Travesuras políticas

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2021-01-06

Melitón Guevara Castillo

Normalmente califica la gente a los políticos, como corruptos, en una generalización que es difícil desmentir. La clasificación de que sirven o se sirven, también vale, porque la riqueza no la pueden ocultar o negar. También al político se le puede identificar como serio o que es un relajo, tal y como sucede, por decir, con Gerardo Fernández Noroña, que no tiene nada de serio y si muy quisquilloso y mal hablado.

Hago el señalamiento anterior como contexto a lo que hace días declaró Gustavo Cárdenas del Movimiento Ciudadano; que hizo notar que, en este año electoral, hará una que otra travesura política. Muy, pues, a su estilo de ser un político ranchero, para hablar y decir cosas sin desparpajo, sin preocupación. Habrá, pues, que esperar sus travesuras.

ESCANDALOS DE FERNANDEZ NOROÑA.

Hoy en día, a nivel nacional, todo un personaje es Gerardo Fernández Noroña. Es, como quien dice, la antítesis de lo que, en plan normal, debe ser un legislador. Siempre ha sido así y se ha mantenido como político. Sus berrinches, sus corajes, siempre han sido motivo de memes, reclamos y acusaciones. Se ha peleado, por decir, con Porfirio Muñozledo y hasta con el premio nobel Mario Vargas Llosa.

Uno de sus últimos escándalos tuvo que ver con el cubrebocas. Fue en una sesión del INE, donde todos, salvo el, tenían su cubrebocas y en ese plan explico que era su libertad usarlo o no, y que además estaba sano. Lo dejaron, pues solo, suspendieron la reunión. En otro escándalo, fueron sus palabras en contra de una de sus compañeras de bancada, al señalarla como parte de un grupo de la delincuencia organizada.

GUSTAVO, EL POLÍTICO.

La historia de Gustavo Cárdenas es ampliamente conocida, cuando menos en Victoria. Siendo priista, hizo talacha en colonias, ejidos y campos deportivos. Quería ser alcalde de la capital; pero Antonio Martínez Torres, que era el líder partidista, ni lo vio, ni lo escucho, así que se fue al PAN y gano la Presidencia Municipal: fue un trienio de pleitos con el gobernador Manuel Cavazos Lerma, uno y otro, afirmaba que no era fontanero del otro. Cada quien por su lado.

Cuando en el PAN ya no tenía oportunidad de nada, Gustavo se fue a Movimiento Ciudadano y, desde entonces, es prácticamente su líder. Claro, en el inter, ya fue diputado local y federal. No le ha ido, digamos, nada mal como político profesional. Y su característica básica es que habla, dice cosas, fuertes, no se detiene. Y esas cosas le ha valido, hasta ahora, publicidad mediática. Le sirve pues, para sus propósitos dentro de la política.

TRAVESURAS DE GUSTAVO.

Gustavo es el clásico político que no tiene pelos en la lengua, para hablar en la arena política. Así, por ejemplo, en una de sus candidaturas no vacilo en agarrar una escoba y pregonar que así, usando una escoba, iba a barrer con los corruptos del gobierno estatal. Su lenguaje, siempre de oposición, ha sido entre folclórico, sencillo y directo. Así es como, durante un buen tiempo, se ganó a la gente. Era cuando le llamaban el “Muchacho alegre”.

La mayor travesura, sin embargo, fue la elección gubernamental. Donde en los foros se iba en contra de todos, tanto de Baltazar Hinojosa, pero sobre todo de Francisco Javier García Cabeza de Vaca. A este, por ejemplo, le preguntaba sobre su riqueza, sobre su rancho y una que otra casa y le espetaba: “quien pompo”. Eran dardos venenosos que, a la postre, no hicieron daño, porque las circunstancias se alinearon para que el PRI perdiera la gubernatura.

OBJETIVO DE GUSTAVO.

Como ciudadano, como líder de un partido político, Gustavo Cárdenas puede emitir opiniones. No podrá hacerlo, en esta ocasión, sobre el gobernador que no estará en la boleta. Pero, por decir, sobre los candidatos de los distintos partidos políticos… sean estos Pilar Gómez, Arturo Soto o Felipe Garza Narváez. Esperamos, pues, que pronto haga de las suyas, sus travesuras: calentaran el ambiente, le darán sabor al caldo.

Derechos Reservados © La Capital 2021