El espejo de Donald

TEMAS LIBRES / Jaime Elio Quintero García

2020-06-09

Jaime Elio Quintero García

Son incontables los políticos y demás personajes públicos, y muchas personas en lo general, que tienen y consultan día a día su espejo mágico. La pregunta cotidiana empieza invariablemente con esta frase: ¿Espejito Verdad que yo soy el mejor, el que sabe y dice la verdad?. Con esta forma de preguntar se obliga al espejo a contestar siempre afirmativamente; Sí tú y nadie más que tú, eres el mejor, el único bueno y sabio.

Con este ejercicio diario y matutino el personaje público se enfrenta a la realidad diaria, a la madre de todo lo razonable, y con este mismo activo se justifica la sinrazón, y el Estado asume la institución de la terquedad, que no de la persistencia fundada y razonada.

Este es el sinsentido del ser público actual y de la arrogancia personal. Ejemplos sobran [Qué sería de Estados Unidos si yo no fuera presidente (Donal). Tienen mucha suerte de que yo sea su presidente (Donald), El muro lo pagará la nación del sur de una u otra manera (Donald)].

En esta actitud y con este ánimo la nación del norte, la más poderosa, pretende salir adelante de la pandemia Covit-19. ¿Verdad espejito que?: Morirán los que tengan que morir y vivirán los que puedan sobrevivir. 

Cualquier similitud con otro país o gobernante, no se alarme amigo lector, es mera coincidencia.

Gracias por su atención.

Derechos Reservados © La Capital 2021