Ese… ¡que se friegue!

DESDE ESTA ESQUINA / Melitón Guevara Castillo

2021-11-05

Melitón Guevara Castillo

¿Se repetirá la historia? Hoy en día, como una receta, nos indican que leamos historia, que nos sirve para no repetir los mismos errores. En fin, por lo que está sucediendo en Tamaulipas, en relación con el proceso electoral para renovar la gubernatura, viene a mi memoria una historia que hace muchos años publicó PROCESO. Tiene que ver, precisamente, con precandidatos y la decisión que, por siempre, ha tomado el Presidente de la Republica en su condición de “fiel de la balanza”.

No recuerdo el nombre del Presidente en turno, pero la historia es la siguiente: el Presidente le dice al Secretario de Gobernación: apoye a (fulanito de tal), quiero que sea el próximo gobernador de su Estado. Y el Secretario, le responde: pero ahí anda (fulanito de tal) también animado, se reúne con grupos sociales, hace declaraciones, está formando una red de seguidores… con ese que hago. Y la respuesta del Presidente fue: Ese… ¡Que se friegue! Ese, hagan de cuenta, gasto dinero, tiempo y recursos… nunca tuvo oportunidad de ser candidato.

CORCHOLATAS PRESIDENCIALES.

En un acto inédito el Presidente AMLO inicio el proceso de su propia sucesión. Dio a conocer nombres y más nombres de miembros de la 4T que pueden ser candidatos de MORENA. Incluyo, entre ellos, a Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno en CdMx, también a Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores y a otros que, vaya pues, los expertos y analistas los consideran corcholatas de relleno. No mencionó, por cierto, entre ellas a Ricardo Monreal, líder del Senado, 

En actos posteriores, por las imágenes y comportamiento, hagan de cuenta que el Presidente hace notar que su preferida es Claudia; y ella, en consecuencia, ha realizado ajustes al gabinete capitalino, ha realizado una que otra gira a entidades gobernadas por MORENA, que se han considerado como “proselitismo”. Emocionada, pienso, con la posibilidad de que el grito de “Presidenta, presidenta, presidenta”, se convierta en realidad. Y, de pronto, pienso: y si no es, al final, la candidata… y recuerdo la anécdota presidencial de ¡Que se friegue!

SUELTOS EN TAMAULIPAS.

En relación con Tamaulipas el Presidente AMLO no soltó a sus corcholatas, pero tampoco los detuvo. La teoría es la siguiente: que los dejaron salir a promoverse, a reunirse con unos y otros, a dar mensajes de aliento, con un solo fin: que el nombre de MORENA se socialice, que medio mundo lo conozca y que, al final, todos en unidad, hagan de cuenta, que convertirán sus aportes en una fuerza imbatible el día de las elecciones. Claro, la premisa es solo una: que, efectivamente, el discurso de unidad se convierta en realidad.

Hay, sin embargo, otra realidad: nadie cree en las encuestas de Mario Delgado, medio mundo tiene la certeza, la creencia pues, que es una imposición disfrazada de democracia…y es que, como sucedió en las elecciones locales de este año, más de uno reclamo que ni siquiera se le considerara en la encuesta. Y la percepción es que, como bien dijo el Presidente a Carlos Urzúa, no está dispuesto a pasar la bola, así que la decisión, quiérase o no, pues es de él y de nadie más. En ese sentido, me pregunto: ¿ya tendrá la decisión tomada? Y, entiéndase, en esa función es como se dieron los últimos movimientos de posiciones institucionales.

FREGADOS EN TAMAULIPAS.

En Tamaulipas solo hay una posición en la pelea: la gubernatura que hoy, por hoy, ostenta Francisco Javier García Cabeza de Vaca. Y para ocupar ese lugar, en el caso de MORENA, han levantado la mano: Américo Villarreal Anaya, senador; José Ramón Gómez Leal, exdelegado federal y cuñado del gobernador panista; Héctor Garza, que afirma no competir por el afecto de AMLO; Rodolfo González Valderrama, a quien en su momento AMLO presentó y reconoció como un tamaulipeco brillante; Erasmo González, diputado federal; Adrián Oseguera y Mario Alberto López, que son respectivamente Presidente Municipal de Madero y de Matamoros y Felipe Garza Narváez, como externo que presume su experiencia política. Y, claro, la única mujer: Maki Ortiz.

Yo estoy convencido de que AMLO ya tomó la decisión, digamos, por su obsesión de tener control de todo y más en cuestiones políticas, donde no acepta ni permite, que otros tomen decisiones cruciales. Así que, partiendo de esa premisa, pues la expresión de que “Ese, ¡que se friegue” en Tamaulipas tendrá que ser plural. Imagino, otra parte, que el agraciado aun no lo sabe, por eso, cada uno trabaja y trabaja, soñando con la gubernatura de Tamaulipas.

PLAN A Y B.

Todo político, para quien el poder es su obsesión, para cada paso que da siempre tiene más de una opción, como quien dice, caminos para continuar en su lucha. En este sentido, creo que Américo, Héctor, Rodolfo. Adrián, Mario y hasta Felipe, no tienen plan B. Si no son agraciados con el dedo-encuesta, seguirán como están. Maki, en cambio, si debe tener su plan B… se ha caracterizado por luchar, hasta el final: es un hueso duro de roer y, pese a que ella diga que hasta la muerte con MORENA, así decía del PAN.

Derechos Reservados © La Capital 2021