Perseguidos

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2021-10-28

Melitón Guevara Castillo

Algo está sucediendo en Tamaulipas. Da la impresión que estamos viviendo momentos inéditos, al menos en política. Resulta que el próximo año, en el 2022, habrá elecciones para gobernador; en ese sentido, el IETAM tiene un calendario que le indica, tanto a partidos como a candidatos, el tiempo o periodo para cada etapa del proceso electoral. Sin embargo, hoy todo esta volteado: MORENA ya está viviendo su etapa interna; en tanto que el PRI y el PAN, están entrampados en relación con una potencial alianza.

¿Por qué se aceleran los tiempos? La única explicación, sin la menor duda, es que los actores o protagonistas del proceso electoral, sobre todo los actores, están actuando conforme al principio de que, al que madruga, Dios lo ayuda; o de que, quien golpea primero, toma la delantera pues, casi casi garantiza el triunfo. Por eso, en la entidad, hay mucho ruido, entusiasmo de unos, por la sucesión gubernamental de Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

LAS ALIANZAS O COALICIONES.

Cada partido político, según la historia y la teoría, representa a las ideas de un segmento de la población. En términos generales, la división es que unos son de derecha, otros de izquierda, aunque hay unos que son populistas, laboristas, republicanos, demócratas, demócratas sociales, entre otros, el abanico es muy grande. Sin embargo, en países como Francia, si en la primera elección ningún candidato saca el 50 + 1 de los votos, se hacen alianzas para una segunda vuelta.

En el caso de México no hay segunda vuelta, pero la legislación electoral autoriza las alianzas o coaliciones partidistas, como una forma de fortalecer una candidatura. Es así como, elección tras elección, y de manera histórica, los partidos chiquitos, se unen a otros, para obtener un triunfo. Les llaman “satélites” y, ahora que es oposición, casi destruido, el PRI esta o vive esa circunstancia.

IDEOLOGICAS Y PRÁCTICAS.

Las coaliciones han servido, sobre todo, para darle vida a partidos que tienen seguidores, no para ganar elecciones, pero si para ayudar a otros a consolidarlas. En principio, las alianzas o coaliciones, debieran ser en función a la ideología: partidos de derecha con partidos de derecha, izquierda o afines con izquierda, el ejemplo, puede ser MORENA y el PT. Pero no, en el ejercicio práctico de la política, las coaliciones se olvidan de la ideología y, hagan de cuentan, que son amorales.

Los ejemplos abundan. En el pasado reciente, por decir, el PANAL se vinculada en unos estados con el PRI, en otros con el PAN o con el PRD, se vendían como quien dice al mejor postor; el ejemplo más reciente, lo tenemos con el Partido Verde: en un tiempo fue, digamos, algo más que cercano al PRI, pero ahora lo es de MORENA. Hagan de cuenta que están, o apoyan, al partido que les puede redituar más beneficios o prebendas. Es, a todas luces, una actitud práctica, de interés personal. Lamentablemente, las ideas hagan de cuenta, se fueron al rancho de AMLO.

LA ENCRUCIJADA DEL PRI EN TAMAULIPAS.

Edgar Melhem es, en este momento, el líder del PRI en Tamaulipas y en los últimos días ha sufrido una andanada de reclamos: los rebeldes, que no son pocos, quieren que acepte una coalición con el PAN. En actitud institucional, les contesta que es una decisión del CEN del partido, que no es decisión local. En fin, hay, sin embargo, detalles que marcar o hacer notar: los rebeldes, desde hace varios meses, en la práctica fueron cooptados por el PAN… Ellos, en otras palabras, ya ganaron, la decisión no debió ser gratis.

Desde un principio Edgar puso los puntos sobre las ies: el PAN ha impugnado, dijo en su momento, nuestros triunfos (última elección); en tanto que Oscar Luebbert, fue más contundente: no podemos ir en coalición con quien nos ha perseguido: y eso, eso, es lo que buena parte de los priistas recuerdan del actual gobierno estatal; a lo largo y ancho de la entidad, esa huella perseguidora, brutal, hay señales difícil de extinguir.

EL PRI YA PERDIO.

Ya perdió, porque el mismo Luebbert lo dijo: si hay coalición con el PAN, el –imagino que otros igual-, van a apoyar a otro opción, en el caso Oscar, se presume que apoyara a MORENA si el candidato es Rodolfo González Valderrama; y si no hay coalición, el PRI pierde porque se entiende que los rebeldes ya están operando para los intereses de Cesar Verástegui, El Truco. Y Edgar, al final, tiene que atender la decisión del CEN.

Derechos Reservados © La Capital 2021