El gobernador AEG manda exhumar restos de Lozada

DIMENSIÓN POLÍTICA / Ezequiel Parra Altamirano

2020-07-26

Ezequiel Parra Altamirano
  •  Mañana los depositarán en un monumento en su honor
  •  Está localizado frente al Centro SCT en Tepic, Nayarit
  •  Manuel Lozada luchó por la tierra y por un Nayarit libre
  •  Pero hay controversia por sus ambivalencias políticas
  •  Fue premiado por el Emperador Maximiliano Primero

 

TEPIC, NAYARIT.- CON TODO Y LA controversia que existe en torno al general Manuel Lozada, el famoso “Tigre de Álica” cuya vida de novela da para el mejor de los argumentos a llevar a la pantalla grande, mañana martes 28 de julio sus restos mortales, exhumados de su tumba en el panteón Hidalgo de Tepic en días pasados, serán depositados en el monumento que para el efecto mandó construir el gobernador Antonio Echevarría García frente a las instalaciones del centro SCT en la capital nayarita.

De Manuel Lozada, mestizo de la raza cora nacido en el poblado de San Luis en el año de 1828 y fusilado en la Loma de los Metates por las fuerzas del general Ramón Corona el 19 de julio de 1873, se tejen tantas historias como que fue un peligroso bandolero que militó al mando de la influyente familia Rivas para hacer contrapeso a la rivalidad que había entre las casas comerciales de Don Eustaquio Barrón y los Castaños, comerciantes a cuya cabeza estaba José María Castaños, la rivalidad comercial entre ambas casas se complicó con la guerra civil nacional entre liberales y conservadores, en tanto Manuel Lozada, que se había alineado a estos últimos, crecía en personalidad militar y por el grueso número de seguidores, llegando a conformar un ejército de 8 mil hombres con los que pretendió atacar la ciudad de Guadalajara, en Jalisco, aunque fue derrotado en la Batalla de la Mojonera el 19 de mayo de 1873 por su eterno rival el general Ramón Corona.

 

PERSONAJE ESTUDIADO

Lozada ha sido estudiado por distintos escritores e intelectuales de fama estatal, nacional e internacional, entre ellos por Jean Meyer, quien desmenuza su personalidad en el marco de la difícil situación por la que atravesaba el país teniendo como Emperador de México a Maximiliano de Habsburgo --traído de Europa por un grupo de notables conservadores entre los que destacaba, ni más ni menos, el general Juan Nepomuceno Almonte, hijo natural del Generalísimo José María Morelos y Pavón--, y por otro lado al presidente Benito Juárez, quien de manera itinerante llevaba su Gobierno por los diversos caminos del país, hasta llegar al Paso del Norte, hoy Ciudad Juárez en su honor. 

El caso es que Manuel Lozada quedó huérfano de muy pequeño y como su madre no tenía medios para mantenerlo, fue adoptado por su tío José María Lozada, de quien tomó el apellido. De niño ayudó a su tío cuidando animales en la granja propiedad de la familia, al crecer asistió a la escuela parroquial ubicada en la población.

No pudo concluir su instrucción elemental porque tuvo que ayudar al sostenimiento de la familia compuesta por sus tíos y cinco primos, de los cuales tres murieron de fiebre a temprana edad. 

Junto con su primo Juan realizó labores de labranza en la heredad familiar, posteriormente ambos primos se fueron a contratar como peones de labranza en la hacienda de San José de Mojarras propiedad de don Joaquín Vega.

 

AMOR DEL BUENO

Dice la leyenda que al crecer fue vaquero en la hacienda de Cerro Blanco propiedad del señor Pantaleón González, sirvió de caballerango a la esposa del hacendado a la muerte de este, pero su gran amor fue la hija de sus patrones de nombre María Dolores, con quien se fugó y por tal hecho fue tomado prisionero y remitido a la cárcel de Tepic.

Liberado buscó nuevamente a María Dolores, y nuevamente fue tomado prisionero, por súplicas de su madre fue puesto en libertad y huyó de nuevo en compañía de María Dolores quien le acompañó según narra la leyenda, a la Sierra de Álica.

Se dice que al no encontrarlo, el militar Simón Mireles mandó azotar públicamente a su madre en la plaza de Tepic, lo que provocó la ira de Lozada quien en compañía de un grupo de nativos coras que tenían cuentas pendientes con el gobierno, buscó, encontró y fusiló al militar. Para entonces había nacido el apodo El Tigre de Álica, bandolero y a momentos insurgente que por varios años asoló el cantón de Tepic.

