En recuerdo del licenciado Luis Echeverría Álvarez

DESDE EL SENO DEL HOGAR / María-Eugenia Espriu de Delgado

2022-07-11

 María-Eugenia Espriu de Delgado

Recuento de obras, acciones y congruencia política de seis años de intenso trabajo del más longevo de los presidentes de la República

 

HA TRASCENDIDO el Presidente de México 1970/1976 licenciado Luis Echeverría Álvarez, habiendo alcanzado una centuria de años. 

No puedo quedarme contemplativa e inmóvil leyendo y viendo pasar los días en que se intenta denigrar y mancillar su imagen en el marco de sus exequias. 

En ningún momento me agregaré a los comentarios cargados de odio y resentimiento de gente y periodistas que pretenden manchar y herir. 

Algunas notas periodísticas y en las redes sociales, fueron publicadas sin escrúpulos, sin recato, y sin conocimiento; con una absoluta desinformación e incluso muy equivocados.

¿Qué cómo es esto posible? Pues sí es posible, ya que desgraciadamente, existen quienes solo se dedican a pronunciar y emitir denostaciones, sin importarles las consecuencias o la veracidad de estas; no se detienen a pensar en el daño que puedan ocasionar o la credulidad del  público lector que se encargará, engañado, y con mala fe, de difundirlo y aumentado.

 

OPINIONES HONESTAS

Por otra parte, expreso mi respeto a las opiniones honestas que son diferentes y que, de manera responsable, conforman también la opinión pública. 

El Presidente que yo conocí y con el que trabajamos mi esposo y yo, fue muy diferente al que describen los desinformados oponentes.

En mi mente y corazón, están algunas de las muchas obras que realizó durante su período sexenal.

Para empezar, aquí en Nayarit, apoyó la creación de la Universidad Autónoma de Nayarit; creó TABAMEX y el Fideicomiso Turístico de Bahía de Banderas, con el que se beneficiaron muchos campesinos y, hasta el día de hoy muchos nayaritas. Transformó pueblos completos, haciéndolos espaciosos, con  buena infraestructura, bien diseñados y trazados; con sus calles empedradas, banquetas, luz oculta, drenaje, sus plazas, sus escuelas, sus iglesias y sus comisariados ejidales como Jarretaderas, San Pancho y Sayulita, entre otros. 

En su gobierno, y a petición del licenciado entonces diputado federal, Celso Delgado, se construyó el Fraccionamiento Náutico Turístico y Residencial de Nuevo Vallarta, que tiene la primer planta de tratamiento de aguas negras del Pacífico, y sobresalientemente eligió esta tierra para crear la Universidad del Tercer Mundo.

 

ACUSACIÓN Y ABSOLUCIÓN

Este gran mexicano, que también cometió errores por ser humano como todos nosotros, fue acusado de la masacre del 68. Recuerdo muy bien que en su informe, el presidente Gustavo Díaz Ordaz asumió la responsabilidad política de tales hechos. 

Años más tarde, el licenciado Echeverría fue procesado por genocidio; durante el proceso, y por su edad, estuvo detenido en su casa de San Jerónimo. Finalmente, el juicio fue absolutorio, es decir, se le declaró inocente. 

Me consta haber visto a la señora María Esther, con humildad, y también con decisión, barriendo calles polvorientas, llevando educación, alimentos, huertos familiares, y promoviendo el control de la natalidad hasta los poblados más apartados. 

Ese primer mandatario, y su admirable esposa, patrocinaron, como ninguna pareja presidencial lo ha hecho, las artesanías, el folklore y las tradiciones de los diferentes grupos étnicos mexicanos.

 

PREDICARON CON EL EJEMPLO 

Ellos dos, enseñaron a su familia a amar lo nuestro, a vivir con austeridad y sin ostentaciones. Educaron a sus hijos a vivir lo mexicano, era una familia nacionalista; tan es así que su hija “La Chiquis” se encargó del FONART donde se vendían piezas ganadoras estupendas e inigualables.

Para ser congruente, envió a las embajadas de México en el extranjero,  mobiliario y artesanía mexicana; así la imagen de lo mexicano sería real.

Ellos se conmovían del dolor y la pobreza de muchos obreros, como los que trabajaban el henequén. Recuerdo que la señora María Esther, me describió lo pesado de aquel trabajo que les sangraba las manos al peinar la fibra.

Por favor, no seamos ingratos. No olvidemos lo bueno que hubo y que dejó ese sólido matrimonio.

 

CONTRA LAS DICTADURAS

Don Luis, como se le llamaba respetuosamente, combatió en lo internacional a los dictadores de América Latina como Pinochet, entre otros.

Otorgó Asilo Político a muchos perseguidos políticos e intelectuales, maestros y militantes como la señora Hortencia Bussi de Allende.

