Los enemigos

OPINIÓN DESDE EL HOGAR / María-Eugenia Espriu

2021-07-19

 María-Eugenia Espriu

“…Créame, es una tarea ardua. Para llegar a ese estado en el cual se ve al enemigo fuera del conflicto que tenemos con él, se requiere mucha paciencia, perseverancia, entereza, ecuanimidad, nobleza, y sobre todo, verdaderas ganas de salir del problema y terminar con ese incómodo desasosiego, que le provoca tanto malestar, zozobra, y desvelos…”

-SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE-

RETOMAMOS el hilo de nuestro análisis sobre las relaciones no tan agradables con quienes por una razón u otra --y a veces sin ella--, nos hacen la vida de cuadritos. Aunque para acabar con el problema ayudaría grandemente la siguiente estrategia: no se trata de invitar a su adversario a un día de campo familiar, o llevarle un pastel con decoración especial, el trabajo es suyo, y es interno. Así que la tarea es, simple y sencillamente, desprenderse de la imagen que se tiene de aquella insoportable persona. Soltarla. Es decir, ver a su contrario también fuera del ring. El desconectarnos del conflicto trae más beneficios que perjuicios; y en verdad, cambiar de actitud no debería ser subestimado.

Visualice a su rival contento, en un momento muy agradable, feliz, intercambiando alegría y amor con sus seres queridos. Nada sencillo ¿eh? Ahora bien, esto también le permitirá, a usted, ver las debilidades del contrario y sus carencias personales; hasta puede suceder que encuentre la razón por la cual él lo agrede cada vez que lo ve. 

 

MUCHA PACIENCIA

Créame, es una tarea ardua. Para llegar a ese estado en el cual se ve al enemigo fuera del conflicto que tenemos con él, se requiere mucha paciencia, perseverancia, entereza, ecuanimidad, nobleza, y sobre todo, verdaderas ganas de salir del problema y terminar con ese incómodo desasosiego, que le provoca tanto malestar, zozobra, y desvelos.

Una de las cosas más terribles en estos ejercicios, es darse cuenta de lo que se ha abonado a esa batalla. Nos sorprenderemos y avergonzaremos al descubrir lo que hemos agregado al combate, sólo para ver a la otra parte vulnerable. Será entonces, en ese preciso momento, cuando nos percatemos de la dimensión de nuestra aportación. Esto nos servirá para cambiar nuestra actitud o al menos dejar de culpar de todo al otro. (6)

 

OTRAS TÉCNICAS 

Mr-Vector7 (7) explica, que una herramienta importante para vencer a ese enemigo es meditar en todo lo que está sucediendo. Escucharemos una voz interna que nos dirá: no te desquites con tu hija, no tires ese plato que vas a asustar a todos, no actúes enojado ni mandes ese email porque te arrepentirás. 

Otra recomendación: La siguiente frase me ha servido mucho en mi vida. “Todo lo que el otro haga o diga poco o nada tiene que ver conmigo”. Desconocemos las problemáticas que está viviendo nuestra contraparte, sus dramas, infancia, juventud, tragedias, odiseas, traumas, los reveses que ha tenido en la vida y que lo han convertido en la persona que es. Veámoslo con compasión y comprensión, mas no con ánimo de desagravio, desquite, represalia o burla. 

 

OTRA RECOMENDACIÓN

Si por cualquier circunstancia, a usted no le es posible seguir estas recomendaciones o no se considera capaz de llevar a cabo las sugerencias arriba mencionadas, y aquella persona sigue molestándolo, entonces, apártese, sepárese, aléjese, retírese. No se exponga a nuevos malos tratos. No se relacione con él (o ella), porque le causaría mayores problemas y perjuicio. Trátelo de lejos. No pacte ni tenga acuerdo con él, no converja, no negocie, no se comunique,  no le confiese sus cosas, no se familiarice, no se mezcle con él, no entable conversación, porque pueden usar su buena actitud y nobleza en su contra a futuro. 

Tampoco sea hostil, no discuta, no sea brusco, esquívelo, muéstrese desinteresado. No responda a las provocaciones. Y menos se rebaje diciendo malas palabras y lanzando  improperios. Muestre respeto a él y a usted mismo (8).  

