Emoción política

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2021-05-07

Melitón Guevara Castillo

La emoción existe. De eso no hay, o no tengo, la menor duda. Tengo, sin embargo, una duda: existe en la política, o tiene que ser vista como una pasión. La duda nace porque en términos de comunicación interpersonal hay manuales, reglas y hasta protocolos que dirigen el comportamiento, de tal manera que, a final de cuentas, se tiene que admitir que se ejerce una manipulación: dominar, pues, la voluntad de otro.

La duda nace de una realidad: lo que está sucediendo, día tras día, con el proceso electoral. En la capital tamaulipeca hay candidatos hasta para aventar para arriba; solamente para la Presidencia Municipal capitalina hay 11. Y, por otra parte, en algunos lugares se han desarrollado eventos que dejan mucho que pensar sobre la ecuanimidad, la prudencia o la razón entre unos y otros. En lo personal, estoy convencido, las campañas ya no son como antes.

VISION DE CANDIDATOS.

Confieso, de entrada, que mi visión aun no anda al 100, por eso no estoy leyendo textos impresos ni digitales, pero eso si, escucho noticias y me entero de las campañas por los noticieros de la televisión y de la radio. Por ejemplo, he escuchado las distintas entrevistas en las que han participado candidatos a diputados (federal y local) como a la presidencia municipal. Y, la verdad, los escucho y me pregunto: dirán la verdad o están maquillando eventos y acontecimientos.

Todos, sin excepción, han indicado que ven, que sienten, una emoción extraordinaria de la gente; que en sus recorridos la gente sale a saludarnos y, bueno, los comentarios dependen del partido en el poder. Por ejemplo, los que anhelan tener el poder, hacen notar que les platican, les dan datos, de lo mal que gobiernas los actuales, que les indican la necesidad del cambio. Si es, del PAN, caso Pilar Gómez, enfatiza el trabajo y los resultados que entrego en el tiempo que lleva como alcaldesa (hoy en campaña).

ESTRATEGIA Y LOGISTICA.

La lucha político-electoral se da en el territorio, ahí es donde hay que buscar, encontrar y convencer al votante. Muchos hablan, sentencian, de la efectividad de las redes sociales; pero, precisamente, hay que ubicar los núcleos de los votantes; sin son de los grupos vulnerables y si, por decir, tienen acceso a esas redes. En territorio es donde se entregan las despensas: lo hace el gobierno estatal, el federal entrega apoyos económicos a unos y otros… pero falta, eso si, el contacto directo.

La campaña político-electoral en una de sus fases es que el candidato se acerque con la gente. Ahí lo importarte es la estructura de base. Y en este caso, quiero comentar que hace días en la colonia Emiliano Zapata un carro con sonido recorrió sus calles, informando que estuvieran pendientes porque ahí andaría el candidato del PRI; minutos después, una vecina, hizo lo mismo, paso casa por casa para indicar que en esa mañana tendrían la visita del candidato de MORENA. La diferencia es enorme y el día 6 de julio se notara.

METODO DE PERSUACION.

Un domingo escuche la entrevista que les hicieron a dos candidatos a la Presidencia Municipal. Fueron, eso sí, equitativos, a cada uno le dieron 30 minutos al aire. Participo primero Pilar Gómez, Al término del programa me quedo un sabor amargo en la boca; en ambos casos, cada candidato no aprovecho el tiempo, la oportunidad, para hacer propuestas concluyentes. Cada uno, contesto las preguntas del conductor, pero sus respuestas no fueron dirigidas a convencer al electorado.

Pilar Gómez, por ejemplo, su mejor carta de presentación es el trabajo y los resultados, digamos parciales, que entrego a los victorenses en tiempo que fungió como Presidenta suplente. Le hicieron notar la problemática que se vive y su magnitud. Presumió el apoyo del gobierno estatal. Por su parte Lalo Gattas categórico apunto que este cambio ya nadie lo detiene; y aprovecho para decir a servidores públicos panistas que no obliguen a votar sus empleados, que el fraude electoral se castiga con cárcel y es delito grave.

PELEA POLITICA.

En las redes sociales es muy frecuente en las campañas electorales que se recuerde, o se aconseje, no perder una amistad por los candidatos; a ellos, a los políticos, los pleitos son cosas normales, se pelean y se vuelven a juntar, por eso hasta se cambian de partido político. Y es que, hace días, en las redes sociales se difundió un video de cómo, en Güemez, los simpatizantes de dos candidato se trenzaron a golpes, de las palabras pasaron a los golpes.

Derechos Reservados © La Capital 2021