Unidos con Acapulco

ANECDOTARIO / Javier Rosales Ortiz

2023-11-12

Javier Rosales Ortiz

RELATO 1.-Se trata de mi amigo Toño, un periodista acapulqueño que ha estas alturas aun no asimila que su puerto quedo destrozado por un puñetazo de la naturaleza que lo obligo a huir con todo y su familia a Chilpancingo, Guerrero, donde trata de sobrevivir con la frente en alto.

Apenas acabo de lograr intercambiar algunos mensajes con él y en todos agradece a quienes lo recuerdan como ex compañero de la UNAM en la carrera de Licenciado den Periodismo y Comunicación Colectiva, una experiencia que es única, porque esa famosa y consolidada institución superior educativa era como nuestra segunda casa.

En ella, Toño fue como un líder pueblerino que no se andaba por las ramas, era directo, franco y muy preciso cuando le tocaba participar en las clases comunes en la carrera universitaria, que eran calificadas por catedráticos la mayoría extranjeros, como de Argentina, Panamá y una hija de judíos, que se llama Lilian Liberman.

El y nosotros como provincianos, nos logramos adaptar suave con los compañeros nativos del Distrito Federal, quienes lejos de la fama que muchos dicen que tienen, desde el primer momento nos abrieron los brazos como si fuéramos sus hermanos.

De alguna manera Toño sigue en contacto con muchos de ellos en un grupo que se armo, y que hoy, están muy preocupados por el futuro que le espera a este acapulqueño que vivió la desgracia de perder todo bien material que había logrado como periodista en medios impresos de ese puerto.

Palabras más, palabras menos, él dice que ve con suma tristeza que Acapulco está destrozado, un lugar que era su vida, su esperanza, su sueño, porque su familia y su carrera son primero.

Lo recuerdo, como un amigo juguetón, amante de la música tropical y del movimiento de cadera, porque como costeño eso se les da con facilidad.

Y estuvo aquí en Ciudad Victoria junto con otros compañeros de la carrera y no se le separaba a mi abuelita Paulina, quien le cocinaba huevitos con chile piquín en término medio, que saboreaba y se limpiaba los bigototes en cada probada.

Viene esto porque ellos, los afectados, están agradecidos con las colectas que llegan allá a Acapulco, su tierra, desde diversos puntos del país, entre ellos Tamaulipas, porque por lo menos alimentos tienen a la mano.

Son varias instituciones, entre ellas la Universidad Autónoma de Tamaulipas y su rector Guillermo Mendoza Cavazos, que aun continúan con esta generosidad, que concluye a mediados de Noviembre, por ello el grito de todos es que cooperen, cooperen,

La comunidad universitaria no quita el dedo del renglón.

Y eso, seguramente, lo valoran todos, entre ellos Toño.

RELATO 2.-Vestido de campirano, poco afeitado, sonriente y, solo, él llego a un famoso restaurante en Ciudad Victoria conocido por sus deliciosas gorditas y, muchos de los comensales lo saludan, pero ya de espalda algunos ponen mala cara y se limpian las manos.

Arribó al lugar en un vehículo de regular valor y se sentó solo en la mesa y como que esperaba que algunos le lanzara una porra, como sucedía en los viejos tiempos.

Pero eso no sucedió, consumió el desayuno, se despidió de los dueños del lugar y salió, como cualquier otro ciudadano.

Sabe, creo que si, que sobre su espalda aun carga el peso del desprestigio y que aun, aunque sea moralmente, está pagando las consecuencias de una ambición que le puso fin a su carrera política.

Entiende, puede ser también, que dejo en la banca rota al ayuntamiento de Ciudad Victoria cuando fue presidente municipal por el PAN, un mal que aun el actual alcalde, Eduardo Gattás Báez, no se puede sacudir.

Se manejo con insistencia que Xicotencatl González Uresti, iba derechito a prisión pero nada de nada, mientras que la comunidad local sabe que las nuevas autoridades municipales hacen un brutal esfuerzo para dotar a la ciudad de lo más elemental.

Xico sonríe a medias y es seguro que el actual alcalde no se quedara con los brazos cruzados.

Porque los victoreases no  merecen seguir padeciendo.

Como consecuencia de los necios caprichos.

De los ambiciosos panistas.

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com

Derechos Reservados © La Capital 2024