Toda la verdad sobre ‘La loca del muelle de San Blas’

DIMENSIÓN POLÍTICA / Ezequiel Parra Altamirano

2020-05-17

Ezequiel Parra Altamirano

 

  •  He aquí la trágica historia de amor de Rebeca Méndez
  •  Su hija Blanca Leticia Suárez al fin rompe el silencio
  •  Grupo musical Maná contó la historia en bella canción 
  •  Historia de amor y lágrimas, pero también de muerte  
  •  El Covid-19 sigue su marcha letal: 5 mil 177 víctimas

 

TEPIC, NAYARIT.- HAY HISTORIAS de amor que apasionan hasta las lágrimas y algunas hasta la muerte, como es el caso de la paisana nayarita Rebeca Méndez Jiménez, originaria del histórico Puerto de San Blas, cuya vida plena de romanticismo trascendió a la fama nacional e internacional a partir del momento en que el reconocido grupo musical Maná, de Guadalajara, Jalisco, le dedicó una canción que tituló “En el muelle de San Blas”.

He aquí, entonces, el relato hecho leyenda de Rebeca, “la loca del muelle de San Blas”, que está anclada a una historia verdadera.

Esta historia tiene como escenario el imponente Océano Pacífico en la costa occidental de Nayarit. Según la leyenda, el pescador a quien Rebeca amó y con quien se casaría zarpó hacia al mar con la promesa de volver… Pero no lo hizo jamás.

Transcurrieron las semanas, los meses, los años y Rebeca, como una especie de Penélope enloquecida, esperaba a su amado vestida de novia en el muelle de San Blas. Lamentablemente, una fuerte tormenta había arrebatado la vida del joven marino.

La historia, como decimos, tuvo mayor divulgación gracias a la canción En el muelle de San Blas de la agrupación mexicana Maná.

 

UNA HISTORIA VERDADERA 

La hija de Rebeca, Blanca Leticia Suárez Méndez, con el paso de los años rompió el silencio al contar la verdadera historia de su madre. Blanca aclaró que la autora de sus días no estaba loca, sino enamorada del amor.

“Lamentablemente, casi todo lo que se dice es mentira. Y, por respeto a ella es necesario que se sepa la verdad de los hechos”, comentó su hija al atreverse a contar la realidad de los hechos.

De acuerdo con su relato, su madre no esperaba exactamente a un marinero que la había dejado desolada. Mas bien aguardaba a alguien, cuyo nombre nunca se atrevió a revelar. 

Al preguntarle quién era el amor que esperaba, simplemente respondió: “Es un misterio que me llevaré a la tumba”.

 

GUADALAJARA Y EL CANTO

Según la hija, la historia de su progenitora comenzó en Guadalajara, lugar donde creció e incluso logró hacerse conocida gracias a sus dotes vocales.

Pero Rebeca no habría podido disfrutar de su fama, debido a que la vida derribó sus sueños con crueldad. “Durante el comienzo de su carrera quedó embarazada de mí y no la dejaron casarse con mi padre. La violencia con la que la alejaron de ese hombre fue desesperante. Incluso, para protegerlo, la familia de él lo envío al extranjero”.

Pese a ello, la mujer volvió a enamorarse e incluso tuvo dos hijos más. Sin embargo, y aun cuando comenzó a vestirse de novia con el afán de llegar al altar, el destino otra vez no permitió que cumpliese su sueño. “Se quería casar, pero ese hombre ya estaba casado. La primera vez que ella se vistió de novia, le costó el manicomio. Le quitaron su herencia y sus niños, a quienes enviaron a Italia”, afirmó su hija.

Pero un golpe de suerte salvó a Rebeca de las paredes del psiquiátrico. Un sismo magnitud 8.1 cimbró México y ella logró huir de su cárcel.

“Tras el temblor, mi mamá escapó del manicomio y comenzó a deambular por las calles buscándonos”, comentó Blanca, en relación a cómo Rebeca llegó a habitar el muelle de San Blas. 

 

LA CHICA DE HUMO 

Refirió que “la gente estaba intrigada por saber quién era esa mujer que no paraba de fumar. Comenzaron a llamarla ‘la Chica de Humo’ y no solo por el cigarrillo, sino porque era como si se ‘esfumara’ del lugar”.

Aun así, y todavía sumida en la desolación, Méndez volvió a enamorarse y disfrutar de la compañía de un hombre, que -esta vez- era varios años menor que ella. No obstante, ningún “pero” podía detenerla. Estaba segura de haber encontrado la felicidad y, por supuesto, de haber obtenido una nueva oportunidad para casarse. Aunque, otra vez, la mala suerte decidió atacarla: su amor murió en un accidente.

 

MUÑECAS DE TELA

De esa manera, Rebeca siguió frecuentando el muelle, viviendo de la venta de muñecas de tela. Allí, de acuerdo con el mito, habría conocido (solo de vista) a Fher Olvera, del grupo Maná, quien habría decidido inmortalizar el cuento más desolador que había escuchado.

De acuerdo con los medios locales, Rebeca sí llegó a conocer la canción y se emocionaba cuando la escuchaba. A pesar de ello, Olvera y Rebeca nunca más se volvieron a ver. Aunque, en pleno San Blas, una escultura rememora el encuentro. 

Vale mencionar, sin embargo, que la crónica musicalizada de Rebeca no solo resultó altamente beneficiosa para alimentar su propia leyenda, sino que también ha servido de gancho inmejorable para atraer turismo al municipio de San Blas y su mítico muelle del desamor.

 

REBECA AL FIN SE REENCONTRÓ CON EL AMOR DE SU VIDA

Está debidamente documentado que Rebeca murió el 16 de septiembre de 2012 a la edad de 63 años en los brazos de su primogénita, a quien siempre había buscado. “Yo vivía muy lejos y una tía me llevó para que escuchara las historias que contaban de ella. Desde ese momento, mi mami nunca paró de decirme que, finalmente, yo fui el más grande de sus amores”.

Su muerte fue anunciada en medios de toda Latinoamérica, sus restos fueron cremados y sus cenizas arrojadas al mar desde el muelle de San Blas.

 

MÉXICO REGISTRA 5 MIL 177 MUERTES POR CORONAVIRUS

Pues bien, aquello fue una cosa del pasado romántico de México, Nayarit y el histórico Puerto de San Blas, pero en medio de la pandemia por la que atravesamos, nuestro país llegó a los 49 mil 210 casos acumulados por coronavirus, mientras los decesos por ese padecimiento suman 5 mil 177 personas, indicaron ayer las autoridades.

En tanto, el número de personas sospechosas de Covid-19 es de 27 mil 507; mientras los casos activos son 11 mil 105, apuntó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

Ello en tanto a nivel mundial se reporta un millón 708 mil 969 personas que se recuperan de este letal coronavirus.

Por hoy es todo y mañana será otro día.

¡Consumatum Est!

¿Algo que opinar o denunciar?

Escríbame: ezpa70@yahoo.com.mx

Derechos Reservados © La Capital 2020