El “yerno de oro” se va con Morena

OPINIÓN PÚBLICA / Felipe Martínez Chávez

2021-04-21

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Si no fuera por esos momentos cómicos, la política sería fría, aburrida, trágica en última instancia.

En los gloriosos tiempos de Don PRI, existía el Grupo Unificador Tamaulipeco cuyos presuntos líderes utilizaban las siglas como modus vivendi, alquilaban y hasta vendían al mejor postor.

José Jiménez Jordán, alias El Ingeniero, y Pedro Castañeda Zúñiga, firmaban desplegados a nombre de 300 mil ciudadanos en apoyo a determinado precandidato o candidato.

Cuando incluían algunos nombres, que no firmas, venían los reclamos y desmentidos.

Pues bien, hoy tenemos a un tal Gerardo Ferretis de León como “candidato no registrado” a diputado federal por el VII distrito, cabecera en Madero, y hace promociones “en línea” para que la ciudadanía vote por él en el espacio exclusivo que traerán las boletas.

Se sabe que es originario de El Mante, estudió ingeniería Civil en Tampico, en la UAT, pero vive  en Monterrey.

Vil exhibicionismo. En 2018 fue candidato a la Presidencia de México por la misma vía, y no alcanzó a mover la aguja de las votaciones.

La estadística sumó 32 mil por los no registrados a nivel nacional, sin concederlos a nadie.

Como dato de referencia, hay que decir que en el mismo proceso federal para las diputaciones federales, en Tamaulipas, 531 ciudadanos votaron por ellos.

Sumaron muchos más los nulos, 34 mil 667 en nuestra entidad, que pudieron haber hecho ganar a cualquier suspirante.

De todas maneras, personajes como este son los que le dan “sabor” a los procesos electorales, de por sí fríos en los últimos años.

En Victoria tenemos a otro personaje de la pintoresca política llamado Rogelio Sánchez Hinojosa, alias El Roger, que solicita a sus coterráneos votar por él como “no registrado” por la presidencia del pueblo. Quiere tumbar a Lalo Gattas y Pilar Gómez.

Tiene su historia. Participó por la libre en este 2021 pero no alcanzó las firmas necesarias que le dieran registro.

Debe ser una de sus aficiones más caras porque  en 2016 jugó por la sin partido para la misma chamba, pero no colocó ni a un regidor plurinominal.

El archivo periodístico nos dice que en diciembre de ese mismo año recibió el nombramiento de Jefe de Prensa del Movimiento Nacional por la Esperanza que, en Tamaulipas, regentea el galeno Faustino López Vargas, uno más que da comicidad a la política. Hasta se dice “compañero de banca” de López Obrador.

Al arrancar las campañas, Don Roger invita a los capitalinos, vía Intenet, a que le den su voto porque Victoria necesita un presidente municipal que “cambie todo el aparato de personal” para meter un nuevo motor, más humano y reforzado por la sociedad.

Y participa como candidato –misma vía- al distrito 15 de la antigua Villa de Aguayo, el licenciado en Relaciones Públicas José Isabel Guzmán Pérez. Va a competir contra Arturo Soto Alemán, del PAN, y el tristemente célebre Gustavo Cárdenas Gutiérrez, de Movimiento Ciudadano.

“Ya basta de seguir una rutina que ha prevalecido siempre por los candidatos, dando una camiseta o un vaso y con eso buscan el voto”, dice en su promocional. Tiene razón, el voto debe razonarse y no “venderse”.

Si cambiamos de tema, el otrora famoso “yerno de oro” de los tiempos del Gobernador Américo Villarreal Guerra, Mario de Jesús Leal Rodríguez, fue dado de baja del equipo de la administración de los vientos del cambio.

Tampiqueño de origen, citó a la prensa para anunciar que lo “desincorporaron” del equipo de Cabeza de Vaca sin avisarle. No renunció ni lo despidieron como jefe máximo del Colegio de Bachilleres. Le mandaron a un sustituto a que ocupara la oficina.

Recordó a los periodistas que fue el 22 de marzo de 2016 cuando se reunió con ellos para anunciar que dejaba el PRI para trabajar por el proyecto cabecista, que al final ganó y no le ha ido mal. Lo hicieron subsecretario de Educación y luego Director del COBAT.

Calificó como “chismes” en Palacio de Gobierno, eso de que lo vieron en la Cámara de Senadores con su ex cuñado Américo Villarreal Anaya. Estaba casado con Mónica Zacil que va como regidora en la planilla morenista de Olga Sosa Ruiz, por Tampico.

Asegura que se van sin rencores. Sin embargo lo dijo en un tono que hace sospechar que pronto estará colaborando con alguien de oposición al PAN y el Gobernador Cabeza de Vaca.

La afición por la política no es una gripa que se quita en tres días. Mario es de los que no saben estar quietos. Ya fue diputado local, gerente de la Comapa en la zona sur y funcionario de otros niveles.

No lo dijo, que conste, pero es seguro que, si lo desocuparon sin avisarle (cuando llegó a su oficina este lunes encontró a otro en su silla), si hay sed de venganza, pronto comenzará actuar ¿a dónde se puede ir?. No al PRI.

Va de partido en partido generando traiciones.

Otra noticia del miércoles fue la incorporación de Reyna Garza Hinojosa a la campaña de los priístas Enrique Cárdenas del Avellano y Alejandro Montoya Lozano.

Renunció a la primera regiduría en la planilla de Marggid Rodríguez Avendaño, donde prácticamente tenía asegurado su ingreso a la nómina.

Derechos Reservados © La Capital 2021