El éxito de MORENA

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2020-10-15

Melitón Guevara Castillo

Ante la proximidad del proceso electoral se ha conocido en las redes sociales que un grupo de exlíderes del PRI estatal se han estado reuniendo. Que lo hacen, dicen ellos, para aportar ideas y apoyar a su partido, pues están convencidos de que pueden salir del atolladero. El caso específico de Eliseo Castillo, muestra preocupación, no solo por el PRI, por el sistema de partidos: vamos, dice, atrás de la sociedad.

La mejor evidencia, en este caso de que el PRI va atrás de la sociedad, es la aplastante derrota en el 2016 en la elección de la gubernatura; y que se confirmó en la siguiente elección local, la de 2019, en donde el PRI, su partido, solo logro 3 diputaciones de representación proporcional, ninguna de mayoría.

LA ELECCION DE 2019.

La expresión de Eliseo Castillo, de que los partidos políticos, van atrás de la sociedad hace referencia a lo que sucedió en la elección del 2019. Explica que ni sumando los votos de todos los partidos lograron llegar al 50% del padrón electoral. Y efectivamente, tiene razón: de un padrón de 2,665,001 solo votaron 868,646, es decir, el 32%. Una minoría, de plano, es la que eligió a nuestros alcaldes y representantes populares.

Las elecciones de 2019 fueron intermedias, así se califican porque no hay elección de gobernador y, por lo regular, siempre la votación es muy baja. Cosa distinta son las que son para elegir al gobernador, basta recordar los datos de la elección del 2016: que voto el 56.43%. Claro, en este caso, hay que decir que fue una votación atípica como una respuesta de la sociedad al hartazgo de los gobiernos priistas.

EL VOTO DE CASTIGO.

El PRI perdió el poder, tanto a nivel nacional como en el estado, por una sencilla razón: la sociedad estaba harta de la corrupción, de la impunidad, de la demagogia y eso fue lo que impulso el voto de castigo. La historia, aquí mismo en Tamaulipas, documenta como en lugares como Matamoros, Tampico y Nuevo Laredo en su momento hubo Presidentes Municipales de oposición: la gente salía a votar porque deseaba un cambio.

Es lo que sucedió, sin más, en la elección de 2016 cuando el candidato priista Baltazar Hinojosa perdió la gubernatura de Tamaulipas: gano el pan, entronizo en el poder a Francisco Javier García Cabeza de Vaca, con una votación casi histórica: hubo una participación del 56.43%... y lo que son las cosas, en aquella ocasión el candidato de MORENA solo obtuvo 32,183 votos (2.25%) y se presume que en el 2022 puede ganar la gubernatura.

ÉXITO DE MORENA.

Edgar Melhem, el líder del PRI estatal, está viviendo una situación inédita: los expriistas, sus antecesores, se están acercando para darle asesoría, para ayudarlo con ideas y estrategias, para sacar a su partido del hoyo. Yo creo que, lo primero que tienen que decirle, es que siga el ejemplo de MORENA, de AMLO, y el camino es endulzar el oído del pueblo. Su premisa es: primero los pobres… y es lo que perdió al PRI, se olvidó de ellos.

En este momento, no es un secreto, que AMLO sigue manteniendo su popularidad, es cierto, ha perdido puntos, pero no al grado de disminuir el apoyo que recibe del pueblo. Por eso, en las distintas encuestas la constante es que MORENA crece, que sus candidatos tienen la mayor probabilidad de ganar gubernaturas, alcaldías, diputaciones (locales y federales). 

ELDISCURSO DE AMLO.

El discurso de AMLO está dirigido a ganar adeptos: la premisa de primero los pobres lo cumple con sus programas sociales; y, cada vez que puede atiza el discurso en contra de sus enemigos: ya pidió a la Fiscalía que informen de los avances del caso de Lozoya; ya le aprobaron la encuesta, así atiza a la corrupción de sus antecesores, recicla el discurso.

Derechos Reservados © La Capital 2020