En Mathnasium, decimales, diámetros y una dedicación a la humanidad

Bienvenidos al rincón más cálido del frío mundo de las matemáticas

2024-03-27

Bill Briggs

©AzulPhotography00067-1536x1024.jpg

Aquí, el ambiente combina risas, vítores e incluso premios ocasionales. Y aquí, los estudiantes que antes se retorcían sobre las raíces cuadradas ahora sonríen con confianza mientras bailan con la última ecuación.

«Entras, hay 20 o 30 niños trabajando, ni un ceño fruncido en el lugar, todos pasándola bien y están… ¡¿Haciendo matemáticas?! Qué cosa tan maravillosa», dice Larry Martinek, quien enseñó matemáticas en escuelas de Los Ángeles durante tres décadas.

Ese lugar feliz es Mathnasium Learning Centers, una empresa de franquicias que opera más de 1,100 centros de tutoría de matemáticas en 11 países. En cada lugar, los instructores utilizan el lenguaje cotidiano y planes personalizados para ayudar a los estudiantes de K-12 a comprender los conceptos matemáticos en sus mentes antes de sacar lápiz o papel, y evitar siempre la memorización y los ejercicios repetitivos.

Hoy en día, los instructores de la compañía lo llaman «el Método Mathnasium». Pero ese enfoque fue ideado hace años por un estudiante de primaria llamado Nic Martinek y su padre, Larry, que enseñaba matemáticas.

Durante sus frecuentes viajes al norte de California o durante sus comidas en pizzerías a lo largo del camino, padre e hijo idearon una forma única de visualizar problemas matemáticos y luego resolverlos a través de la conversación.

En ese entonces, se referían de manera juguetona a su réplica de viaje por carretera como «matemáticas de pizza». Como en: «Papá se comió la mitad de la pizza y Nic se comió una cuarta parte. ¿Cuánto queda? Pronto, sus charlas evolucionaron para incluir ecuaciones simples, como: «¿Qué es 19 + 19 + 18?»

En un inicio, esos momentos tranquilos eran solo sobre un padre que compartía matemáticas con su único hijo, un niño bastante brillante que más tarde calificó para Mensa y que, incluso a los 4 años, parecía cómodo con la aritmética.

«Cuando Nic tenía 11 años, nos dimos cuenta de que teníamos algo que el mundo en verdad necesitaba», recuerda Larry Martinek. Juntos, al final produjeron miles de páginas de planes de estudio de matemáticas para ofrecer un nuevo tipo de instrucción, las semillas de lo que se convertiría en Mathnasium.

Entonces, de repente, su amor mutuo por las matemáticas se convirtió en algo mucho más profundo. Para Larry, se convirtió en algo sagrado.

Mientras conducía a casa después de una cita en mayo de 1999, Nic se quedó dormido al volante, chocó el automóvil y murió. Tenía 19 años.

En las crudas secuelas, Martinek le preguntó a su esposa: «¿Qué hacemos ahora?». Pronto, surgió una respuesta: compartir la forma de pensar de Nic y sus conceptos de «matemáticas de pizza» con una audiencia más amplia. En 2002, Martinek se asoció con los pioneros de la educación Peter Markovitz y David Ullendorff para lanzar Mathnasium en Los Ángeles.

Las franquicias globales de la compañía ya han dado tutoría a más de 1 millón de estudiantes. Y Nic todavía es, como dicen en el juego de las matemáticas, una parte central de la ecuación.

«El lenguaje natural de Nic y Larry o “matemáticas de pizza” es el corazón de la pedagogía de Mathnasium y es fundamental para nuestro éxito de ayudar a los estudiantes a comprender, dominar y amar las matemáticas», dice Mike Davis, director ejecutivo de Mathnasium. «Ese es solo un elemento del entorno seguro que los centros de Mathnasium brindan a los estudiantes de todo el mundo».

«Me gusta pensar que la humanidad de Mathnasium comenzó con Nic y conmigo», dice Martinek. Ahora, a sus 75 años y con una coleta plateada, evangeliza su filosofía de enseñanza con voz de barítono y un brillo en los ojos. «Una idea debe existir en la mente antes de que exista en el papel. Cuando podemos hacer que los niños comiencen a pensar en matemáticas y no solo a hacer matemáticas, hay una gran diferencia».

Impulsadas por esa humanidad, las franquicias de Mathnasium se han expandido a los cinco continentes. Más de 100 mil estudiantes asisten a Mathnasium en un mes determinado. El participante promedio visita dos o tres veces por semana.

El costo es de $200 a $500 por mes, de acuerdo con la ubicación de una franquicia. Para los estudiantes que van varias veces a la semana, eso equivale a $15 a $57 por sesión, menos que el costo de un tutor privado, que promedia entre $25 y $80 por hora, según Tutors.com.

La compañía espera agregar alrededor de 70 centros de aprendizaje este año. Si bien las matemáticas han desconcertado a generaciones de estudiantes, la demanda de más franquicias también está relacionada con la pandemia mundial, que cerró las escuelas e interrumpió vidas. Entre los estudiantes estadounidenses de 13 años, los puntajes en matemáticas han disminuido en nueve puntos desde el año escolar 2019-2020, según el Centro Nacional de Estadísticas de Educación.

«Lo que ha sucedido (con las dificultades matemáticas de los niños) ha sucedido desde el principio de los tiempos. Sólo se ha acelerado (por COVID)», dice Davis.

«Las aulas, por su naturaleza, solo pueden enseñar a los estudiantes promedio. Por lo tanto, los estudiantes avanzados y los estudiantes de recuperación siempre han tenido problemas para llamar la atención. Eso es más dramático ahora porque más niños están en clases de recuperación. Hemos visto un crecimiento tanto en los estudiantes de enriquecimiento como en los de recuperación», dice Davis.

Las evaluaciones personalizadas y los planes de aprendizaje personalizados de Mathnasium son cruciales para diagnosticar las brechas exactas de habilidades de un estudiante.  Los estudiantes de recuperación que se inscriben en Mathnasium hoy están, en promedio, dos años atrasados en habilidades matemáticas fundamentales.

Seis herramientas de Microsoft ayudan a impulsar la pila tecnológica de Mathnasium, o la colección de tecnologías de backend que utiliza para escalar, administrar el negocio y enseñar, señala Davis. Estos son: SQL Server, ASP.NET MVC, Azure DevOps Server, Visual Studio, GitHub e Internet Information Services (IIS) para Windows Server.

Muchos de los centros más nuevos de Mathnasium fueron abiertos por propietarios de franquicias existentes. «Y para pasar de (poseer) un centro a dos o tres, se necesitan operaciones eficientes. Esas operaciones eficientes se basaron en la tecnología de Microsoft», dice Davis.

«La pila que tenemos hoy nos hace eficientes, lo que permite a las personas pasar más tiempo en la interacción con los estudiantes, los padres y sus comunidades, lo que impulsa las inscripciones y los ingresos», agrega.

Cada franquicia también depende en gran medida de la plataforma comercial patentada de la compañía, llamada Radius, que alberga el plan de estudios, la facturación y las herramientas de gestión de relaciones con los clientes. Ese sistema fue construido por completo con código de Microsoft.

«Es fundamental para todo: nuestros clientes potenciales, nuestras proyecciones comerciales, nuestra inscripción, la capacitación de nuestros empleados», dijo Carli Sonntag, una ex maestra de matemáticas de secundaria que es propietaria de dos franquicias de Mathnasium, una cerca de Houston y la otra cerca de Raleigh, Carolina del Norte.

FUENTE: news.microsoft.com/

Derechos Reservados © La Capital
twittear