Seguro popular contra INSABI

POLVO DEL CAMINO / Max Avila

2020-02-06

Max Avila

La mexica está considerada una de las grandes culturas del mundo. Ello le ha permitido sobrevivir a pesar de invasiones, guerras civiles, imposición de emperadores nacionales y extranjeros, y por supuesto, enfrentando a la gran peste de la corrupción que dejó al país hecho un desastre.

La república renace literalmente de sus cenizas, apoyada en los valores, costumbres y enseñanzas del pasado. Ello crea confianza para salir adelante, como ha sucedido en otras naciones, la japonesa por ejemplo, ahora mismo convertida en una potencia en todos los sentidos, después de quedar en ruinas tras el terrorífico ataque del imperialismo gringo durante la segunda guerra mundial.

Nuestro país fue víctima de los gobiernos neoliberales, los cuales pretendieron destruir la herencia pretérita, creando falsas imágenes de progreso y desarrollo, sobre todo individual, en base a violencia e inmoralidad.

Y es que desde lo más alto de la pirámide del poder, se instituyó la corrupción como forma de vida…las consecuencias están a la vista del portador.

No extraña entonces, que AMLO recuerde con frecuencia la tragedia social engendrada por el neoliberalismo, mostrando capítulos extraordinarios de la historia nacional, con el mismo rigor con que alude los vicios creados y practicados por los conservadores, siempre dispuestos a vender la patria al mejor postor, y desde luego, a enriquecerse a la sombra del poder.

Existe confianza en la recuperación porque nuestra cultura es más poderosa que la condición humana de unos cuantos que no titubearon (ni titubean), al deificar el dinero como símbolo supremo de éxito, ignorando que México es mucho más que la ambición y voracidad personal o de grupo.

En este sentido, todos recordamos la integridad de nuestros antepasados; de la forma en que vivían y enseñaban a vivir a sus descendientes. Siempre por el camino correcto, y cuidado con cometer algún acto considerado indecente o fuera de lugar.

El honor, la honradez y la dignidad familiar y personal ante todo.

El cambio de moral pública empezó cuando la corrupción se convirtió en práctica oficial, con políticos y empresarios y sus grandes fortunas derivadas del saqueo pronto y expedito del patrimonio social.

Y fue durante los gobiernos neoliberales que los escrúpulos y el pudor recibieron cristiana sepultura, dando así rienda suelta a la rapiña, consagrando de paso la impunidad.

Y de esta última conocimos una pequeña muestra, cuando algunos medios de comunicación hicieron pública la desaparición de los objetos de valor que albergaban la residencia presidencial de “Los Pinos”. ¡Hasta con el perico cargaron!.

Hecho acreditado a la familia Rivera- Peña Nieto, última inquilina del lugar, y de la que guardamos esperanza que sea llamada a cuentas por la justicia, cualquier día de estos..

Sobre todo al ex presidente, quien perdido en sus ligerezas sentimentales, supone que su responsabilidad terminó con el sexenio, pretendiendo ignorar la enorme carga de inmoralidad, que en lugar de disminuir se incrementa, en razón directamente proporcional, al descubrimiento de nuevos ilícitos cometidos durante su régimen.

Peña Nieto, como los avestruces, mete la cabeza en la arena, (o se acurruca en el regazo de Tania, que pa’l caso es lo mismo),  pero deja libre el resto de su cuerpecito con todas las evidencias de que fue un gran promotor de la inmoralidad política y administrativa.

De manera que la cultura ancestral salvará a México, porque sus valores y costumbres al final de cuentas se impondrán a todos los vicios creados por el neoliberalismo, que tantísimo daño causara y colocara a México en lo más bajo de la inmundicia delincuencial.

En este sentido hay que entender que la modificación del calendario escolar que eliminará “los puentes” vacacionales, es parte del rescate cultural puesto en marcha por el supremo gobierno.

No se trata de dañar a nadie, sino de recordar que la nación está hecha de historia y de ejemplos de patriotismo que merecen homenaje permanente y no el olvido convenenciero de políticos, gobernantes y empresarios a los que solo importó utilizar las instituciones en beneficio propio.

Éstos son los adversarios de siempre. Los mismos que critican la iniciativa presidencial de terminar con los “puentes” escolares y administrativos, porque dejarían de ganar algunos pesos, en lugar de ser solidarios con un proyecto de gobierno democrático y de justicia social que busca recuperar nuestra memoria histórica.

También hay otra explicación, porque la mayoría de los prestadores de servicios turísticos son extranjeros. Una muestra es la Riviera Maya, propiedad o concesionada casi al cien por ciento, a españoles.

Y así por el estilo en distintas partes. Y no se diga de las grandes cadenas hoteleras.

Así que la historia y la cultura nacional, les importa menos que el cariño que le puedan tener a su santa progenitora. Aunque dudamos que tengan, dicho sea con todo respeto.

                                         JUSTICIA SOBRE RUEDAS

Son incontables las víctimas de los camiones que transitan con doble remolque debido a la corrupta burocracia que lo permite.

Pero este abuso está a punto de terminar, gracias a la diputación federal de MORENA que propuso la respectiva iniciativa que no tardará mucho en aprobarse, en obvio beneficio social.

El tráfico de tales unidades es otra pesadilla creada por la corrupción neoliberal con el exclusivo propósito de proporcionar ganancias extras al sector empresarial el que seguramente, debió mostrar amplia generosidad contante y sonante. No faltaba más.

En los tiempos de Salinas de Gortari el problema se agravó gracias a Andrés Caso Lombardo, titular de SCT, quien dio la espalda a las protestas de diversos organismos no ligados al gobierno.

Misma actitud asumida por otras “fichitas” llegadas al mismo cargo, como Emilio Gamboa Patrón, Luis Téllez y por supuesto, Gerardo Ruiz Esparza.

Don Gerardo que está bajo investigación por la secretaría de Hacienda, aunque no se sabe si libraría las acusaciones relacionadas con obras mal hechas o de plano fraudulentas en el anterior sexenio, como el célebre socavón de la carretera México-Acapulco a la altura de Cuernavaca, que sepultara un vehículo causando la muerte de dos personas.

Lo cierto es que los monstruos de doble remolque pronto dejarán de circular y por lo tanto no causarán más pérdidas humanas.

El asunto, sin duda, se convertirá en un pretexto más para atacar a AMLO, por parte de los empresarios del ramo que como todos los se su clase, “no tienen llenadera”, ni escrúpulos que lo valgan.

SUCEDE QUE

Persiste la confusión respecto del sistema de salud aplicable en Tamaulipas. Es un hecho la no incorporación al INSABI, pero no se sabe a ciencia cierta qué pasará con el abasto de medicamentos a corto y mediano plazo, así como la presunta gratuidad en todo el espectro sanitario, incluidas las intervenciones quirúrgicas de alto costo. 

¿Tendrá capacidad el seguro popular para derrotar al INSABI?...eso es lo que vamos a ver.

Y hasta la próxima.

Derechos Reservados © La Capital 2020