 

MEJOR GUARDAR SILENCIO

Cuando se encuentre en el mismo espacio, no lo provoque; si no tiene nada bueno que decir, recuerde que es mejor guardar silencio. Use su inteligencia y buen humor, intentando aligerar la atmósfera; esa actitud, le ayudará mucho para evitar más fricciones.

Y si usted sabe obrar con gallardía,   valor, seguridad y estilo, un cumplido o un comentario positivo puede decir mucho más de usted.

 

OCHO CONSEJOS 

 

1.- En el trabajo. Evite el miedo, tenga confianza en sí mismo, mantenga una actitud decente, respetuosa, positiva y firme. Esa conducta, le protegerá de ser una vez más víctima de personas groseras, maliciosas y dolosas.

 

2.- Usted puede usar el conflicto para crecer, fortalecerse y aprender, tanto en lo profesional como en lo personal y espiritual. 

 

3.- Aunque un amigo es aquel que nos tiende la mano, se alegra de nuestros éxitos, y nos enseña muchas cosas,  también podemos aprender que fue esa enemistad la que nos impulsó cada día a superarnos y esforzarnos para no ser como él.

 

4.- Busque y encuentre cosas en común. Habrá situaciones en las cuales no pueda evitar toparse con alguien que discrepa de usted; especialmente si tiene amigos mutuos, así que intente encontrar un tema neutral del que puedan hablar en conjunto, si la ocasión lo amerita.

 

5.- No propicie peleas ni discusiones. Si su  desigual está haciendo comentarios, burlas, bromas o le pone en un predicamento, retírese o ignórelo. Demuéstrele que usted no se presta a ese tipo de diálogos ni le interesa amplificar la rivalidad. 

 

6.- Cuando las discusiones y desacuerdos comiencen a subir de tono, y Ud. se sienta incómodo y ansioso, ¡cuidado con eso! Respire profundo y lento. No se deje envolver en ese laberinto. No se involucre.

 

7.- Lo que importa, dentro del mundo de las relaciones intrapersonales, es buscar una manera de lograr una sana convivencia.

 

8.- No se preocupe por lo que los demás hacen o dejen de hacer, mejor enfoque su atención y energía a lograr todo lo que usted se proponga.

 

¿LE GUSTARÍA SENTIRSE 

CON PAZ EN SU CORAZÓN?

Ahora bien, si a usted le gustaría sentirse con paz en su corazón, entonces lea estos versículos:

El Apóstol Mateo en el cap. 5:38 escribió: Ama a tus enemigos, bendice a los que te maldicen, has el bien a los que te aborrecen, perdona a los que te hieren y hora por los que te ultrajan y persiguen. Decida perdonar y liberarse de esos sentimientos y pensamientos que tanto lo han venido atormentando. Eso le dará paz y podrá seguir viviendo liberado de ese infierno interno.

¿Qué significa amar al enemigo y bendecir al que nos maldice? Significa amar a los que no nos aman, esos a quienes no les caemos bien. Ellos no hablan ni piensan como nosotros, e incluso no nos quieren. Este tipo de personajes, los encontramos en nuestra familia, amigos, en el trabajo, entre vecinos, en la política, en otros grupos y lugares. 

¿Qué significa ama a tus enemigos? En Proverbios 24:17 se nos dice que no debemos regodearnos cuando nuestro enemigo cae. 

En Proverbios 25:21 se nos dice que alimentemos a nuestro enemigo cuando tenga hambre. Pero la flagrante instrucción de amar a nuestros enemigos vino de Jesús en su sermón del monte.

¿Qué dijo Jesús de nuestros enemigos? Según el Evangelio de Lucas, Jesús de Nazaret excusó a sus enemigos durante su crucifixión: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».

 

(1) https://www.salud180.com/salud-dia-dia/5-tips-para-tratar-tus-enemigos#imagen-2

(2) Robert Thurman y Sharon Salzberg, autores del libro ‘Love Your Enemies’

(3) Vonne Lara, en su última actualización, 11 de marzo de 2021 lo escribió en Gemini-create-Shutterstock

(4) Proverbios 24:17

(5) Mateo 5:38, 5:43 y Lucas 6:27-28

(6) Libro: Padre rico, Padre pobre de Robert Kiyosaki y Sharon L. Lechter

(7) Shutterstock. Businessman Excercising Brain Stock Vector

(8) Psicología-online.com

Derechos Reservados © La Capital 2021