Libre no es franquicia electoral

UTOPÍA / Eduardo Ibarra Aguirre

2020-10-15

Eduardo Ibarra Aguirre

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación validó, por cuatro votos contra tres, la decisión que previamente asumió el Instituto Nacional Electoral de negar el registro al partido del matrimonio Felipe Calderón-Margarita Zavala, Libertad y Responsabilidad Democrática, por recibir aportaciones económicas de personas no identificadas, por un monto de un millón 61 mil pesos.

Aparentemente es una bicoca la mencionada cantidad, a la luz de los multimillonarios recursos que acumuló Genaro García Luna –el brazo derecho de Felipe Calderón en su “guerra contra el narcotráfico”, o bien el “líder de una empresa criminal”, como reza uno de los cinco cargos que le atribuye el Departamento de Justicia de Estados Unidos–, y que de acuerdo con el periodista Francisco Cruz Jiménez contaron ambos con el respaldo del otrora súper policía galardonado por Vicente Fox (https://www.sinembargo.mx/07-10-202P0/3873233).

Pero no es cualquier cantidad si nos atenemos a las cuentas que presentó el magistrado ponente en la sesión virtual de la sala superior del TEPJF, José Luis Vargas Valdez, en cuanto a que “no hay certeza sobre la licitud de su financiamiento y ello comprometió la satisfacción del cumplimiento de los requisitos de asambleas y afiliaciones”, ya que si se eliminan las inscripciones y las reuniones efectuadas en los meses en que se recibió el mayor monto de esos recursos, “la agrupación se quedaría sólo con 161 asambleas válidas y no las 200 requeridas, así como con 185 mil 84 afiliados y no los 233 mil 945 necesarios”.

La soberbia etílica condujo a Felipe del Sagrado Corazón de Jesús y Margarita Esther, en este caso sin los placeres de Dionisio, a no brindar la información requerida por el INE bajo el argumento de que éste podía investigar los nombres de los donantes y que los dirigentes del grupo Libre no podían proporcionarlos por ser datos de carácter confidencial. Ahora el dueto debe estar arrepentidísimo, pero ya es demasiado tarde y sólo le queda el lentísimo pleito legal en Washington con la Comisión Interamericana.

Por eso desde antes del fallo inapelable del TEPJF, se instalaron en el muy poco convincente discursito del peligro en que se encontraba el “Estado de derecho” si les negaban el registro que les permitiría seguir viviendo, como durante toda su  vida o casi, del erario, de los impuestos que usted y muchos pagamos.

Si Calderón Hinojosa y Zavala Gómez del Campo se quedan en el blanco y negro que acostumbran y que le impidió a una de sus voceras deslindarse del impresentable Frena pretextando que “es la hora de sumar”, como también lo hicieron el rijoso Gustavo Madero y Damián Zepeda en La Octava con Hernán Gómez, en tal caso será imposible entender que en realidad el TEPJF hizo un buen servicio a las derechas mexicanas al no estimular su fragmentación electoral. Para lo cual requieren de humildad política y tocar a las puertas de Acción Nacional, salvo que, como dice Álvaro Delgado, se acerquen a Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado, lo que suena a despropósito pero en política y politiquería todo es posible.

Por el contrario, el Tribunal Electoral enmendó la plana al INE al otorgar la inscripción a Fuerza Social por México y también a Redes Sociales Progresistas. Reconfirmó el registro como partido de Encuentro Solidario, antes Partido Encuentro Social, y la negativa del mismo al Grupo Social Promotor de México, Súmate a Nosotros y la Fundación Alternativa. Lo anterior incrementará la competencia política entre los integrantes de la actual coalición gobernante.

Derechos Reservados © La Capital 2020