Responsabilidad y amor al adulto mayor

LECCIONES DE VIDA / María-Eugenia Espriu de Delgado

2022-03-28

 María-Eugenia Espriu de Delgado

-SEGUNDA DE DOS PARTES-

HABLÁBAMOS ayer de las enfermedades más comunes que enfrenta el Adulto Mayor, que muchas veces surgen por descuidos en la juventud y la adultez, mismas que lo llevan a un estado de tristeza, que, aunado con el cambio de domicilio, la incertidumbre, el mal trato, o el abandono, provocan cuadros severamente dramáticos. Aunque la más grave de todas estas, es LA SOLEDAD.

Esta situación, que tanto afecta al adulto mayor, se presenta por la falta de su compañera o compañero, la ausencia de sus hijos, la incapacidad de movilización, la falta de dinero, y de ayuda.

La soledad es un sentimiento desfavorable en la vida diaria de cualquier persona de cualquier edad, y las hace vulnerables.

 

TIPOS DE SOLEDAD 

EN EL ADULTO MAYOR

Soledad familiar. Hijos y nietos están ausentes. Soledad social. No es frecuentado por los amigos o vecinos. Soledad espiritual. Está lejos de Dios,

Soledad Existencial. No está satisfecho con su vida. Soledad Emocional. Se refiere a cómo reconocer sus sentimientos, expresarlos y encararlos de manera que pueda recibir un tratamiento para su recuperación. Se atiende en caso de que esté asustado, enojado, estresado o desesperanzado, y afecte a la familia y a los que le rodean.

También se presenta la Soledad Positiva, que resulta necesaria para apartarse a hacer lo que le gusta. Soledad Transitoria. Es temporal y pasa. Soledad Crónica. Es un problema de salud a largo plazo que puede no tener cura y de los cuales se mencionaron algunos anteriormente. (1)

Estos diversos sentimientos de Soledad afectan a quien los padece, a la familia, y a la sociedad en general. La soledad en el adulto mayor es una condición que surge y lleva a sentimientos de carencia de afecto, tristeza por el aislamiento social, pena y nostalgia por lo que ya no se tiene.

 

FACTORES DETERMINANTES DE 

LA SOLEDAD Y CONSECUENCIAS

Los estudios revisados, nos evidencian que la soledad afecta en su mayor parte el aspecto emocional y psicológico del paciente y su familia, por lo que el adulto se manifiesta con tristeza, dolor, temor y aislamiento, llevando a quien la padece, a generar crisis de depresión e incluso a pensar en un posible suicidio, comprometiendo su vitalidad.

 

CÓMO PERCIBE LA SOLEDAD

La soledad es sentida por el adulto mayor de una manera desagradable, y le provoca un sentimiento de tristeza por el abandono, aunado a la enfermedad, a la falta de afecto, a la pobreza, la improductividad y la jubilación. 

Todos estos factores y consecuencias nos llevan a entender que la soledad en el adulto mayor, es una dramática realidad que vive diariamente. 

La Soledad es una emoción compleja, multidimensional. Es diferente en cada individuo. Se logra detectar con métodos de valoración médica. En tanto la soledad no sea deseada por el sujeto, significará una experiencia desagradable y angustiosa. (2). 

 

CÓMO AFRONTAR LA SOLEDAD

Todos necesitamos compañía, sin importar la edad que tengamos. Por eso, es muy importante saber cómo evitar la soledad en las personas mayores y conseguir que su calidad de vida mejore notablemente, procurando los siguientes apoyos:

Mantenerse activo, sea cual fuere la edad. Es de vital importancia mantenerse ocupado. Realizar viajes o excursiones. Tener terapias asistidas con animales como la compañía de perros o gatos. Incentivar la educación y la cultura, practicar la lectura. Los ejercicios mentales son muy útiles para adiestrar al cerebro. Acudir a esas plataformas de concientización contra la soledad de los mayores. Una de las más conocidas es la ONG “Adopta un Abuelo”, que conecta a los voluntarios con personas que necesitan compañía y permite que estas compartan su tiempo. A nivel nacional, son muchas las asociaciones que en las distintas provincias ofrecen ayuda para evitar la soledad en personas mayores. Algunos ejemplos son las asociaciones de “Amigos de los Mayores”, o el programa “Vive y comparte” que lleva a cabo la obra social de Ibercaja junto al Ayuntamiento de Huesca. La Cruz Roja también cuenta con su programa “Enrédate”, con el cual se busca que las personas mayores se involucren con otras personas que están solas. Y la estrella pionera: El Club de la Tercera Edad de Nayarit A.C., que realiza diversas actividades diarias como dominó, canto, guitarra, rondalla, baile regional, recreación matutina, y cuenta con una nutrióloga, psicólogo y gerontóloga. Su lema es: “Por una Vida Feliz para los Adultos Mayores”

La alegría y la ocupación, la compañía de los seres queridos, ayudan a vivir esta etapa de una mejor manera.

