Vallarta aún llora al gran periodista Reyes Brambila

DIMENSIÓN POLÍTICA / Ezequiel Parra Altamirano

2021-06-09

Ezequiel Parra Altamirano

 

  •  Amigos y colaboradores dejan testimonios sublimes 
  •  Hablan Rafael Camacho y Eduardo Franco Quiroz 
  • Igual sus hermanos Ma. José Zorrilla y Luis Angarita  
  • “Yo estaba en Durango, le hablé y me dijo: véngase” 
  • En 43 años no solamente triunfó, sino dejó un legado 

 

TEPIC, NAYARIT.- COMO DE DON Luis Reyes Brambila tenemos mucho que decir, opinar, resaltar y reconocer, lo mismo hacen sus amigos y ex colaboradores como Rafael Camacho, un publicista que si bien se formó como tal en el estado de Durango, cuando le dio por cambiar de aires no dudó en buscar un lugar de belleza natural como es Puerto Vallarta, Jalisco, que junto con Bahía de Banderas, Nayarit, comparten una de las cinco bahías más hermosas del mundo.   

A Rafa Camacho lo conocimos cuando nos tocó en suerte dirigir el periódico “Nayarit Opina” en los albores de este milenio, a quien preguntamos cuando formaba parte de los centenares de personas que acudimos hace un mes al más grande de los salones del Hotel Krystal Vallarta para velar los restos del hombre que fue fundamental en su vida profesional:   

Fuiste una persona muy cercana a Don Luis Reyes, ¿qué representa para ti su desaparición física del escenario de Bahía de Banderas? 

“Bueno, solo tengo 23 años de conocerlo. Para mi representa mucho porque él fue el que me trajo a vivir aquí, a trabajar acá. Fue quien que me abrió las puertas.” 

¿De dónde venías? 

“De un periódico de Durango. Alguien me recomendó con él. Establecí contacto y después de unos minutos de intercambio de información, sin más trámite me dijo: ‘véngase’, y después de dos meses de la entrevista ya estaba trabajando aquí. Ahora en marzo cumplí 23 años en Puerto Vallarta trabajando con él.” 

Para responder a la pregunta, nuestro amigo Rafa nos dijo que “para mí representa una gran pérdida porque no hay quien llene ese hueco, tendría que ser una asociación o agrupación de personajes para que puedan seguir con su legado. Deja una vara muy alta, sin embargo más que una tristeza profunda por su partida física debemos de valorar lo que dejó, su legado es muy amplio: primero el periódico Vallarta Opina, luego Nayarit Opina y Riviera Nayarit tienen una sinergia entre los tres porque él supo mover muy bien las piezas de ajedrez para que esto siga en marcha ya sin él.” 

 

“SE LE EXTRAÑA MUCHO” 

Rafa Camacho, quien se ha ganado un espacio de amistad y respeto entre sus compañeros publicistas, añade que “por supuesto como patrón se le extraña, como jefe se le extraña, como amigo se le extraña mucho y en lo personal hay un cariño muy especial porque como lo he comentado, cuando yo llegué aquí tenía mucha juventud, algo de dinero, muchas ganas de a hacer las cosas y me andaba medio desquiciando, pero él con unos jalones de orejas y un par de consejos me ubicó en la realidad. Si no fuera por él yo no estuviera aquí.”  

 

EDUARDO FRANCO QUIROZ: 

“FUE UNA HONRA SU AMISTAD” 

Un personaje que no podía faltar entre los muchos amigos de Don Luis Reyes Brambila es Eduardo Franco Quiroz, un abogado que hace ya cerca de una década se estableció en Puerto Vallarta y que apenas hace dos años acaba de recibir su acreditación como Corredor Público. También a él preguntamos: 

Tú conociste a Don Luis Reyes Brambila desde antes de que te instalaras aquí en la región con tu bufete de abogado, pero ahora ya como Corredor Público y que has ampliado el horizonte de tus amistades, ¿qué representa para ti Don Luis Reyes Brambila? 

“Para mí fue una honra su amistad, me honró con su amistad. Fue un hombre del que siempre prevalecerá su recuerdo como alguien muy brillante, muy simpático, un caballero, un extraordinario amigo, siempre con mucha vocación de servicio. Para mí queda claro que Don Luis fue un pilar invaluable para el desarrollo de toda esta región y siempre lo recordaremos, estará presente con nosotros porque vivimos el día a día con su legado, con su periódico Vallarta Opina aquí en Puerto Vallarta y con Nayarit Opina en Nayarit, que consideramos algo indispensable en el quehacer diario.  Indiscutiblemente el hombre vale por su obra y yo estoy consciente de la obra de Luis que siempre prevalecerá.” 

¿Cómo vas con tus actividades como corredor público? 

