Es la corrupción, no el video

POLVO DEL CAMINO / Max Avila

2020-08-18

Max Avila

Fuera de agenda, el video sobre corrupción recién conocido, será tema obligado entre quienes asistan a la reunión institucional convocada para este miércoles en la capital de san Luis Potosí. Y es que el escándalo ha sido mayúsculo, mucho mayor al causado por René Bejarano y Carlos Ahumada en el 2004 cuando AMLO era jefe de gobierno del ex DF y el primero de ellos, su secretario particular.

El efecto entonces fue mínimo, pese a las perversas intenciones de Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox y la traidorcilla Rosario Robles Berlanga. (Algo que no debe olvidar esta dama recluida e investigada por delitos de grave daño al patrimonio nacional).

En aquel tiempo, el incidente fue provocado bajo el objetivo de detener el avance de AMLO hacia la Presidencia, y aunque de pronto lo lograron mediante el fraude del 2006, más tarde, en el 2018, no pudieron con la avalancha popular que encumbró al gobierno democrático que hoy rige el destino de la república, y sin el cual no serían posibles las expectativas sobre el combate a la corrupción, la igualdad social y económica, el desarrollo de regiones criminalmente olvidadas por los regímenes neoliberales, mucho menos sería posible el rescate de la dignidad nacional.

Y ni pensar en el probable enjuiciamiento de ex presidentes, a partir de Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto por tanto daño hecho a México y a sus habitantes. Por cierto en “la mañanera” de este martes AMLO reiteró que solo la voluntad popular podría decidir investigar a sus antecesores de los que se recuerda, mantienen impunidad porque la Constitución no ha sido modificada al respecto…ahora se entiende el porqué de la consulta pública “pa’ llevarlos al banquillo de los acusados” ya que solo pueden ser condenados por traición a la patria y no por corrupción u otros delitos, como el común de la gente.

El asunto es que el video en cuestión, sacude a los opositores de MORENA, que aunque no lo acepten, los coloca en el lugar exacto, es decir, como los partidos donde surgieron saqueadores más voraces que los mismitos gachupines que robaron al país durante 300 años.

Más voraces digo, porque lo que hicieron los ibéricos en tres siglos, a los neoliberales les fueron suficientes tres décadas, y pue-que menos. Nomás se acomodaron donde había.

Por ello no es exagerado decir que las dirigencias del PRI, PAN, PRD o MC, no sabrán ni que responder a las evidencias, que sin duda pronto conoceremos con mayor detalle, ante la petición de López Obrador a la Fiscalía General, en sentido de que el testimonio completo de Emilio Lozoya sea difundido a plenitud, para saber la forma y manera en que los gobiernos neoliberales practicaban la corrupción, aunque no se requiere mucha ciencia para imaginar que lo hicieron saqueando y robando a la nación sin escrúpulos ni limitación. 

Decir que solo fueron ladrones es poco…Auténticos depredadores de enfermiza ambición.  Y no le agrego porque ya me estoy “encaboronando”. 

De manera que el gabinete federal y autoridades de las 32 entidades, se encontrarán este miércoles en una de las ciudades más bellas (donde el columnista mantiene derecho de sangre por su ascendencia), y tal vez logren acuerdos sobre asuntos fundamentales. Eso esperamos, pero sin duda flotará sobre el ambiente el penoso asunto ligado a la inmoralidad política y administrativa del pasado inmediato.

En este sentido se empiezan a conocer pruebas, gracias a que “por mera coincidencia”, apareció dicho video, donde con singular alegría se reparten gruesos fajos de billetes ante la presencia virtual de millones de televidentes que incrédulos, asisten a un espectáculo vergonzoso, aunque acostumbrado entre los neoliberales.

Al margen del cómo y de parte de quien se filtró el multicitado video, el efecto fue inmediato ya que el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, ipso facto se deslindó de Guillermo Gutiérrez Badillo, quien aparece recibiendo parte del dinero de manos de presunto funcionario de PEMEX, lo cual sucedió en 2013. Es de creer que fue su personero, porque  Domínguez formaba parte de la comisión de energía del senado de la república y Gutiérrez se desempeñaba como su secretario privado, misma categoría que hasta este martes al mediodía, ocupó en la administración queretana. 

Ahora es “un apestado”, cuando durante muchos años fue quizá el más cercano colaborador de Pancho Domínguez.

Por la manera en que se entrega, cuenta, recuenta y se recibe el dinero, no hay duda que se trata de un ilícito encubierto en misteriosa oficina a media luz, donde al parecer Lozoya solía despachar asuntos que requerían absoluta discreción. Claro que, debido a las diferencias con Luis Videgaray, el ex funcionario presentía que podría ser víctima de una trampa, aunque no de culpas ajenas, porque el ex director de PEMEX resultó tan corrupto como algunos de sus compañeros de gabinete. Así que decidió filmar.

Desde luego fue el instinto de sobrevivencia que lo obligó a dejar constancia de que solo era eslabón de una larga cadena de corrupción…ahora sabemos que la inmoralidad también tiene códigos que no deben ser violentados, ni en el peor de los escenarios.

Y por lo que ha trascendido, muchas fueron las discrepancias al interior del círculo íntimo de Peña Nieto y no dudéis que en gran medida fueron producto de ganancias mal repartidas en negocios de interés personal. Ni modo que a Videgaray, Peña o Lozoya les importara el país.

El efectivo que da cuenta el video, formó parte de los sobornos relacionados con las diversas reformas impulsadas por el ejecutivo, destinados, al parecer, a políticos que sin reservas, apoyaron el “pacto por México” y todo lo que después se derivó.

Sea como fuere, el régimen de la 4T tiene contra las cuerdas a sus adversarios, en tanto AMLO sonríe, confiado en que lleva amplia ventaja para salir airoso de su compromiso más importante.

GANANCIA ELECTORERA

Es lógico considerar que todo esto y lo que viene, arrojará ganancias electorales a MORENA y mucho ayudará en la recuperación política de AMLO, tras el desgaste sufrido, sobre todo en este año, por la crisis sanitaria y sus consecuencias.

El golpe demoledor contra la corrupción atraerá simpatías indecisas y volverá a sumar a quienes dudaron de la promesa presidencial de erradicar al enemigo principal de la desigualdad social y económica.

Usted dirá que falta por hacer y tiene razón, pero los hechos significan que el régimen va por el camino correcto y que no habrá poder que lo detenga hasta alcanzar el objetivo deseado.

Mucho también falta por ver. Insisto, es apenas el principio, pero de que los adversarios lucen ojerosos, cansados y sin  ilusiones, eso que ni qué.

De ello deriva que importantes protagonistas de la inmoralidad, desesperados busquen salvarse de la quemazón, lo cual incluye la posibilidad de perder la libertad. Personajes que aun siendo corruptos conservaron su respetabilidad, hasta que un gobierno democrático decidió investigarlos.

Como Emilio Lozoya, habrá otros que viéndose acorralados, tendrán que colaborar aprovechando el beneficio que de su causa perdida puedan obtener, pero también habrá aquellos cuya soberbia los pierda …de estos sí que todos los santos se apiaden, si es que se apiadan si no, psss no…ire, ire, de cuando acá.

Y hasta la próxima.

Derechos Reservados © La Capital 2020