Turismo, el día después del Covid 19

DESDE EL RETIRO / Liborio Méndez Zúñiga

2020-05-15

Liborio Méndez Zúñiga

En la situación de emergencia que vive el mundo y México no es la excepción, en materia de turismo la cosa se puso panda con la aparición de la pandemia del siglo (esperemos), ya que la reclusión en casa al grito de aquí nadie se mueve, paraliza la prestación de servicios en ese sector de actividad económica. En una reunión virtual de secretarios de turismo, convocada por la Asociación Mexicana de Mujeres Emprendedoras (AMEXME), participaron los titulares del ramo de Baja California Sur, Quintana Roo, Tamaulipas y Yucatán. El tema general fue sobre la recuperación del turismo pos pandemia, suponiendo que acabe pronto.

Esto no es una reseña, solo hilvano algunos comentarios y si me apura mucho alguna reflexión. Aunque todos los secretarios admitieron la gravedad del problema, sobre todo quienes viven en buena medida del turismo (que no es el caso de Tamaulipas), hablaron de sus pretensiones y acciones en curso para la “recuperación” de esta actividad en sus estados, el día después del coronavirus, así lo dijeron. Ocuparse del tema tiene sentido, habrá gente con tiempo, dinero y salud (es un decir) que ya tiene reservas de viajes para salir zumbados como venados, ni duda cabe. Nomás eche un ojo a las promociones y lo verá.

En las presentaciones referidas se habló de planes, proyectos, estrategias y hasta modelos de apoyo para reactivar (que no rescatar) las empresas chicas, pequeñas, medianas, que ya de por si tenían y tienen el reto mayúsculo de la sustentabilidad, el tendón de Aquiles en el planeta, y aquí hay que apuntar que al menos Quintana Roo ya elaboró su Plan Maestro de Turismo Sustentable, que luego veremos para ver si como roncan duermen. Ahora el tema urgente es reforzar protocolos sanitarios, apegándose a estándares internacionales por obvias razones. El esfuerzo de capacitación que se requiere es monumental, como lo que ocurre con la educación a distancia, es decir, estamos hablando de un cambio de cultura de salud.

Un tema de gran relevancia y pertinencia es el agua, si deseamos mejor higiene. Ninguno de los ponentes lo tocó, es decir en esos cuatro estados, tenemos agua limpia y suficiente, sí como no. No solo compete a los organismos operadores del vital líquido, que en los municipios pequeños ni siquiera existen, nos referimos también al drenaje y la condición de cuerpos de agua como playas, ríos, lagunas, charcas y demás, que se habilitan como balnearios sin cumplir ninguna norma de disposición de residuos de los paseantes, además de retomar los usos alternativos del agua por las comunidades locales, que ya se daban antes de que llegaran los turistas.

Llamó mi atención que ninguno de los secretarios abordara la participación de los gobiernos municipales, y en especial de los nuevos retos de gestión del turismo desde lo local, en especial el turismo de naturaleza en destinos que incursionan en áreas naturales protegidas. El tema no es menor ya que implica mayor presencia institucional de varias dependencias estatales y federales, en apoyo a las escasas capacidades del recurso humano que opera los servicios turísticos en todos los rubros. Aunque hay miles de egresados de la carrera de hotelería y turismo, nomás cuestión de echarse un viajecito por cualquier destino del país para ver que un problema viejo es la calidad en el servicio. Oiga, y ahora les pedirán a estos empleados de hoteles y restaurantes que le atoren a las buenas prácticas antivirus. Ya vimos cómo les está yendo a enfermeras y doctores, amén de los profesores cuando abran las escuelas.

Aquí le va la reflexión: mucho importaría repensar lo del turismo responsable, es decir, los turistas tendrán que mostrar que están sanos para poder viajar (nueva área de negocios), no vaya a ser que lleven o traigan consigo los bichos mentados y le sigan dando vuelo a la nueva peste que nos azota. ¿Usted está dispuesto a pagar el precio? Por lo pronto, la población vulnerable, de 60 y más, tal vez debería moderar su deseo de darle vuelo a la hilacha: por ser más propensos y porque si dan positivo al bajar del avión o autobús, quien sabe si tengan cupo en hospitales de su destino final, o tocaría la hora suprema, según Alberto Cortez.

Si usted quiere ver cifras del mundo global respecto del impacto de la pandemia de moda, abra la pagina de AMEXME y vea la ponencia de Michelle Fridman Hirshman titular de Turismo de Yucatán, una autoridad en la materia, que por cierto no dijo ni jota del Tren Maya. La métrica que presenta es para que se le paren los pelos de punta si usted tiene una línea aérea o una cadena de hoteles. Salud!

Derechos Reservados © La Capital 2020