Muy contento. En esta zona hay mucho desarrollo, un desarrollo en el que vemos cada vez más la necesidad de que el ejercicio de la correduría pública se aplique para poder auxiliar al desarrollo que existe aquí en la región; las funciones de perito evaluador, de fedatario público, de abogado podactivista, en fin, todo lo que brinda el ejercicio de la correduría pública consideramos que es muy importante ponerla al servicio de esta zona conurbada, es muy urgente y pujante su desarrollo y que realmente pueden auxiliarse los corredores y sobre todo que se conozcan más de este ejercicio. Considero que por la pandemia, el año pasado ha sido de los peores que hemos tenidos todos, sin embargo este año hemos tenido un movimiento bastante alegre, podría yo decir.” 

 

MARIA JOSE ZORRILLA, 

DESDE 1984 FUERON AMIGOS 

Hija de un laureado historiador del estado de Tamaulipas, licenciado Juan Fidel Zorrilla, que desde el año de 1983 se estableció en Puerto Vallarta y que además de un hotel maneja una interesante carrera de relaciones públicas y promotora cultural, además de escribir cada semana una colaboración en ambos periódicos a través de la cual da muestras de su inteligencia, visión y cultura, María José Zorrilla no podía faltar en la despedida de su gran amigo Don Luis Reyes Brambila. 

Para ella la ausencia del laureado periodista jalisciense, a quien hacía apenas un año se le había entregado el Premio Nacional de Periodismo por parte de una de las más acreditadas agrupaciones de periodistas del país, “es una pérdida irreparable para la comunidad vallartense porque no habrá un hombre como don Luis Reyes Brambila.”  

Explicó que su amigo “tenía una capacidad de desenvolverse en distintas áreas como la política, empresarial, cultural, social, deportiva y evidentemente, la periodística. Tenía nexos en todos los ámbitos a nivel nacional, estatal y local, era una cosa muy representativa.  

“Cuando se estableció aquí se organizó una cena muy exclusiva con 100 o 200 gentes que impulsan a Puerto Vallarta y en general a todo lo que representa la Bahía de Banderas, y Don Luis Reyes estuvo invitado en esa cena, eso y otras acciones hablan de una persona que tenía una trascendencia mucho más allá de lo local y regional. Los gobernadores de Jalisco venían, al igual que otros mandatarios y se reunían a conversar con él. Tenía nexos con una gran amplitud de personajes del ámbito cultural, social, político; todos los conferenciantes que trajo, personajes de gran nivel cuando trajo a Sepúlveda, Morín, Silva Hersog y tantos otros personajes de la política de aquel entonces, en fin, se desenvolvía entre todos los ámbitos, era un excelente conversador y entre otras muchas cualidades y gustos, jugaba tenis.” 

 

“NOS QUERÍAMOS MUCHO”  

Ataviada como todas las damas presentes con el riguroso pero elegante luto, María José Zorrilla explicó que “nos queríamos mucho porque a mí me tocó convivir en muchos eventos con Luis. En casi todos los ámbitos laborales, en lo social y turístico. Yo llegué a Vallarta en el año 83 y a Don Luis lo conocí un año después de que yo llegué, incluso estuve trabajando en el Vallarta Opina en el 92 de tiempo completo, cuando él impulsó una iniciativa del periódico que se llamaba Índice, una publicación semanal que gustó mucho y me invitó a participar. Claro que yo me sentía muy privilegiada, tengo una serie de recuerdos con él que sería prolijo enumerar.”  

 

LUIS ANGARITA 

Uno más de los muchos amigos de Don Luis Reyes Brambila es el conocido hotelero Luis Angarita, Director General del Hotel Velas, quien nos dijo en torno a su partida: 

“En lo personal se me fue un hermano, en lo profesional y para Vallarta un gran amigo, un líder que no lo vamos a volver a recuperar ni porque lloremos, ni porque nos hinquemos y aunque gritemos. Lo que debemos hacer es darle gracias a Dios que nos permitió conocerlo porque fue un hombre muy bueno, muy prospectivo, un líder único en Puerto Vallarta y hoy tenemos que enfrentar esta situación con humildad y con un sentimiento de plena solidaridad con su familia para que sigan siendo fuertes y puedan conservar el legado que por tanto luchó mi hermano Luis por más de 43 años. 

“Hace 32 años que llegué a Vallarta y tuve la buena ventura de conocerlo. Desde el primer día fuimos muy amigos. Por supuesto que jamás lo olvidaremos.” 

Por hoy es todo y mañana será otro día. 

¡CONSUMATUM EST!  

¿Alguna opinión? Escríbame: 

ezpa70@yahoo.com.mx 

Derechos Reservados © La Capital 2021