 

LA OTRA VERSIÓN

Otra versión menos romántica dice que poco se sabe de sus primeros años de su juventud, Lozada era un bandolero que se volvió importante durante la disputa (1855-1856) entre las dos casas comerciales asentadas en Tepic que comerciaban con los bienes que descargaba el Galeón de Manila en San Blas, esas casas comerciales, como decimos, eran la Casa Barrón de Don Eustaquio Barrón y los Castaños, comerciantes a cuya cabeza estaba José María Castaños, la rivalidad comercial entre ambas casas se complicó con la guerra civil nacional entre liberales y conservadores. De repente Lozada dejó de ser un “bandido” al aliarse con una importante y vieja familia de Tepic, los Rivas, amigos de “los Barrón”, en contraparte “los Castaños” buscaron el apoyo del gobierno liberal asentado en Guadalajara y la Ciudad de México. 

Como se sabe por los estudiosos de la historia de México, en esa época la república mexicana estaba dividida en dos bandos, liberales (pugnaban por un estado federal y laico) y conservadores (pugnaban por un estado centralista apegado a la iglesia).

En ese contexto el general Lozada derrotó en 1857 a las tropas del teniente coronel José María Sánchez Román y en 1859 dispersó a las tropas del gobierno al mando del coronel Valenzuela. El 2 de noviembre de ese mismo año, asaltó la hoy ciudad de Tepic tras siete días de lucha.

 

EN LUCHA POR LA TIERRA

En el decenio de 1860, las huestes de Lozada irrumpieron en los caminos para hacer públicas las demandas de los indígenas a sus tierras. Como esto se desarrolló durante la época de la Intervención francesa, Manuel Lozada se puso a los servicios del imperio francés, servicios a los cuales el emperador Maximiliano I de México retribuyó creando la provincia de San José de Nayarit con capital Tepic otorgándole a Lozada el grado de General y Napoleón III el de legionario.

El 13 de noviembre de 1864, luego de que el ejército francés se posesionara de Mazatlán, a la sazón capital del estado de Sinaloa, él y sus tropas entraron a esta ciudad. ​Repudió al Imperio antes de que este fuera derrotado y por esa razón, evitó el fusilamiento. 

Tras el fusilamiento de Maximiliano I de México en 1867, el presidente Benito Juárez declaró al Séptimo Cantón de Jalisco, como Distrito Militar de Tepic, con fecha 7 de agosto de 1867, con Tepic como capital. 

Siguió luchando en defensa de los intereses agrarios de los coras y los huicholes. En 1869 formó una comisión revisora de la situación legal de las tierras indígenas y organizó una asamblea para tomar medidas contra la embriaguez, el robo, la vagancia, así como para fundar escuelas. 

 

SU FAMOSO PLAN

Lozada lanzó su “Plan Liberador de los Pueblos Unidos de Nayarit”, en el que desconocía a la república y anunciaba su intención de regresar el país a sus legítimos dueños, los pueblos indígenas. 

Seguido por ocho mil hombres, “El Tigre de Álica” dejó Tepic y enfiló hacia Jalisco, con la intención de tomar Guadalajara. En apenas unos pocos días los hombres de Lozada cruzaron las barrancas y tomaron Magdalena, Tequila y Etzatlán, acercándose cada vez más a la capital jalisciense, a la que no pudo llegar pues fue derrotado por el general Ramón Corona en la Batalla de La Mojonera el 19 de mayo de 1873. 

Entonces fue perseguido, capturado y fusilado por su acérrimo enemigo el general Corona en el lugar conocido como de Loma de los Metates,  encontrando el general José Ceballos a este. 

A Manuel Lozada se le considera precursor del agrarismo en México así como en forma indirecta, la creación del Estado de Nayarit. Existen monumentos en su honor en la Ciudad de Tepic, Nayarit y su pueblo natal, San Luis de Lozada, al que habrá de agregarse el nuevo monumento en su honor que le dedica el Gobierno de Nayarit el día de mañana.

Por hoy es todo y mañana será otro día.

¡CONSUMATUM EST!

¿Algo que opinar o denunciar?

Escríbame: ezpa70@yahoo.com.mx

Derechos Reservados © La Capital 2020