Ahora o nunca…

POLVO DEL CAMINO / Max Avila

2021-07-29

Max Avila

No hay fecha que no se cumpla. Este domingo los mexicas tendremos oportunidad de votar para que por vez primera se enjuicie a ex presidentes. Motivos hay suficientes, solo falta que unos 37 millones digan que sí y ya está, de suceder lo contrario, la impunidad seguirá cabalgando a lo largo y ancho de la república. En este sentido la actitud de ciertas autoridades electorales es ambigua: por una parte aseguran otorgar todas las facilidades para que dicho ejercicio democrático se realice sin contratiempo, y por otra pareciera que caen en prácticas condenadas desde siempre, como esconder lugares a donde ha de acudir la ciudadanía. Al respecto se han multiplicado las quejas, pero como que el asunto sigue en las mismas, sobre todo en zonas populares. Y es lógico ya que ahí lo que predomina es llevar al banquillo de los acusados a los ladrones, depredadores y causantes directos del desastre nacional. Es obvio que entre menos voten los pobres, mejor para quienes protegen intereses neoliberales

Lo cierto es que Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto se encuentran bajo la mira de la justicia por delitos de tamaña gravedad que hacen imposible su inocencia. Ellos son los traidores que vendieron a México, acabaron con la industria nacional, regalaron el patrimonio de todos, entregaron los recursos naturales al capital internacional, se enriquecieron en forma brutal y lo hicieron con sus amigos, socios y familiares, practicaron la antidemocracia y empobrecieron a las dos terceras partes de la población. ¿Y todavía hay quiénes los defienden?.

Son los traidores que vendieron al país, digo, y las evidencias son contundentes. Sin embargo insisto en la dificultad para que penalmente respondan por sus culpas, y menos si el sistema de justicia adolece aun de vacíos, trampas y laberintos por los que fácilmente puede transitar la impunidad, además de la incapacidad de funcionarios que ya vemos, no están a la altura, ni de las circunstancias, ni de la responsabilidad encomendada. El mejor ejemplo es la Fiscalía General de la República y su titular Alejandro Gertz Manero, que dicho sea con  todo respeto, más que colaborar, entorpece las buenas intenciones de la 4T. (El caso de Emilio Lozoya es más que elocuente). Sea que en ocasiones sirve pa’ maldita la cosa.

Sea como fuere, hay que salir a votar este domingo, no solo pa´ rebasar los 37 millones que exige el INE para que la consulta sea válida, sino pa´ mostrar que estamos bien encabronados por lo que hicieron los gobiernos neoliberales. Por otra parte, ¿imagine que no se logre dicha cantidad?, el escándalo mediático que armarían los adversarios de AMLO, calificarían el hecho, por lo menos, como una derrota que marcaría la del próximo año cuando se trate de ratificarlo o expulsarlo del cargo.

                                   LIBERTAD POR JUSTICIA

Este jueves el Presidente de México prometió la pronta emisión de un decreto por el que podrían ser liberados cientos o quizá miles, que por diversas razones no debieran permanecer más en reclusión. Serían aquellos sin sentencia desde  hace más de diez años, también los mayores de setenta y cinco y los que teniendo 65 años padecen enfermedades crónicas. Todos bajo la condición de no haber cometido delitos graves. Se agrega el aspecto más importante pues se incluirá a las víctimas de tortura que por este motivo, se hayan declarado culpables siendo inocentes. En este sentido es fama del sistema judicial atentar contra la dignidad humana en el objetivo “de aclarar” hechos que salvaguarden intereses ajenos a la aplicación de la verdadera justicia. Y ni modo que sea invento. 

Hace poco se publicó en diversos medios, el caso de una persona en prisión desde hace más de veinte años tras haberse declarado “culpable” de asesinar a alguien que felizmente vive en los EU. La familia del inculpado clama su liberación, incluso manifestándose fuera del Palacio Nacional, sin embargo al parecer hasta ahora no lo ha logrado, pero seguramente hay otros muchos que torturados, finalmente aceptan culpas ajenas o inexistentes, como el señalado, por lo que el gobierno humanista de AMLO busca actuar en consecuencia.

Se trata también de proteger a los que no cuentan con recursos para contratar a quien los defienda y por lo tanto quedan en manos de “coyotes” y negociantes que venden la ley al mejor postor. Tal y como se presume, el anuncio de AMLO será inédito y parte del respeto a la existencia, además de significar un viraje al concepto tradicional y fascistoide de castigar el delito acudiendo a la metodología más cruel, incluso cuando no existen suficientes evidencias. ¿Cuántos ejemplos hay al respecto?. Sería cuestión de analizar las distintas etapas históricas para darnos cuenta de las variantes utilizadas por los gobernantes y sus órganos represivos. 

Usted dirá, en tratándose de política, que algunos ni siquiera se tomaron la molestia de encerrar a sus adversarios, simplemente los eliminaron. Tiene razón, echad un ojo desde Carranza que mandó asesinar a Zapata, u Obregón que hizo lo mismo con “El Varón de Cuatro Ciénegas”, hasta Díaz Ordaz que dicen, algo tuvo que ver en el “avionazo” en que muriera Carlos Madrazo; pasando por la masacre de Huitzilac Morelos, donde el principal sacrificado fuera el general Francisco Serrano, acreditada a Plutarco Elías Calles quien desapareciendo al ameritado militar,  preparaba el segundo arribo presidencial de Álvaro Obregón. ¿Y qué tal el todavía extraño y misterioso crimen de Luis Donaldo Colosio, después de aquel discurso donde señalara que el pueblo “tenía hambre y sed de justicia”, que al parecer molestó “in profundis” a Salinas de Gortari?.

Mientras acá en Tamaulipas no se olvida que Luis Caballero ignoró el indulto presidencial a favor de Alberto Carrera Torres procediendo al fusilamiento del revolucionario el 16 de febrero de 1917 en el panteón municipal de Victoria.

SUCEDE QUE

Tamaulipas podría tener al primer gobernador egresado de la UAT siempre y cuando los estrategas de MORENA aterricen en la realidad. Ahora que si quieren hacer el ridículo, tienen harta lana de donde cortar.

Y hasta la próxima.

Derechos Reservados © La Capital 2021