Elecciones: El mismo hartazgo social de 2016

OPINIÓN PÚBLICA / Felipe Martínez Chávez

2021-05-05

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Dentro de un mes, 30 días, serán las elecciones. Por partido ¿cuáles son las perspectivas de triunfo?. Los pronósticos no son  favorables para el PAN, en lo federal. En lo local, según el éxito “mapachismo”.

Una encuesta publicada este miércoles por el cotidiano nacional El Financiero, dice que la intención del voto federal para Morena es del 40 por ciento, seguido por el PRI con el 20. Más abajo coloca al PAN con 19 puntos.

No es el primer análisis que da esos resultados, e incluso son parecidos a la votación del 2018 que favoreció a Don Peje.

Por circunscripción, en la Segunda, a la que pertenece Tamaulipas, la votación sería del 31 por ciento para los pejes, 24 PAN y 19 para el PRI.

Ya por alianzas, sumadas, haciendo caso a la publicación, las bancadas tendrían mas o menos mitad y mitad de escaños, para dar a Morena un control asociado de la Cámara.

En 2018 López Obrador ganó en 31 entidades federativas, menos en Tamaulipas, aunque para su partido fueron seis de las nueve diputaciones.

Adentrados en el proceso estatal, vemos condiciones parecidas a las registradas en 2016: Una sociedad harta del partido en el poder (entonces priísta), y un gobierno utilizando todo tipo de recursos oficiales para no soltarlo.

El priísmo estaba dentro de la barra y de borrachos los azules. Los primeros con la boca cerrada y los segundos con la crítica abierta para romper madres.

Muy parecidos los mecanismos de control de ambos partidos, solo que los azules utilizan más rudeza para sus detractores o aquellos que tengan intención de abandonar la causa: Procesos penales.

A esas condiciones de partido de estado, cada quien en su tiempo PRI-PAN, hoy se agrega un factor novedoso: El desafuero.

Al desgaste ordinario del PAN-gobierno y que sus candidatos no pueden enderezar críticas a la administración, a la que pertenecen, hay que sumar los efectos demoledores de la declaratoria de procedencia en contra del Gobernador.

Uno más: Si la Fiscalía General de la República se apura y logra conseguir orden de aprehensión, antes de las elecciones, será la tumba del partido. Solo puede salvarlo, si queda intacta, la maquinaria oficial para doblegar a los electores por las buenas o las malas.

Es la misma situación del 2016, solo que con partido diferente en el poder. Si acude mucha gente a votar, perderá todo Acción Nacional. Si va poca ganará porque son  sus votos cautivos, los diez “amigos” que obligan a llevar a los empleados, el control de programas sociales y la “operación almuerzo” del día de las elecciones.

Así perdió el PRI de Egidio Torre Cantú, a pesar de la operación política dirigida desde la Secretaría General de Gobierno.

Son métodos brillantes que idearon los tricolores y perfeccionaron y aumentaron los panistas. Es la misma “dictadura perfecta” de Ricardo Gamundi, Ernesto Guajardo Maldonado, José Cruz Contreras y los mapaches del origen tricolor en territorio de las Tamaholipas.

La maquinaria siempre bien “enaceitada” para no registrar fallas, afinada la orquesta para no desentonar y la Auditoría Superior lista en la otra esquina para “lo que se ofrezca”.

El Rey ha muerto, viva el Rey. Se va uno y viene otro. La misma historia de desgaste y aniquilación, con la diferencia que unos se acabaron su capital político en 80 años y los otros en cinco.

Mientras tanto las campañas siguen. Hace seis años el operativo lo dirigía Herminio Garza Palacios, ahora el hombre de Xicoténcatl, operador nato que no tomó doctorados en marketing pero es efectivo.

Pronóstico: Si salen muchos (ciudadanos) a votar, no pocos municipios tendrán la oportunidad de “estrenar” partido y, por primera vez, el control del Congreso estaría en manos de los chairos.

Este es el escenario que hemos construido con las reacciones de los ciudadanos prominentes y comunes. No se nota mucho pero el respetable tiene memoria, y no se espera la afluencia de votantes del 30 por ciento que se dio en el 2019 por el Congreso del Estado. Ahora están en juego las presidencias donde hay mucho que “roer”.

Variando un poco, vaya que en Soto la Marina ha levantado la campaña del cachorro Antonio Medina Jaso, candidato de Morena-PT a la alcaldía, en sustitución de su padre Habiel que fue apresado luego de registrarse como aspirante.

Promete cambios sustanciales en el sistema de gobernar un municipio. Ya no más “dedazos” en la designación de delegados, dice. Se nombrarán por elección en cada comunidad.

Algo que le jala votos no solo entre la juventud sino de padres y familiares: Abrirá sendas casas del estudiante, mujeres y varones, para aquellos que estudian y busquen estudiar en ciudad Victoria.

Es muy joven. Médico de profesión, deberá tener 24 años y se compromete a hacer un gobierno de realidades y “no de ocurrencias”.

En Victoria capital, el candidato del PRI a la diputación por el V distrito, Enrique Cárdenas del Avellano, hizo campaña por la colonia Nuevo Santander.

Por su parte el moreno Eduardo Gattas Báez, desmintió que lo esté financiando el borrachales Xico González Uresti. Y debe tener razón porque el ex alcalde es tan codo que aprieta un peso hasta que el aguilita hace su “popó”.

Jueves de sesión ordinaria del Congreso del Estado. Hay que decirle a los acelerados, que no es para nombrar Gobernador Interino o Sustituto. 

Derechos Reservados © La Capital 2021