Candidatitis

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2021-01-13

Melitón Guevara Castillo

Los últimos días hemos sido testigos de cómo, en uno y otro partido político, se han manifestado deseos y aspiraciones para ser candidato en el proceso electoral del 6 de junio; que será local y federal. En el caso de Tamaulipas se van a elegir a los 43 Presidentes Municipales, a los 22 diputados locales y a los 9 federales. Serán, en pocas palabras, 74 candidatos por cada partido político, si es que presentan candidatos en todas las posiciones en disputa.

Los ciudadanos tienen el derecho cívico de votar y ser votado, luego entonces, no hay nada que impida que unos y otros, siguiendo los lineamientos electorales hagan trámites para ser candidatos. En los partidos, como parte del proceso interno, y ante la autoridad electoral en caso de buscar una candidatura independiente. Natural y benéfico que haya ciudadanos que quieran gobernar a su pueblo o representarlo en el poder legislativo.

GOBERNANTES Y GOBERNADOS.

La sociedad se divide en dos grupos: los gobernados y los gobernantes. División que nace desde el momento mismo en que la sociedad se da un gobierno; cuando cede parte de sus derechos para que otros lo dirijan, es así como nace el Estado. Y por eso, el Estado tiene como tarea fundamental garantizar el patrimonio y la integridad física de todos, el bienestar y el desarrollo de toda la sociedad. Y en esta coyuntura, unos y otros, deben de ser portadores de una responsabilidad.

Los gobernantes, por ejemplo, tienen que ser portadores de una vocación de servicio, que ponen, sin egoísmo, al servicio de sus vecinos, de sus representados. Y ya, desde hace siglos, se conoce la actitud contraria, que desvirtúa esa vocación: que en lugar de servir, se sirven, dando lugar a la corrupción, a la impunidad, al nepotismo, al tráfico de influencias, a apoderarse del dinero publico… ciudadanos que, al servirse, resuelven su problema económico de por vida.

CANDIDATITIS.

Es comprensible, entonces, que haya muchos candidatos: unos, si, con el ánimo de servir, otros con el de servirse. A unos y otros, la sociedad los va conociendo en la medida, precisamente, que tienen poder político. Por algo, los políticos son los que peor fama pública tienen. En fin, ya estamos en el proceso electoral. Ya los partidos iniciaron sus procesos internos, dan a conocer sus candidatos. El PAN dará a conocer, oficialmente, a sus candidatos la próxima semana; en tanto que el PRI, fiel a su costumbre, lo hace a plazos.

Llama la atención lo que está sucediendo en MORENA. Por voz de Arsenio Ortega, del PT, se conoció que ellos, y MORENA en coalición, tendrán hasta marzo la definición de sus candidatos. Porque así, dijo, lo establece la ley; así es, se volaran el proceso interno de precandidaturas. De todos modos, poco a poco, se van conociendo nombres y más nombres, sobre todo en el PRI y en MORENA mismo. 

PRECANDIDATOS DE MORENA.

La explicación de porqué MORENA es el partido que tiene más precandidatos se entiende, es el partido en el poder federal y, además, es quien tiene la mejor intención del voto. Se registraron los siguientes: 1. Nuevo Laredo: Heriberto Cantú Deandar; 2. Reynosa, Olga Elizondo Guerra, Fabián de la Garza y José Godina Rosales; 3. R. Bravo: Juan Diego Guajardo, Demetrio Cruz Hernández, Elifa Gómez; 4. Matamoros: Adriana Lozano (reelección); 5. Victoria: Felipe Garza Narváez, Nora Hilda de los Reyes, Osvaldo Dosal, Mario Antonio Zúñiga Alvizo y Cesar Augusto Sánchez Vázquez; 6. Mante: Omar Salomón Castelan Larios, Mirna Fca. Berrones Rosalino, Lorenzo Campusano Hernández y María Isadora García Sifuentes; 7. Madero: Erasmo González; 8. Tampico: se registraron 5, entre ellos Úrsula Salazar Mojica (sobrina del Presidente AMLO), no se registró Olga Sosa; 9. Reynosa: Nohemí Alemán Hernández (reelección, era panista).

Efectivamente MORENA  es el partido que, en este momento, de acuerdo a una serie de encuestas tiene mejor posicionamiento en la intención del voto. Tiene, además, la experiencia de la elección anterior: en la boleta estaba AMLO como candidato presidencial y no lograron los triunfos que pensaron tener a la mano: el factor, sin la menor duda, fue el candidato y, además, la condición del adversario. Por lo tanto, esperemos que MORENA ya haya aprendido la lección. 

Derechos Reservados © La Capital 2021