Amigos y enemigos en la política

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2020-07-23

Melitón Guevara Castillo

¿Qué hay en el contexto de la política, amigos o enemigos? En el ejercicio y la lucha por el poder, sin la menor duda, hay adversarios u enemigos: quienes son de un partido contienden contra otro en la etapa de la lucha; y en la etapa del ejercicio, quien triunfo, se entiende que debe gobernar para todos. Y no, porque al mismo tiempo, se tiene que enfrentar a quienes no están de acuerdo con su forma de gobernar.

Y en Tamaulipas la vida política sigue, quizá no con la misma intensidad, pero ahí está. Los nombres de quienes buscar ser alcaldes, de cómo hay fuego amigo, precisamente, para descarrillar un proyecto político o una ambición. También están, vamos pues, de quienes ponen obstáculos y quieren eliminar a su adversario, vamos pues, por la nominación de una candidatura o de un puesto político.

FUEGO AMIGO.

En la capital, por ejemplo, Fernando Campos saco la cabeza. Quienes los conocemos, bien que sabemos, que una de sus ambiciones es ser el gobernante de su pueblo. Por eso, en su momento, se salió del PRI y se insertó en el PAN. Sin embargo, poco tiempo después de que su nombre apareció lo despiden aduciendo malos manejos… pero que yo recuerde, ahí quedo todo: no lo enjuiciaron, ni lo detuvieron. La impresión es que estorbaba a alguien.

Y en Madero Agustín de la Huerta de pronto se vio en el escaparate. Apareció una página “Panistas maderenses con Guty”, en donde bien que se nota, le intentan calentar la cabeza, pero no se gancha: advierte que no tiene vocero y que, en todo caso, sus amigos tienen la confianza, el valor moral y la amistad suficiente para manifestarle su aprecio. Que dan la cara y no se esconden en el cobarde anonimato…Sabe, bien que sabe, que en la política los amigos son a veces de mentiras y los enemigos de verdad.

SOÑAR NO CUESTA NADA.

Con eso de la pandemia los partidos políticos no pueden hacer lo acostumbrado. Se tienen que limitar a hacer reuniones pequeñas, trabajo de escritorio, y es lo que, según cuenta Mayra Roció Ojeda Chávez en su condición de Secretaria General del PRI en Tamaulipas. Y ese trabajo, más de escritorio, dice es para saber “cómo andamos”. Y la respuesta, por lo que dice, es que la gente afirma que estaba mejor con los gobiernos emanados del PRI.

Efectivamente, pueden tener razón: el gobierno de los panistas, da la impresión, ven a sus colaboradores (subordinados) como si fueron unos empleados, se sienten patrones. Así, en esa coyuntura, no se ganan el afecto ni la simpatía del resto de los servidores públicos. Y el de la población, menos, toda vez que en la práctica no se observan acciones contundentes para mejorar las condiciones de vida de los tamaulipecos. Este contexto es engañoso para el PRI: Mayra está convencida de que van a recuperar terreno en la próxima elección.

DULCE ES LA VENGANZA.

Le atribuyen a uno de los Kennedy la expresión: “perdona a tus enemigos, pero nunca olvides que lo son”. Y tal parece que es lo que está sucediendo con Emilio Lozoya: nadie, pero nadie, cree que sea una inocente palomita, que cruzo el pantano y no se manchó. Su imagen de corrupto no es gratuita, pero también se sabe, que en ese afán de poder, se convirtió en enemigo de Luis Videgaray y al final este gano: EPN despidió a su amigo Lozoya.

Hoy, si hacemos caso al Presidente AMLO, Lozoya será un testigo colaborador: la justicia mexicana, como diría el Presidente, le viene como anillo al dedo para vengarse: dará pruebas de cómo, en forma corrupta, su amigo EPN dio vida a la reforma energética: comprando la voluntad de los líderes partidistas. Así, Lozoya se vengara de su enemigo Videgaray y dará armas a la 4T para neutralizar, o destruir, a sus enemigos políticos.

Derechos Reservados © La Capital 2020