distinguido egresado de la Facultad de Agronomía, primer lugar de su generación, y egresado del Colegio de Postgraduados, sito en Chapingo, en donde obtuvo su maestría en ciencias, justamente en productividad de suelos. Fuimos compañeros de estudios en la licenciatura y luego en el postgrado, coincidiendo con otros 15 tamaulipecos en el lapso 1979-1980.

Viene a cuento otro dato: el Dr. Antonio Turrent Fernández asesor nacional del PSV es un científico de primer nivel, quien fuera consejero académico y de investigación de Manuel Reyes Mendoza, Enlace Estatal del PSV en Tamaulipas; pues bien, ahora maestro y alumno se reencuentran en la oportunidad de servir a México con su conocimiento y experiencia probada de campo, el Dr. Turrent fue asesor en el Plan Puebla y en el Programa de Fertilidad de Suelos en Tamaulipas, a mediados de los años setenta.

Ir al postgrado y no tener la oportunidad de demostrar la formación adquirida, sin duda es motivo de desaliento y frustración cuando los puestos directivos y operativos son ocupados por personas sin el perfil y el compromiso de servir a los campesinos.

Para quienes abrevamos la cátedra agronómica en el Colegio de Postgraduados, es motivo de orgullo que se tome en cuenta a dos agrónomos de formación rigurosa y honestidad intachable. Que no se diga que en el PSV no se considera al talento nacional y estatal.

Derechos Reservados © La Capital 2019