Alianza PRI-PAN va en Tamaulipas

OPINIÓN PÚBLICA / Felipe Martínez Chávez

2021-12-08

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Solo un milagro puede evitar que la alianza PRI-PAN –y PRD- vaya por la gubernatura de Tamaulipas.

La negociación cupular se hará antes del sábado -tras bambalinas-, para llevar el tema bien “planchadito” a la asamblea nacional programada para el fin de semana. Van en cinco de los seis estados en que hay comicios (menos en Oaxaca).

Han “cocinado” un acuerdo de escritorio que traerá beneficios personales a figuras nacionales del partido, pero no a las bases ni a los próceres tamaulipecos.

Se sabe que, a cambio de las plazas en cuatro estados, el jefe “Alito” Moreno Cárdenas negoció con el PAN la candidatura de Hidalgo, en alianza que sería para Carolina Viggiano Austira, la esposa de Rubén Moreira Valdez, ex Gobernador de Coahuila y ahora diputado federal.

Sueños que Moreno, Moreira y compañía tejen en el aire porque, en esa y cinco entidades más, también solo un milagro puede evitar la derrota para “los conservadores” unidos en el Prian.

De pico y desde la mesa, a muchos kilómetros de distancia, es muy fácil decir que se unen a su enemigo tradicional. La verdad, descarnada y que les duele, solo la saben los que trabajan en territorio encabezados por Edgardo Melhem Salinas, presidente estatal ¿por qué no van en alianza en Oaxaca?.

Los pre dictámenes de la asamblea nacional están listos, fueron publicados este miércoles con un resumen que sentencia lo que viene en Tamaulipas: “El PRI se pronuncia a favor de una política de alianzas que no diluya su identidad y no extravíe el peso del partido”.

La decisión será “formar alianzas y coaliciones para derrotar en las urnas al gobierno autoritario” morenista. Es el sueño de Moreno y Moreira.

Fácil afirmar que, si en junio del 2021 el PAN sumó 497 mil votos y el PRI 130 mil, pueden desbancar al partido del Presidente AMLO que cosechó 525 mil.

Para los teóricos, los prianistas pueden alcanzar 627 mil sufragios, que son más que los 500 mil beneficiados con los programas sociales que mantiene el gobierno federal en la entidad.

Ya sobre la marcha, analizando territorio, Melhem y su gente saben que ninguna elección es igual, que la resultante es un producto y no suma de datos históricos. Lo que puede venir es una desbandada de simpatizantes. Piensan que más vale ir solos que mal acompañados.

Igual en teoría, Acción Nacional se quedó a un promedio de 30 mil votos de diferencia que quieren emparejar y superar en 2022.

Se van a topar con un escenario inédito: Por primera vez la elección de Gobernador irá sola, sin el acompañamiento de diputados locales y alcaldes, algo que puede dar sorpresas.

Los tricolores hablan de “UN PRI PARA SIEMPRE”, algo que reta a la sabia frase de “no hay mal que dure cien años”, los que pronto cumplirá el “hijo de la revolución” hoy desaparecida.

Así pues, la alianza va porque va, aun cuando sea un clavo más en el ataúd del priismo.

Los pre dictámenes no mencionan alguna transformación del partido. Lo más relevante es que van a crear “un departamento digital y virtual de activismo, difusión y promoción del voto”, que manejarán los “sectores virtuales” Agrario, Obrero y Popular y así con los seccionales y modulares.

Mientras esto se da en el prianismo, en la esquina contraria los morenos avanzan para nombrar a su candidato. Seleccionaron a siete –casi un mitin- para ir a la encuesta definitiva.

Son tantos que pueden “atragantar” el sondeo. Habían quedado en cuatro. Fueron demasiado incluyentes.

El boletín oficial que habla del grupo “de los siete” dice que fueron seleccionados luego de “un ejercicio demoscópico de reconocimiento de la totalidad de las personas aspirantes inscritas”, es decir, luego de una encuesta que incluyó a los 38 iniciales.

En aras de la austeridad republicana debieron ahorrarse pesos con una discriminación a “ojo de buen cubero” y no por sondeos o encuestas ¿para qué? No eran indispensables.

Como en Morena primero son las mujeres, incluyeron a Maki Ortiz y Olga Sosa, y luego los varoncitos, Américo Villarreal, Rodolfo González Valderrama,  Héctor Garza y Adrián Oseguera (en ese orden y solo uno con los dos apellidos).

El senador encabeza a los hombres y la cierra el enigmático José Ramón Gómez Leal ¿algún mensaje subliminal?.

La famosa Massive Caller publicó con fecha 8 de diciembre un sondeo, por careos, con mil ciudadanos en que Rodolfo González Valderrama va a la cabeza. Le ganaría dos a uno (votos) a César Verástegui, y con tres puntos a “Chucho” Nader.

Son cuatro careos, dos con la participación de Maki Ortiz y otro tanto con González Valderrama representando a Morena (excluidos Américo, JR y Héctor Martín), que alcanzarían la victoria “si hoy fueran las elecciones”.

Hablando solo de Morena, la encuestadora coloca en los primeros lugares, en ese orden, a Ortiz Domínguez, González Valderrama y Américo Villarreal.

Un día antes la empresa Demotáctica (poco conocida) generó como finalistas a Valderrama y Américo, con una diferencia de cinco puntos a favor del primero.

Hay nerviosismo. Afortunadamente ya falta poco para difundir la decisión.

Derechos Reservados © La Capital 2022