Es Américo no Morena

POLVO DEL CAMINO / Max Avila

2022-06-19

Max Avila

Quienes impugnan la elección gubernamental y por consecuencia el triunfo de Américo Villarreal Anaya, solo despiertan falsas expectativas entre sus seguidores dado que no habrá modificación en los resultados y esto lo saben las dirigencias del PRI, PAN y PRD. Se trata más bien de justificar una derrota que anticiparon las encuestas y que llegado el momento se convirtió en fría numeralia de la realidad. Cierto sea que desde el inicio de las campañas la opinión pública definió al favorito y este criterio no cambió ni en lo más álgido de la rudeza entre adversarios.

Desde luego que impugnar es un derecho institucional y en ello depositan su confianza aquellos que desean la anulación del proceso cuya participación ciudadana por histórica debe ser respetada y respetable. En la democracia se gana por un voto de diferencia, es regla elemental aceptada, pero cuando existe duda es mejor no participar para no lastimar la voluntad mayoritaria.

De manera que en cualquier elección gana quien obtiene más votos y punto. Suponer malos manejos y sospechar trampas significa desconfiar incluso de las instituciones que a través del tiempo hacen lo posible por perfeccionarse en atención de la exigencia social. En el caso que nos ocupa el IETAM merece el aplauso general al cumplir en tiempo y forma con su responsabilidad. Entregó buenas cuentas dejando constancia de que, por encima de cualquier interés ajeno, está la dignidad de sus integrantes que de esta forma honran al organismo. No escondió ni regateó cifras y datos, por el contrario, alimentó la curiosidad con información creíble y verificable en cualquier circunstancia. Lo que sigue no depende del instituto sino de otras instancias que ya valorarán lo que a su juicio consideren, pero de que la victoria de Américo es irreversible eso-que-ni-que.

Usted dirá que en el fondo la oposición a Morena lo que pretende es mantener la clientela obtenida durante la campaña, y tiene razón. Reconozcamos que no fueron pocos los que se adhirieron al proyecto contrario al de AVA, muchos también hay que decirlo, de permanencia no garantizada y a lo mejor hasta forzada. De ahí la necesidad de mostrar que, pese a la derrota, existen suficientes argumentos para seguir en la batalla, aunque el futuro no sea precisamente halagador. Importa lo que viene no lo que ya está juzgado por el voto mayoritario.

Quedamos en que la impugnación electoral no tendrá los efectos esperados por sus promotores, por lo que a partir de octubre Américo se hará cargo del ejecutivo iniciando lo que habrá de ser interesante cruzada por bien gobernar al estado frente a dos poderes no dispuestos a conceder la mínima ventaja, aunque siempre tendrá la posibilidad de recurrir a la mayoría que lo apoyó. Será en este aspecto donde el triunfo podrá reflejarse a plenitud. En este sentido las encuestas serán recurso irrenunciable para hacer historia, si es que en verdad la quiere hacer, si no, psss no.

SOLO IZQUIERDA Y DERECHA

El columnista insiste en que, como parte de la transformación mexica, solo quedarán dos fuerzas en disputa por la nación: Izquierda y Derecha. Y en esas estamos cuando observamos que en distintas partes el PRI va dejando de existir y el PRD está convertido en fantasma porque ni a cadáver llega. Aquí mismo en Tamaulipas del tricolor solo sobrevive la burocracia que, dicho sea, es la que dispone de los recursos económicos de ley. Y le tocó a Edgardo Melhem convertirse en su enterrador al fracasar en el último intento de sobrevivencia aliándose con el PAN. La participación de este sepulturero en la reciente campaña fue en verdad penosa por no llamarla humillante. El PRI de soberbia presencia en antaño, esta ocasión se redujo a simple compañía de relleno cuando solo aportó desgracia.

Edgardo lo niega, pero verdad sea que el PRI incontenible rueda al abismo. Al tricolor lo condena su pasado y lo juzga la vergonzosa actitud del presente. Negado, además, por los judas que, a falta de abrevadero propio, se acomodan al del vecino para absorber las sobras del drenaje. Vea nombres y analice ambiciones de los ex priistas que ahora presumen “vocación social” y se dará cuenta de que son expertos en simulación, materia en la que mejor calificación obtuvieron en la época neoliberal.

“Lo más pior” es que Morena no puede darse el lujo de rechazar a nadie porque como partido está convertido en depósito de malolientes aventureros acostumbrados a comer lo que imagina sin hacer gestos y pedir más. 

Sea como fuere, vienen tiempos buenos para Tamaulipas y en esto Américo Villarreal Anaya “es mano”. Así sea.

SUCEDE QUE 

¿Maki Ortiz infiltrada del panismo calderonista rumbo al 24?.

Y hasta la próxima.

Derechos Reservados © La Capital 2022