Las mil y una anécdotas

ENFOQUE / Salomón Beltrán Caballero

2022-01-07

Salomón Beltrán Caballero

Caminar es mi destino, voy en busca de la sabiduría, no es una pretensión vana, porque  quien  comparte el saber sin esperar nada a cambio, no está carente de humildad, por el contrario, enaltece y mantiene íntegra la dignidad de quien logra su noble propósito. 

Un buen día, después de tanto caminar, me senté a la orilla del camino con la intensión de descansar, cuando de pronto, llegó hasta mí un sabio varón que caminaba por el mismo camino y me pidió le hiciera lugar para aprovechar la sombra del árbol de sicomoro donde me encontraba, apilé unas piedras para que le sirvieran de asiento y él quedó muy agradecido, y una vez acomodado me contó, que todo aquél que camina, busca recibir las lecciones de los que ya han transitado por la vida, por lo que no me queda duda que tú quieres aprender, así es que escucha con atención lo que te voy a decir: 

Si quieres saber lo que vales, ámate con pasión y sin remordimiento, porque si pretendes ser el último en saber lo que es amar, poco podrás hacer por los demás. Aquellos que te han hecho creer que amarse a sí mismo es egoísta, están equivocados, el verdadero y único amor, no te convierte en un narcisista, te convierte en un ser muy amado por Dios, pues si algo quiere el Señor, es que ames a tu prójimo como a ti mismo.

Llena los vacíos que sientas en el alma con el amor verdadero, que es aquél que no te pide nada, que está pendiente de ti sin que se lo pidas, el que te ve con ojos de misericordia y te obsequia su amor para darte consuelo.

Cuídate de las sonrisas y miradas falsas, que te invitan a vivir una fantasía, pues detrás de la farsa, siempre está el interés personal: el atraerte para robarte lo que más admiran de ti y lo desean tener.

Nunca busques refugio en lo que no es tuyo, pues detrás del murmullo del vaivén de las olas de un mar calmado, se esconde la fuerza destructora de la tormenta.

No busques recomponer tu vida, con las piezas rotas de otro fracaso que va de paso, tu vida no es un rompecabezas desechado por estar incompleto, es el más grande don que Dios te ha dado y solamente él podrá rehacerte, con su gran amor, que nunca te ha faltado.

No te preocupes demasiado por el dolor que surja de las frustraciones y quebrantos del pasado, éste sólo es un recordatorio para que puedas aliviarte de las heridas que te han causado, ten fe y sigue creyendo en el amor, que es la mejor medicina para sanar cuando te sientes desdichado.

Amigo que no te habla con la verdad, no merece estar contigo, déjalo marchar y sigue tu camino, pronto te darás cuenta, que mereces algo mejor y lo mejor está por llegar. 

Nunca ates a nadie con los lazos de tu suprema voluntad, quien que te habrá de acompañar, lo hará, haciendo uso de su libre albedrío, sólo así pueden durar las buenas relaciones, cuando no sienten las presiones de un ego irregular.

Quien no se ama, no te podrá dar lo que no tiene, igual ha de tener la misma necesidad de ser amado, y al buscarte, sólo deseará sentirse menos desdichado y te robará la energía que te hace brillar.

enfoque_sbc@hotmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2022