Corcholatas tamaulipecas

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2021-07-13

Melitón Guevara Castillo

La política mexicana es rica en su vocabulario, nacen nuevas palabras o son las mismas, pero con una connotación política, que tiende a explicar algunas situaciones. Por ejemplo, antes se hablaba del tapado y del fiel de la balanza, que decidía quien era el destapado. En días recientes el Presidente Andrés Manuel López Obrador hizo su aportación a la Academia Mexicana de la Lengua, con una nueva connotación a dos palabras: corcholata y destapador.

El Presidente AMLO, tempranamente, abrió el proceso de sucesión presidencial, con todo y que algunos piensan que su obsesión es reelegirse. Dio nombres y excluyo a otros, dijo que eran especie de corcholatas y que él era el destapador… los presidenciales para el 2021 son las corcholatas y, los más fuertes, son sin duda Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard. Los otros, son rellenos.

OLVIDARON AL DESTAPADOR.

El próximo año habrá elecciones en Tamaulipas y, por lo que se ve, quienes tienen servicio de vocación y están dispuestos a sacrificarse por los tamaulipecos olvidaron el principio autoritario de quien decide, del fiel de la balanza, olvidaron que hay, en el caso de MORENA, un destapador   y ya se destaparon. Abiertamente ya lo hicieron: Américo Villarreal Anaya, el senador; Héctor Garza, el burócrata con Tatiana; Rodolfo González Valderrama, que se asume como amigo del destapador; Erasmo González, el tampiqueño y diputado federal.

Mención especial es la de Felipe Garza Narváez que, solo, se entiende que sin chamba, sin padrino, se aventó al ruedo y se asume como la “Esperanza de Tamaulipas”. Por el contexto y las circunstancias hay otros que se pueden anotar: Adrián Oseguera como Mario Alberto López, La Borrega, que son respectivamente Presidente Municipal de Madero como de Matamoros. Y si es mujer, parece mentira, pero algunos incluyen a Maki Ortiz como a Carmen Lilia.

CORCHOLATAS TAMAULIPECAS.

Quiérase o no, aunque no los destapo el Presidente, los mencionados en MORENA como precandidatos son corcholatas, porque al final será la encuesta, esa que pocos conocen su metodología, pero que es la que determina el candidato. Dijo AMLO, yo soy el destapador de las corcholatas, pero será el pueblo el que decida. Y en eso están, moviéndose por la entidad, cuando menos Héctor Garza y Rodolfo González.

AMLO tiene predilección por las mujeres como candidatas. Y en este caso, en Tamaulipas, a la vista solo aparece Carmen Lilia Canturosas y, para otros, hay que anotar a Maki Ortiz. Por otra parte, se sabe y se conoce, con el caso de Guerrero, que cuando se atraviesa por un hombre, un amigo o socio, nada lo detiene y no le importa sacrificar a alguien del gabinete con tal de que se cumpla su deseo o voluntad.

¿Cuál corcholata sería su preferida en Tamaulipas? Por su cercanía, solo hay dos: Héctor Garza y Rodolfo González; el primero, recuérdese, fue quien se la rifo por MORENA en la elección anterior y saco 30 mil votos; el segundo, fue su operador en la zona sur en la elección presidencial; y en más de una ocasión, en mítines, lo presento como un tamaulipeco distinguido, comprometido con su causa. Los otros pueden presumir que lo han saludado en más de una ocasión; en el caso de Américo Villarreal puede presumir que fue amigo de su papa, el exgobernador.

DECIDEN LOS QUE MANDAN.

En una ocasión le pregunte a Felipe Garza Narváez, ¿Por qué no te animas a ser candidato? Su respuesta fue: no he recibido señal alguna de los que mandan, los que deciden. En el caso nacional AMLO ya dio luz verde a unos para que se mueven y puedan salir en la foto: cuál es la situación en Tamaulipas. Lo seguro es que, lo dijo Erasmo, para noviembre o diciembre ya habrá candidato. Lo que significa que, de aquí allá, tienen que moverse para salir en la encuesta… si no lo hacen, ya se los llevo la tiznada.

Derechos Reservados © La Capital 2021