El Nacimiento del Miedo

ENFOQUE / Salomón Beltrán Caballero

2022-05-12

Salomón Beltrán Caballero

VIERNES PARA AMAR

El Nacimiento del Miedo

¿Quién, que siendo invisible, llega al cuerpo sin avisar, con el único afán de molestar?

¿Quién, que escoge la mente, que no siendo dueño sino inquilino, termina por reinar?

¿Quién, que crece como la cizaña entre el trigo, trata de sembrar el mal que

te aniquila?

¿Quién que al más hermoso día le roba la luz brillante para volverlo oscuridad?

¿Quién es el mal de males, que no teniendo vida propia, le arrebata a la gaviota las alas para que no pueda volar?

¡El miedo! Dijo temblando el primer hombre en la tierra llamado Adán, a la voz que preguntaba.

¿El miedo? Dijo molesto el Señor de la tierra y del cielo, yo sólo te di como compañero al amor; el miedo no existía, lo creaste tú, para allegarle el mal a tu vida.

No, mi Señor, contestó temeroso Adán, yo no vine al mundo a consumirme en ese fuego infernal, el miedo es producto de mi imaginación estrecha, que llega al anticipar la inteligencia que no ha podido madurar.

Entonces, sentenció tajante el poderoso Creador: Fuiste la semilla que envié a la tierra para hacer florecer el jardín del Edén, quién si no tú, en tan irresponsable afán, te dejaste contaminar por la insidia de la maleza al escuchar una voz que no era la mía.

Señor, no me culpes a mí, culpa a la curiosidad , porque me hiciste  del barro de la tierra y me diste por inteligencia  la inocencia, para no pensar de más de lo que debía, mas fue tu ira por mi desobediencia, la que trajo por consecuencia el miedo, para sembrar en el hombre un freno, para detener el mal. 

enfoque_sbc@hotmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2022