México, mi amada República de los Cocos…

EL DEBATE EQUIS / José Eleazar Ávila

2020-08-31

José Eleazar Ávila

Hoy les quiero invitar a un amable reto. No de esos que son de bravata barata o de gritos, sombrerazos y menos de dogmas. El tema que quiero establecer en este martes, es que sería bueno que analicemos, todos, el cómo le podemos hacer para enterrar los efectos perniciosos en nuestro amado país bananero. 

Decir adiós a la “República de los Cocos” como se exhibió en la película  Su Excelencia. Una divertida comedia  de 1967 dirigida por Miguel M. Delgado y protagonizada por Cantinflas y Sonia Infante. 

Má allá de la propaganda, cuántas veces hemos escuchado que la transformación de las instituciones va en serio; que corrupción e impunidad finalmente serán cosa del pasado.   Que todos los males del gobierno y sociedad serán una pesadilla del pasado y que a través de la cultura, la educación, las buenas maneras de hacer gobierno asertivo  nos llevarán al paraíso

¿Cada 6 años, desde al menos 9 décadas? Que ahora si, el  desarrollo nacional y el bienestar nacional para las familias llegará y que seremos como los mejores de Europa. ¿Ustedes lo creen? Yo tampoco y aquí mis razones. 

a.- La columna vertebral de la nación, la federación, los estados, los poderes permanecen en un gatopardismo ominoso. Un círculo de  ficción  de libertad y democracia con resultados realmente tristes

b.- Todos los partidos, en todos los tiempos, no han logrado hacer realmente la diferencia, por algo que se antoja terrible. Siempre será más sencillo, sacar ventaja de una sociedad que vive entre la esperanza y el ensueño, que una verdaderamente educada. 

c.- Por mi, que hagamos una Fusión de Parlamentarismo (como el español) y Coalición de Gobierno. Si ustedes quieren a la mexicana, pero donde tengamos nuevas opciones, mayor claridad y eficacia social, para dejar ser, lo que somos:  Una nación y el pueblo menso del “ahí se va”. 

d.- Les pongo de ejemplo a España.  Al margen de la incomprendida Monarquía Constitucional, la manera de operar el desarrollo desde su Congreso obliga que El  Mandatario en turno realmente se comprometa

Evita por supuesto, que el Jefe de Estado se esconda entre las enaguas del poder ejecutivo, su dinero y su ejército. En este contexto, le pedimos a nuestro amigo consultor  Pepe Martínez, el mejor de Galicia,  España, por supuesto, el ABC de operación básica de elección del mandatario español. 

1.- “No se elige directamente al Presidente sino que los ciudadanos votamos al Congreso y de ese parlamento se elige al mandatario. El Presidente sale de las listas cerradas del partido preponderante. En España votamos a los diputados y tras las elecciones se hace una sesión del Congreso, para votar a quien proponga el partido ganador, o la coalición mayoritaria."

2.- “En cuanto a la rendición de cuentas, entre las funciones del poder legislativo esta la de ejercer el control al Gobierno. Cada semana -ahora son los miércoles- se  realiza la llamada "Sesión de Control”, en la que se interpela al Presidente y a sus Ministros. 

En la misma se plantean una serie de preguntas, de forma oral (previamente presentadas por escrito) y es el Gobierno quien tiene que responder, por los miembros del ejecutivo o por el propio Presidente."

3.- “Las preguntas se organizan en función del peso parlamentario de todos los grupos (incluido el grupo de Gobierno), quien tenga más diputados dispone de más tiempo para preguntar. 

4.- Se hace además una sesión especial llamada Debate del Estado de la Nación, “donde el Presidente ofrece un discurso inicial amplio, y posteriormente todos los grupos políticos fijan su punto de vista y responden al mandatario, y este realiza también su contra réplica." 

Concluyo: ¿A poco no sería más interesante que el Jefe de Estado Mexicano perdiera su condición de Rey Nacional y se convirtiera en un mortal más y par congresista? Que diera la cara y que sus funcionarios del más alto nivel no se escondieran en comisiones a modo. 

No lo digo por el presente, lo expreso por el futuro de una nación donde el aparato de estado simula rendir cuentas. En 9 décadas han sido muy deficientes, pero al límite de que los que están en turno, ceden el poder ante el hartazgo social. 

Esa es la verdad de 2000, 2012 y 2018….

¿Se animan…? 

Abramos el debate, sin cuentos, como eso de hacer parlamente abierto donde el juego es un descaro de simulación.  Que me digan si existe una fórmula mejor, que  bienvenidos son todos al debate, por inbox, redes sociales o de una vez, frente a una taza de café.  

Nostra Política: Nadie puede ser esclavo de su identidad: cuando surge una posibilidad de cambio, hay que cambiar. Gould. 

18 pendientes…  Correo: jeleazarmedia@gmail.com        

Twitter.- @JEleazarDeAvila

Derechos Reservados © La Capital 2020