La naturaleza del alacrán

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2021-07-21

Melitón Guevara Castillo

En ocasiones para explicar el comportamiento o la actitud de alguien, su respuesta ante determinada escena, solo alcanzamos a decir: es la naturaleza humana. Y es a partir de ahí que intentamos darnos una respuesta a los distintos comportamientos que observamos en alguien, un familiar, un vecino, un amigo. Claro, y nos sobran adjetivos calificativos para identificarlo: bueno, malo, egoísta, solidario, ecuánime, de mecha corta, entre otros.

Identificamos, ejemplo, en la sociedad mexicana cierto tipo de estereotipos o comportamientos: ¿todos somos corruptos? ¿Por qué no todos somos buenos? Nos etiquetan, por ejemplo, como individualistas y nada solidarios con nuestros semejantes. Así nos vio, por decir, Alan Riding en su libro: Vecinos distantes, un retrato de los mexicanos… Y hoy leyendo las noticias me acorde de la ranita y el escorpión.

EL ESCORPION Y LA RANA.

De niño, u adolescente más bien, leí una fábula que se atribuye a Esopo. Las fabulas tienen una función: explicar o dejar una enseñanza. Y eso es lo que hace la rana y el escorpión. La situación es específica, un escorpión desea cruzar un rio y le pide a una rana que la cargue para hacerlo. ¿Cómo se que no me picaras? Le cuestiono y el escorpión le responde: porque haría que ambos nos ahogáramos. Así que, sin más, acepto; pero a mitad del rio el escorpión pico a la rana. ‘¿Por qué pregunto?, los dos vamos a morir: “Es mi naturaleza”.

Me acorde de la fábula en la mañana mientras escuchaba noticias y hacia lectura de algunas notas periodísticas y columnas políticas, destacado la que se refiere al Partido Verde que recibe una multa grande, cuantiosa, porque se brincó las trancas en el pasado proceso electoral. Le valió un comino la regla de no hacer campaña en el periodo previo al día de la elección.

BRINCARSE LAS TRANCAS.

La historia política de México indica que los partidos políticos, sus candidatos y lideres, en la medida que pueden se brincan las trancas; hacen caso omiso a las disposiciones de la ley, precisamente porque su aplicación es muy laxa. Paso aquí, en Tamaulipas, un gobernador participo en un mitin político, hubo reclamos y acusaciones y la autoridad electoral sentencio: sus palabras no determinaron el resultado electoral y, con esa justificación, no lo sancionaron.

Y en el caso del Partido Verde, de nueva cuenta, mostro su naturaleza corrupta, de violar las leyes. Resulta que en la veda electoral 95 influencer de las redes sociales recibieron un pago para que intentaran influir en el voto ciudadano. Se gastaron, según el INE, 20 millones de pesos, de ahí que la multa, por tanto, será de 40 millones, el 200% de lo invertido para violar la ley. Y en otra elección, lo recuerdan, el Verde recurrió a futbolistas y directores técnicos. Para ellos, la ley no es para cumplirla, es para violarla.

LA CORRPCION SOMOS TODOS.

No es gratuito que Andrés Manuel López Obrador haya establecido como su acción de campaña combatir la corrupción. Los gobiernos priistas, y otro tanto los panistas, nos endilgaron la cultura de la corrupción de tal suerte que al permear a todos los sectores se ve como algo natural. Por eso hay corrupción en oficinas públicas y, lo más lamentable, es que esa actitud o práctica, de no hacer las cosas bien, se arraigan en la población.

Hace días, por ejemplo, converse con un joven que esta pronto a casarse. Primero su papa, quizá para justificarse que no me invita, me dijo: será familia, pocos, por la pandemia. Y le pregunto al joven: cuando será la boda civil… y su respuesta me sorprendió: no tienen fecha porque andan gestionando no hacerse los exámenes médicos… ¿Cómo si fuera un peligro?

CORRUPCION POLITICA.

En realidad la corrupción política es tan amplia que uno se pregunta: ¿la naturaleza de los políticos es la corrupción? El PRI perdió la Presidencia por corruptos, hasta tres veces, y no aprenden; igual están, no solo el Verde, también el PAN y hasta MORENA hacen trampas en los procesos electorales… ¿algún día la honestidad será la naturaleza de los mexicanos?

Derechos Reservados © La Capital 2021