Valoremos esa sabiduría acumulada a lo largo de toda su vida y aprovechémosla.

 

¿CÓMO DEBO O PUEDO CUIDAR 

A MI ADULTO MAYOR?

Por todo lo anterior, debemos preguntarnos, ¿cómo debo o puedo cuidar  a mi adulto mayor? Estando atento a sus cambios, del deterioro de su memoria, de sus signos de demencia y disminución de su intelecto, observando su comportamiento.

Estas conductas, las enfrentan algunas personas en edad adulta. Por eso les ayuda, entre otras cosas, permitirle que haga labores para que no se sienta inútil; dejarle, en la medida de sus posibilidades, la responsabilidad de cuidarse, de administrarse sus medicamentos. Llevarlo con el médico a sus consultas programadas, además de incorporarlo a otros grupos de adultos mayores que realizan actividades.

También, dedicarles tiempo para conversar, acompañarlos, llevarlos a dar un paseo, integrarlos a las actividades familiares, repetirles que se les ama; agradecerles lo que hicieron por nosotros, recordar momentos gratos vividos, reconocer sus aciertos, triunfos y éxitos, y hablar de ellos.

 

¿CÓMO DEBO TRATARLO?

En cuanto a cómo debemos tratarlo, no como a un niño, porque NO LO ES. Sino con respeto, cuidado, cariño, ternura, amistad, alegría. Escucharlo y entenderlo

En cuanto a cómo vivir mejor, digamos que la historia de cada ser humano es diferente. No se puede generalizar ni trazar un programa conductual o vivencial, o describir el comportamiento humano con un solo parámetro, pero sí se pueden indicar pautas.

A los que aún no son sexagenarios, les puedo comentar que hay que prepararse para después poder vivir esa etapa con plenitud. Hay que acumular aprendizajes para que esta etapa última, sea de gozo y no de sufrimiento.

A través de los años, se va construyendo una historia, y la de cada uno, es diferente. Haga que la suya sea muy interesante. Aproveche las oportunidades que Dios le brinda. Algunos las reconocen y son productivos; para otros, estas pasan desapercibidas. Sea de los primeros. 

Cuide a sus seres queridos. Sean un buen ejemplo por seguir. Su descendencia y quienes le rodean, aprenderán ese comportamiento, lo imitarán y recordarán cuando usted envejezca y trascienda.

 

RECOMENDACIONES

PARA LOS MÁS JOVENES

Por lo que hace a los jóvenes, resulta recomendable que desde este momento aprenda a atenderse y hacerse cargo de usted mismo cuidando su cuerpo, no lo exponga a golpes o accidentes solo por sentir la adrenalina; ejercítelo, manteniéndose listo para realizar actividades de la vida diaria. Ocúpese de su aspecto físico e higiene, y lo primordial: su espiritualidad, que siempre será su mejor herramienta.

Consuma una sana alimentación.  No pierda de vista su forma de usar el tiempo; observe cómo se divierte, y si es moral y sano hacerlo. Vigile su peso, su presentación, atienda a su cabello, su piel, su cutis. Acuda al médico cuando se sienta mal. Hágase exámenes generales semestrales o anuales; así quedarán tranquilos usted y quienes le aman.

 

CONCLUSIONES

Habrá que contemplar a los mayores y reflexionar en cómo quisiéramos estar cuando lleguemos a esa etapa de nuestra vida. Tomar decisiones firmes y prontas para corregirnos. Pensar en cómo quisiéramos ser recordados. En la importancia de existir, y de tener a un Dios que puede y quiere guiarnos. (3)

Que estas reflexiones sirvan para orientarle hacia una mejor calidad de vida. Gracias por leerme.

“Por una vida feliz para los adultos mayores”. Año del 40 aniversario del Club de la Tercera Edad de Nayarit A.C.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(1) Trabajo presentado por: Angélica López Suárez. Leidy Lorena Mora Mora, Cira Adita Ortega y Genny Sepúlveda Niño. Bucaramanga Universidad Cooperativa de Colombia, Facultad de Enfermería, Proyecto de Investigación para el Cuidado del Adulto Mayor 2019.  La soledad en el Adulto Mayor. Asesora: Profesora Elveny Laguado Jaimes 

https://repositort.ucc.edu.com  bistream

(2) Este trabajo investigativo fue orientado a la revisión documental, realizada desde las diferentes expectativas de varios autores que se consultaron vía red Google.

(3) Extraído del conversatorio virtual para Centro de Desarrollo Humano Integral RENUEVAJOR, 22 de marzo de 2022 en Tepic, Nayarit. Será repetida para la Librería Poughkeepsie en Nueva York el 12 de mayo de 2022.

Derechos Reservados © La Capital 2022