La firma

ENFOQUE / Salomón Beltrán Caballero

2021-09-13

Salomón Beltrán Caballero

Sentí una mirada inquisitiva, y volteando a ver de dónde provenía, me encontré con unos grandes y hermosos ojos que armonizaban con los finos rasgos del resto de su angelical cara. ¿Qué tanto miras? Le pregunté, y ella me obsequió una enigmática sonrisa, que daba la impresión de que estaba a punto de liberar un sentimiento de tristeza, de pronto, aquel hermoso pedazo de cielo, de estar presumiendo maravilloso color azul, empezó a nublarse y dejó caer un par de lágrimas que resbalaron lentamente por aquellas sonrojadas mejillas. Dejé lo que estaba haciendo, pues semejante ternura me llevó a tomar su cara entre mis manos y le pregunté: ¿Qué te pasa María José, por qué lloras? Mi pequeña nieta, causante de mis fingidas rabietas me contestó: Es que me pongo triste cuando veo tu cara. Y qué tiene mi cara, ¿Tan fea es, tan vieja la ves, que te causa tristeza? No abuelo, es que he visto en otras ocasiones que cuando te pones a escribir tus enfoques al terminarlo se te salen las lágrimas. ¿Cómo crees mi niña? Mi vista ya está cansada y me esfuerzo para ver la luminosa pantalla de la computadora, de ahí que mis ojos enrojezcan y al tallarlos la humedad salga de ellos. María, de brillante inteligencia, dudó de la justificación que le di y más, cuando ella misma es tan sensible y responde con llanto a todo lo que le inspira tristeza y se traduce en dolor emocional, por lo que me vi obligado a ampliar la explicación sin faltar a la verdad y le dije: Verás María, hay personas que como yo, ven en la escritura una forma de liberar la energía que emana de los sentimientos, con esto te digo que si en el momento previo a escribir  te sientes feliz, lo que saldrá de tu pensamiento, serán expresiones de alegría, otras veces, si el estado de ánimo esta quebrantado,  nuestra escritura  pondrá en evidencia la tristeza, la preocupación, el desconsuelo o la desesperanza que sentimos. Ya entiendo abuelo, he leído algunos libros con mi mamá y a veces me pongo contenta, otras triste, imagino que esto  significa cómo se encuentra el estado de ánimo del escritor. Así es María, a pesar de tu corta edad, tu corazón percibe los estados de ánimo de las personas, y más de aquellas que buscamos con la escritura, transmitir nuestro sentir, narrando lecciones de vida que nos hagan reflexionar sobre el valioso don que Dios nos obsequió. Todos los niños poseen valiosas virtudes, y su alma es tan pura  gracias a su inocencia que agrada tanto Jesús, que quisiera que lo adultos nunca perdiéramos nuestra condición de niños a pesar de la edad. Ahora dime María José, ¿has entendido todo lo que te he platicado? Claro que sí abuelo, dijo mi nieta esbozando una hermosa y saludable sonrisa, pero sigo sin entender ¿por qué lloras al final de tus enfoques? Es que mi yo niño es muy sensible y el significado de las lágrimas es como la firma de la sinceridad y la entrega amorosa de un corazón a otro.

enfoque_sbc@hotmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2021