Crean polvo de naranja para tratar aguas residuales

Biofiltro elimina hasta 97 por ciento del metal tóxico y cancerígeno que contienen esas aguas

2017-04-10

Agencias

polvo.jpg

Ciudad de México.- Un grupo de investigadores y alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un polvo con cáscara de naranja que sirve como filtro para eliminar el cromo de las aguas residuales de la preparación de pieles en León, Guanajuato.

José Alfredo Hernández Maldonado, investigador de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería Campus Guanajuato, explicó que a partir de cáscaras de naranja se elaboró el biofiltro, mediante el cual se elimina hasta 97 por ciento del metal tóxico y cancerígeno que contienen esas aguas.

El académico expuso que en la ciudad de León los productores de pieles emplean polvos de cromo para el curtido, cuyas aguas residuales desechaban al drenaje, hasta que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León impidió.

“Ahora forzosamente se tendrán que tratar y el IPN pretende participar en esa tarea”, pero esta tecnología ecológica permitiría abaratar el proceso de curtido de pieles, con las que se confeccionan calzado, bolsas, mochitas, cinturones, y otros productos, enfatizó.

Para elaborar el biofiltro, explicó, sólo utilizan la cáscara de naranja, la cual es sometida a un proceso de molienda, extrancción de flavonoides mediante solventes orgánicos, así como lavado y secado.

Subrayó que los resultados de la evaluación de esa tecología permiten cumplir la Norma Oficial Mexicana sobre la cantidad de ese metal pesado en aguas residuales, e incluso sentaría las bases para que la industria de la piel tenga procesos más limpios.

El investigador politénico añadió que la siguiente etapa consistirá en tomar muestras de aguas residuales en las diferentes fases del proceso de la curtiduría para analizar el comportamiento del biofiltro con las concentraciones reales.

Además, informó que prevén colaborar con especialistas de Ingeniería Industrial, a fin de construir un prototipo sencillo y barato que incluya el filtro biológico y, con apoyo de algunas industrias del ramo, se aplicaría como prueba piloto.

Destacó que el proyecto ha contado con la colaboración de cuatro estudiantes de la carrera de Ingeniería Biotecnológica, quienes tienen el compromiso de aportar una solución a este problema de contaminación.

Derechos Reservados © La Capital 2021