Comprar o rentar ¿qué prefieren los mexicanos?

Ocho de cada diez prefieren adquirir una propiedad

2018-06-26

Lamudi

shutterstock.jpg

Ciudad de México.- Mudarse es un tema que se debe de estudiar con detenimiento, pues es una decisión basada mayormente en el poder adquisitivo de una persona, la etapa de la vida en la que se encuentra, sea que tenga pretensiones de independizarse, crear una familia o por diversos motivos, cambiar de lugar de residencia; que también repercute en el estilo de vida y ambiente en el que éste se desenvuelva.

De acuerdo con el cuarto Reporte del Mercado Inmobiliario de Lamudi.com.mx, los mexicanos aún prefieren comprar sobre su contraparte la renta, con una proporción 82% vs. 18% respectivamente. Donde la Ciudad de México (18.7%), Estado de México (10.6%), Querétaro (8.3%), Puebla (6.6%) y Morelos (5.6%) fueron las entidades que se inclinaron más por la compra de propiedades.

Implicación similar a la renta, con la ligera diferencia que el estado de Nuevo León toma el lugar de Morelos con 6.8%, en los cuales se pueden apreciar porcentajes de demanda sobre 20.6% en la capital del país, 11.9% en Querétaro, 10.7% en el estado mexiquense y 7.9 puntos porcentuales en territorio poblano.

Pero ¿cuál es la tendencia generacional hacia la compra o renta?

Podría pensarse que la Generación Millennial (21 a 34 años) es la que puja más hacia la renta; ya que, según el reporte de Estilos de Vida emitido por Nielsen, se afirma que 26% de la generación en cuestión tiene presunciones de adjudicarse una vivienda. A su vez, los individuos de la Generación X (35 a 49 años) apuestan más por invertir en una propiedad, por diversas razones: el índice de deserción laboral es menor, al tener empleos más estables y mejor remunerados, además de ser individuales que comienzan a formar un patrimonio para su descendencia, ejercicio similar a lo que hicieron sus padres (la Generación Silenciosa quienes rebasan los 65 de edad) años atrás.

Sin embargo, la curva apunta a que las propiedades en renta ganen terreno frente a la venta, pues el precio de las casas y departamentos nuevos en México se ha disparado como consecuencia de la inflación y el alza en los insumos de la construcción; y de no mejorar el sueldo de los mexicanos, la capacidad financiera para ejecutar la operación obliga a los habitantes a guiarse por el esquema del alquiler que permite más flexibilidad en los plazos de pago y desplazamiento, al no considerarse deuda.

Derechos Reservados © La Capital
twittear