¿Objetivo real, Salinas de Gortari?

POLVO DEL CAMINO / Max Avila

2020-07-21

Max Avila

A la memoria de mi querido amigo, Pepe Walle Juárez, quien desde el infinito seguramente seguirá sonriendo a la vida…un periodista hecho de optimismo que nos ha dejado…Descanse en paz.

El verdadero objetivo anti-corrupción podría ser Carlos Salinas de Gortari y no Enrique Peña Nieto o alguno de sus cercanos ex colaboradores. Tampoco otros ex presidentes que realmente no interesa su encarcelamiento, aunque sí exhibirlos en su alto grado de corrupción e inmoralidad.

¿Es por ello que AMLO recomienda a la Fiscalía General que cuiden y protejan a Lozoya?.

Es del conocimiento público que CSG está considerado como “padrino” de la mafia del poder…y vaya que existen razones.

Además de la influencia que siempre tuvo en EPN, incluso sobre personajes del panismo determinantes en ciertas circunstancias, que pudieron ser cómplices en presuntos fraudes electorales, como Diego Fernández de Cevallos.

Dicese que el ex director de PEMEX ya rindió su primera declaración y en la misma aparece CSG, y uno supone que parte importante del acuerdo respecto de la extradición de Lozoya, fue justamente dar a conocer la probable participación de don Carlos en algunos de los turbios negocios generados en la paraestatal.

Uno en concreto, es la compra gubernamental de Agro Nitrogenados a Alonso Ancira, cuyo sobreprecio beneficiaría el mencionado ex presidente.

Pero hubo otros negocios donde CSG quizá debió participar como intermediario, con la consecuente ganancia personal.

En este sentido debemos reflexionar sobre lo que significa que Salinas de Gortari apareciera como indiciado en el combate a la corrupción que sostiene el actual gobierno.

Y es que no se trata de un político común, sino de uno de los más perversos de los últimos tiempos. El más convencido de que la economía del país debía depender del capital nacional e internacional. (Privatizó y casi regaló la mayor parte de empresas públicas, entre ellas de fertilizantes, telefónicas, televisivas, etc. Así se lo ordenó el Fondo Monetario). 

Fue el más demagogo y destructor de los valores nacionales y sin duda, sobre quien más sospechas recaen en torno del asesinato de Luis Donaldo Colosio.

Fue quien destruyó al ejido entregándolo a la propiedad privada. Entre paréntesis, es una cuenta pendiente del tamaulipeco Hugo Andrés Araujo de la Torre con la clase campesina que “representó” en diversos cargos de elección, así como desde la cúpula cenecista.

No es secreto que Hugo fue compañero de estudios de CSG en la UNAM, como lo fue de Manuel Camacho Solís, Emilio Lozoya padre y hasta Pedrito Zola, el comentarista o chismoso del frívolo espectáculo artístico.

Debió existir una amistad que se concretó durante la campaña presidencial. Este columnista fue testigo de cómo el entonces candidato, lo llamó con un guarura, para que lo acompañara en el presídium en uno de sus actos…creo que fue en Matamoros.

Es más, en base a tal relación, en Tamaulipas se daba por hecho que Hugo Andrés sucedería a Cavazos Lerma en la gubernatura.

Lo inesperado fue el crimen de Ruiz Massieu y la presunta participación de Manuel Muñoz Rocha y todo lo que se sabe al respecto.

Hay algunas leyendas derivadas de tal relación, como que durante el movimiento del 68 Salinas estuvo oculto en Llera…puro cuento.

Si algunos estuvieron en contra fueron “los toficos”, que así les decían por la propaganda de los caramelos del mismo nombre: “Mmmmm, qué ricos”.

De manera que CSG, sigue siendo “padrino” de la “mafia del poder”, además de “el rey de la desigualdad social”, y por consecuencia símbolo de la corrupción neoliberal, según AMLO, por lo que, si resultara culpable de actos inmorales, tendrá que ser llamado a cuentas, es decir enjuiciado y probablemente encarcelado…¡Imagine!.

De resultar como lo supone el afiebrado columnista, sería un golpe demoledor para todo lo que significó el periodo neoliberal y desde luego, para todos aquellos que participaron del saqueo más criminal de que se tenga memoria, superior a lo robado por los gachupines durante los 300 años de invasión y masacres. 

Por las evidencias, ahora sabemos que la verdadera cereza del pastel podría ser Carlos Salinas de Gortari.

En este caso como que AMLO se reserva la satisfacción de saldar viejas deudas. Y bien se ha cuidado de no mencionarlo en la relación de ex, cuya investigación requiere consulta popular, sea de Fox a EPN.

CSG es el maestro de la generación perfecta de ladrones. Es el responsable primero de la pobreza de unos 70 millones de mexicas víctimas de la corrupción neoliberal.

Aunque no es el delincuente común ni el político oportunista, sino el de mente perversa que disfruta el poder a través de discípulos, por ello no extraña la influencia sobre EPN que al parecer le redituó generosas ganancias económicas.

Es aquí donde pudo delinquir. En este sentido AMLO sabe que “el bueno” es Salinas de Gortari…no Zedillo, Fox, Calderón o Peña Nieto, sino el cerebro del neoliberalismo aplicado a las circunstancias mexicas.

El verdadero acuerdo entre la familia Lozoya y la Fiscalía General podría estar enfocado hacia presuntos delitos cometidos por CSG…si va por ahí, en las próximas semanas podríamos ser testigos de un espectáculo muy superior a los pleitos de callejón entre MORENA y la oposición, o los que sostiene AMLO con los conservadores y sus aliados en los medios de comunicación.

¿Veremos a Salinas de Gortari en la cárcel?...a lo mejor, podría ser, es probable, quien-quita…uno nunca sabe.

De ahí la recomendación de AMLO a la Fiscalía General, de cuidar y proteger al extraditado dado que su información podría ser determinante en el combate a la corrupción….¿pegándole en la mera pelona  a “el padrino”?.

                               ASUNTO DE TRIBUS

Sucedió en el PRD e igual puede pasar en MORENA, donde surgen “tribus” que podrían conducir a su destrucción.

No es asunto de ahora sino de siempre, considerando que al movimiento creado por AMLO acudieron de todas partes, porque se trataba de sumar.

Ahora vemos que en la práctica se imponen las ambiciones personales y de grupo que nada tienen que ver con el objetivo perfectamente definido en sus siglas.

AMLO se deslinda, como tenía que ser al asumir la Presidencia de la República, y la organización queda a merced de pleitos y diferencias internas, sin que nadie ponga orden.

Usted dirá que para las mayorías, MORENA solo significa el conducto para que el proyecto de Transformación siga adelante. Y tiene razón, porque el voto es para AMLO.

Ahora mismo los pleitos en el Congreso de la Unión, con relevante participación de MORENA y el PT, pueden solo ser anecdóticos porque los y las protagonistas, comparados con el verdadero líder de la Izquierda, son  gente menor, incluidos Porfirio Muñoz Ledo, Fernández Noroña, Dolores Padierna, Yeidckol Polevnsky , Ricardo Monreal, Mario Delgado, Marti Batres o Alfredo Ramírez Cuéllar.

Son exhibidos cuando no se ponen de acuerdo ni siquiera en la selección de consejeros electorales…eso refleja su mediocridad política.

Qué pena.

Y hasta la próxima.

Derechos Reservados © La Capital 2020