Compra de diputados

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2020-08-02

Melitón Guevara Castillo

¿Es normal que un diputado, o senador, se cambie de partido o se declare independiente? Yo en lo personal creo que no es ni correcto: porque si gano la elección por mayoría, la gente voto por el partido; si es por representación proporcional, fue decisión del partido darle la candidatura para que lo represente. Y luego, tan campante, simplemente avisa que se va a otro partido.

En fin, lo anterior, por lo que está sucediendo en la Cámara de Diputados: el líder parlamentario del PES acusa a su homólogo del PT que está comprando a diputados de su fracción, en cinco millones de pesos y el ofrecimiento de candidaturas, con tal de sumar integrantes y convertirse en tercera minoría y estar en condiciones de presidir la Cámara en su último año de ejercicio.

COMUN CAMBIAR DE CACHUCHA.

El cambio de partido de legisladores es común al grado que, en días pasados, se conocieron dos casos en el ámbito de los senadores. Lilly Téllez llego al senado por MORENA, pero dadas sus posturas radicales, no entreguistas al Ejecutivo, choco una y otra vez con sus homólogos, así que para estar más a gusto opto por irse al PAN. El legal, porque lo permiten las reglas, creo que moralmente no es correcto.

Acaba de darse un caso más reciente. Vanessa Rubio fungía como senadora del PRI y pidió licencia, se presume por los cargos que ocupo en tiempos de EPN; ya su suplente Nancy Sánchez, ocupa su lugar. Lo extraordinario es que hace un año, por sus ligas e intereses con Bonilla, el gobernador de Baja California, así que de inmediato se presentó con Ricardo Monreal, y ya está con la bancada de MORENA. Entiéndase, si Vanessa regresa… el escaño será nuevamente priista.

ARREGLOS PARA SER MAYORIA.

En esto de robar legisladores nadie puede esconder la mano. Lorena Villavicencio es diputada y pide que se prueben las acusaciones y se investigue el caso de los 5 millones de pesos a los diputados del PES para que se pasen al PT. Y es Lorena la que nos hace recordar que, al inicio de la presente legislatura, MORENA no tenía los 251 diputados para ser mayoría y presidir el gobierno camaral. Pero diputados del PT, ella uno de ellos, como del Verde, hicieron posible que Mario Delgado sea el líder de la Cámara.

Estos múltiples casos deben llevarnos a interrogarnos: los cambios han sido, digamos voluntarios, o han sido propiciados por métodos de persuasión o por ofrecimientos de prebendas y privilegios, como es el caso actual, que hasta les ofrecen candidaturas para el 2021, que a María Rossete le ofrecieron la candidatura a la alcaldía de Cuauhtémoc. ¿Cómo logro, en su momento, MORENA convencer a diputados del PT y del Verde cambiar de cachucha?

CASO TAMAULIPAS.

Tamaulipas no escapa a los hechos de diputados saltimbanqui o, como quien dice, a las negociaciones para obtener la mayoría en la Cámara de Diputados. En la elección del 2013 el PRI inicio su desmoronamiento como mayoría: por primera vez no logra la mayoría y, en consecuencia, no puede acceder a tener en su poder el control y administración de la cámara. Fue entonces que Ramiro Ramos mostro su condición de gestor y logro que el Partido Verde, entre otros, le concedieran diputados para alcanzar la mayoría simple.

El poder es, dicen, una pasión y por lo tanto quien ya lo probó busca la manera de conservarlo, acrecentarnos y no perderlo. Por eso, para otros, es una adicción, como si fuera una droga. Por eso, el líder del PES, el quejoso, bien que lo dice: quieren la mayoría por el afán de poder, para obtener más y más beneficios, por eso ofrecen 5 millones por cambiarse de partido y hasta les ofrecen el sueño de ser candidatos en el futuro, en la elección del 2021.

Eso es, quiérase o no, corrupción, no tener valores políticos… asi, la verdad, nunca veremos a AMLO con un cubrebocas.

Derechos Reservados © La Capital 2020