Un SNTE de yugos y borregos

OPINIÓN PÚBLICA / Felipe Martínez Chávez

2022-08-02

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- A lo largo de una vida sindical de 80 años, los profes –a pesar de ser muy “grillos”- han demostrado que no están preparados para la democracia, que les gusta lamer coyunda, o ser  “borregos”.

La historia lo dice. Necesitan un guía que “piense” por ellos, como lo fueron Jesús Robles Martínez, Carlos Jonguitud y Elba Esther Gordillo, a nivel nacional, y en territorio cuerudo Jesús Cervantes Sánchez.

Habrá elecciones en la sección 30. Por primera los maestros tendrán oportunidad de nombrar a su “domador” por voto libre, sin “línea”, sin consignas ni presiones ¿lo harán?.

No ha salido la convocatoria pero ya andan en “campaña” abierta en fiestas y carnes asadas ¿preparados para la democracia? De una cosa sí están seguros: La organización no quedará en manos de emisarios del obscurantismo celeste, ni de un trasnochado cacicazgo que buscaría el octagenario del ejido El Charco, municipio de Villagrán.

Ya pasó por las lides. Formó parte de aquel grupo de cruenta memoria conocido como “Los Tres Tristes Tigres”, junto a Oscar Martín Ramos y Enrique Meléndez, hijos “Mamá Grande”.

Igual “hermanados” con Rubén Salas Mata, Jaime Medellín Cepeda, Noé Rodríguez García y Lupe López Tijerina, vergüenza del magisterio estatal en los  tiempos elbistas.

El “destete” vino con Rigoberto Guevara Vázquez, que no casual sino a la caída (encarcelamiento) de la Gordillo Morales.

Cobijado y bajo la protección del jerarca Alfonso Cepeda Salas, Guevara sobrevivió a la “purga” y noche de los cuchillos largos de los panistas, que echaron a los sindicalistas de la estructura de la secretaría de Educación estatal.

Ofendido y ninguneado, supo conducir la nave magisterial sobre la tormenta azul. Ya solo faltó que el fiscal forastero “empapelara” a gente de la sección 30.

Enterraron las hachas y, después de tronar cohetes, recogieron varas por espacio de seis años. Esperaron los tiempos y, en la constitucional, no votaron precisamente por la continuidad del desgobierno del PAN.

Casi seguro que el proceso electivo magisterial coincida con la llegada de la nueva historia, la 4T en Tamaulipas. Compraron boleto y le atinaron al premio.

En fecha reciente, Rigo destapó a siete “suspiracionistas” por la jefatura magisterial: Abelardo Ibarra Villanueva, Guadalupe Puente, Cecilia Robles, Jaime Ramos Salinas, Francisco Navarro, Arnulfo Rodríguez Treviño y Naif Hamscho Ibarra.

Hay caras del pasado caciquil como Arnulfo y Cecilia, a cuyo futuro nadie le apuesta. Se sumarán a otros.

Al final quedarán dos, los dos primeros. Tal vez un tercero de relleno. Los demás son farsa.

El destino parece estar echado a favor de aquel muchacho originario del municipio de Hidalgo que, en 2016, se disciplinó y aceptó apoyar el liderazgo de Rigo, en cuyo equipo alcanzó una posición de mucha responsabilidad.

Los maestros ¿ejercerán su democracia? Es tiempo que se desliguen de los cacicazgos, que piensen y razonen, que entiendan que la despensa –como símbolo electoral- no resuelve necesidades alimentarias más allá de un día.

Están dadas las condiciones para el ejercicio de su derecho. No van a perder todo. Como en la constitucional, hay “premios de consolación”, las carteras plurinominales para el que muerda el polvo.

La elección será por planillas, integradas por no más de 33 carteras. Podrán votar los enlistados en un padrón que la secretaría de Educación emitirá días antes.

Una vez registradas las planillas, no podrán hacerla de esquiroles y sumarse unos con otros.

¿Cómo los plurinominales? Muy sencillo. Cuando la primera minoría alcance entre el 15 y 30 por ciento de los votos válidos, tendrán derecho al 12 por ciento de las chambas en la sección 30.

De superar el 30 de los votos válidos emitidos, se les concederá el 17 por ciento de las carteras.

Ya veremos como les va en este primer ejercicio democrático en que se entiende no influirán factores externos ¿o sí?.

Tienen la oportunidad. Son generaciones que no saben de aquella Banda del Zapato Blanco que controló y jineteó a la 30 y secretaría por largos años, entre cuyos exponentes se recuerda a Patricio González Almaguer, José García García, Oscar Alvarez Caballero, Blas Uvalle González y otras “vacas sagradas” del magisterio.

Ni fueron testigos de aquellos que jalaron el yugo de la sumisión como Mario Ramón Bahena, Reginaldo Elizondo, Arturo Aguilar Cobos, Filemón Salazar Jaramillo, de la era del cacique potosino.

Tema aparte, el alcalde capitalino Eduardo Gattás Báez recorrió con la prensa la calle Matamoros, del 9 al 17, que se acaba de repavimentar junto con otras calles del primer cuadro. En el curso explicó el proyecto de pensar en grande en equipamiento urbano para la ciudad, que incluye cinco “pasos deprimidos” (desniveles en calles) que darán agilidad a la circulación vial.

El primero, prácticamente autorizado por gobierno federal, estará sobre boulevard Tamaulipas y libramiento Naciones Unidas, con desnivel para este último a fin de no afectar el movimiento comercial de la calle 8. Los mismos comerciantes lo apoyan.

Para 2023 vienen inversiones por más de dos mil millones para Victoria, que incluye la segunda línea del acueducto. Bien por la Villa de Aguayo escandoniana.

Derechos Reservados © La Capital 2022