Debido a estas medidas fue señalado como comunista, mientras que los verdaderos comunistas lo etiquetaban como un anticomunista. ¡Qué paradoja!

Fue un político estudioso y muy preparado; conocía muy bien al país debido a los cargos que tuvo como Oficial Mayor de la Secretaría de Educación, así como Subsecretario primero, y más tarde Secretario de Gobernación.

Fue un político contemporáneo con las ideas de Juárez y de la Revolución Mexicana. 

 

POR LA MEXICANIDAD

Por este medio considero justo mencionar que este notable varón, que fue nuestro Presidente, supo promover la mexicanidad dentro y fuera del país.

Recorrió nuestro territorio incansablemente, no solo en su campaña política para presidente, sino a lo largo de su sexenio. Asistía a las fiestas patronales y tradicionales de los pueblos. Acudía a reuniones ejidales, acompañaba a los hombres del medio rural, estaba presente para escucharlos y resolver sus necesidades.

Hubo un gran apoyo al campo. Se legisló la Ley Federal de Reforma Agraria y la Ley Federal de Aguas.

Se apoyaron, en especial los cultivos de exportación y alimentos básicos como el café, el tabaco, el maíz, el trigo, la cebada, frijol, etc.

 

VIAJÓ Y APOYÓ CON ENTUSIASMO Y DECISIÓN

Como parte de su intensa política tercermundista, viajó mucho. Celebró reunión con Judíos-Israelitas y la Organización de Liberación Palestina, con la finalidad de promover la paz entre judíos y palestinos mediante principios de Respeto Recíproco.

En su sexenio, se pagó el salario mínimo más alto a los trabajadores. ¿Eso también se olvidó? Se creó el INFONAVIT, el FOVISSSTE y los Fondos de Vivienda.

Escuchó y atendió las demandas de los jóvenes universitarios de Respeto y Apoyo, consolidando la UNAM, el Politécnico, y apoyó la creación de una Universidad en cada Estado de la República.

Creó los Sistemas Tecnológicos y mejoró la enseñanza primaria y secundaria. Insistió en capacitar, aún más a los Maestros.

 

RESPALDÓ A LA JUVENTUD

A muchos jóvenes les abrió las puertas de par en par para que se realizaran, incorporándolos a su grupo de trabajo,  dándoles juego político a jóvenes como Jorge Nuño, Porfirio Muñoz Ledo, Ignacio Carrillo, Cecilio de la Cruz, Alfredo Bonfil, Heladio Ramírez, Fausto Zapata, Beatriz Paredes, Celso Delgado, Ignacio Ovalle, Lupita Gómez Maganda, Juan José Bremer. A todos ellos, las nuevas generaciones, y a muchos más jóvenes sobresalientes, les dio oportunidades en el arte, la cultura, la educación, el deporte, la política interna y exterior de México.  

Fortaleció la economía interna del país y las exportaciones. Se inició la nueva etapa Petrolera de México. Elevó a nivel de estado a Quintana Roo y a Baja california que eran Territorios.

Hizo crecer el Territorio y Patrimonio Nacional cuando aumentó a 200 millas el mar territorial; esta acción, fue replicada y establecida en la ONU como un derecho internacional para todos los países del mundo.

Él presentó la propuesta ante la Organización de la Naciones Unidas para que China fuera incluida y respetada con todos sus derechos como una Nación Única.

Combatió las dictaduras y apoyó a Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Centroamérica. Concedió asilo a políticos y trabajadores perseguidos por dictadores. Creó la Carta de Deberes y Derechos Económicos de los Estados.

Apoyó la lucha  por la desalinización del  Golfo de California a través del Rio Colorado, pues a su paso, empobrecía las tierras labrantías y finalmente muchas especies marinas morían debido a las aguas contaminadas que a él desembocaban. Gracias a esta decisión, EU corrigió su política y tomó medidas. Esta fue parte de la política exterior de México.  

Si esto se ha olvidado, qué nos queda. 

Arriba y Adelante fue su lema político. No es una exageración decir que, efectivamente, no descansó un solo día  de su gobierno, sin servir a los campesinos de México.

Los jóvenes de entonces, como sus contemporáneos, que aún le sobreviven, le recordaremos siempre con gratitud y admiración, orgullosos de haber pertenecido a esa generación que él impulsó y formó para el servicio de la Nación  Mexicana.

Adelante por México. 

Celso recuerda todavía el regalo de una yaca nayarita a su admirado mentor, Luis Echeverría.

Sus amigos y admiradores no estamos de luto. Él arribó al lugar que se merece. Damos gracias a Dios y al pueblo de México por haberle otorgado su voto y su confianza para dirigir a la nación durante los años de 1970 a 1976 y conducirlo de su mano a la historia.

Derechos Reservados © La Capital 2022