Los partidos también lloran

POLVO DEL CAMINO / Max Avila

2020-02-02

Max Avila

Diego Francisco Díaz se convirtió en el personaje de la semana anterior, ya que al notar que AMLO abordaba el mismo avión de Aeroméxico rumbo a Villahermosa, decidió bajar junto con su pareja y dos hijos menores de edad.

El hombre de unos cincuenta años, argumentó inseguridad, puesto que existen vuelos especiales para funcionarios tan importantes como el presidente de México, que no ponen en riesgo a terceros.

Desde luego el incidente fue aprovechado por la prensa “fifí” para atacar a AMLO convirtiéndolo en culpable de alguna presunta tragedia.

Es el colmo, pero así se manejan ciertos medios de comunicación que utilizan cualquier pretexto para demeritar la tarea que realiza el gobierno de la Cuarta Transformación.

Poco dijeron del objetivo del viaje de Andrés Manuel a Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, donde promovería y pondría en marcha obras en beneficio de la región.

Les importó más, dar vuelo a la actitud, respetable por supuesto, de un ciudadano atemorizado por los peligros que implica viajar cerca de AMLO.

Pero viera que el hecho tiene sus asegunes. Reflexiones basadas en evidencias analizadas por especialistas, suponen que se trató de un montaje a modo, preparado por los adversarios del supremo gobierno.

Pudiera ser, considerando que los conservadores explotan los temas de mayor impacto social.

Recordéis que recién agotaron la propaganda negativa respecto del desabasto de medicamentos para víctimas de cáncer, especialmente en niños, que por obvias razones ocupó la atención pública.

¿Y qué tal el asunto del avión presidencial que en caso de ser rifado, encuentra el apoyo popular necesario?. Los “fifís” pretendieron ridiculizar, pero resulta que los mexicas tomamos en serio la posibilidad de recobrar por dicha vía, el estúpido gasto realizado por el neoliberalismo, insensible y antinacional.

A estos conservadores molesta asimismo, la firma del tratado de comercio con EU y Canadá porque de alguna forma privilegia a México y a sus autoridades, puesto que significa una vía de progreso y desarrollo.

También “les repatea” que Trump reconozca la tarea en la frontera sur, a pesar de las escenas publicadas, sacadas de contexto, violentas y grotescas, contrarias a la intención oficial de brindar protección y seguridad a los migrantes.

Usted dirá que el apoyo del presidente gringo es relativo y hay que verlo con lupa porque está en proceso de reelección. Y está en lo justo, pero no deja de ser positivo, porque ni modo de cambiar la vecindad cuando seguimos tan lejos de dios y tan cerca del imperialismo.

Escándalo aparte fue la falsa oposición a la centralización de los programas y manejo presupuestal de la salud pública, que por tantos años enriqueció a funcionarios y negociantes del dolor humano.

En este sentido, ya sabéis que finalmente hubo acuerdo nacional ante la prioridad sanitaria que afecta al 60 por ciento de la población.

No olvidéis que los reaccionarios apuestan a que le vaya mal al país como parte del rencor guardado contra las mayorías que votaron por MORENA en la sucesión presidencial. 

No acaban de aceptarlo, ni lo aceptarán porque se trata de la obsesión enfermiza derivada del triunfo de AMLO y las consecuencias reflejadas en el derrumbe de sus privilegios.

Volviendo con el incidente en el avión de Aeroméxico; de haber sucedido como se nos cuenta, el hecho no tendría nada de extraordinario, digo, si no existiera la “mala entraña” de los medios de comunicación interesados en atacar a la 4T. 

Como tampoco extraña que cuando viaja AMLO, el resto de los pasajeros disfruten y consideren que van más seguros.

Pero no os confiéis, porque de nueva cuenta los conservadores explotan el miedo, al echar a volar la versión de que una persona detectada con coronavirus en  EU, pasó varios días en México donde se relacionó con mucha gente y por lo tanto, nuestro país estaría a un paso de ser considerado “emergencia internacional”.

Es una exageración porque apenas se investiga, pero es el estilo de estos impertérritos neoliberales.

                                      MILITANCIA INDIGENTE

Es un hecho la disminución de prerrogativas a los partidos políticos. (Hay la esperanza de que cuando menos sea del cincuenta por ciento). Pronto dejarán de ser una carga para el contribuyente. Sea que los mexicas ya  no tendremos la obligación de mantener a tanto vago que se refugia en estas organizaciones para no trabajar “y lo más pior”, para hacer dinero de manera pronta y expedita, bajo el cuento de que “sirven a la sociedad”.

En el combate a la corrupción, los partidos dejarán de ser negocios particulares y en muchos casos de familias que, gracias a un golpe de suerte, encontraron su filón de oro y ahí se mantienen, enquistadas al calor de las instituciones.

Hay resistencias, como todo lo que tiende a la transformación, porque las oligarquías partidistas permanecen, algunas todavía poderosas, pero de que ya no podrán disponer de  recursos públicos a como estaban acostumbradas, eso-que-ni-que.

Por ello se explica la desesperación, angustias, corajes y berrinches de los respectivos dirigentes.

Uno de ellos, Alejandro Moreno, dice y asegura que perseguirán a los militantes de su partido el PRI, para obligarlos a cubrir sus cuotas. ¡Sí chucha!. Más vale que lo piense bien porque si los encuentra, lo más probable es que le entreguen su renuncia a seguir formando parte de un partido perdedor y en proceso de extinción.

En esas anda también el Marko Cortés Mendoza, aterrorizado como está, porque el panismo va a la baja y será demostrable, según analistas serios, en las elecciones del próximo año cuando se pongan en juego algunas gubernaturas azules.

Pero ni crea que el partido en el poder tiene el problema del dinero resuelto,  al contrario, es el más obligado a la austeridad casi absoluta.

Recordad que MORENA en Tamaulipas, se encuentra en calidad de indigente, sea en situación de calle porque han sido desalojados del inmueble cuya renta no se pudo cubrir…en este sentido algo huele mal y no son precisamente las aguas negras que desde hace tiempo acompañan a lo más distinguidito de dicho partido.

En MORENA la cosa se agrava por la rebatinga de la dirigencia nacional que exhibe la condición humana de quienes andan “como perros y gatos” por el poder.

SUCEDE QUE

Existe confusión en la forma y manera en que ha de funcionar el Instituto para la salud y el bienestar en el estado.

Ni aquí ni allí explican bien a bien beneficios o perjuicios derivados de la inconformidad superada al parecer, por acuerdos que tampoco trascienden con claridad. Ya somos parte del INSABI, pero como preguntaría aquel, “¿y eso es bueno o es malo?”.

Y hasta la próxima.

Derechos Reservados © La Capital 2020