Estudian alteraciones cognitivas generadas por hidrocefalia

Se trata de una enfermedad que consiste en la acumulación de líquido cefalorraquídeo dentro del cerebro, que suele producir daño en el tejido nervioso

2019-01-08

Agencia Notimex

chica.jpg

Ciudad de México.- Después de realizar sus estudios de maestría en la Universidad de Valencia, España, la estudiante de doctorado de la Universidad de Colima (UdeC), Tania Vanessa Campos Ordóñez, realiza estudios sobre las alteraciones cognitivas generadas por hidrocefalia.

 El proyecto lo realiza con asesoría de Óscar González Pérez, en el Laboratorio de Neurociencias de la Facultad de Psicología, en colaboración con Vicente Herranz Pérez, Susana González Granero y José Manuel García Verdugo, de dicha universidad española.

La hidrocefalia es una enfermedad que consiste en la acumulación de líquido cefalorraquídeo dentro del cerebro, que suele producir daño en el tejido nervioso. Su tratamiento consiste en una neurocirugía para drenar el exceso de líquido cerebral; sin embargo, se estima que del 20 al 30 por ciento de pacientes continúa presentando problemas cognitivos.

El motivo de ese proceso se desconoce, pero a largo plazo puede generar muerte neuronal irreversible, también llamada neurodegeneración.

A través de un comunicado, la UdeC informó que Campos Ordóñez cursa el doctorado en Ciencias Fisiológicas del Centro Universitario de Investigaciones Biomédicas de la institución.

La investigadora destacó que cuando se produce hidrocefalia obstructiva, el líquido cefalorraquídeo del cerebro se incrementa en los ventrículos laterales, produciendo un adelgazamiento del cuerpo calloso.

“Hemos visto que cuando esto sucede disminuyen los oligodendrocitos, encargados de formar mielina en los axones de las neuronas, lo que podría afectar la velocidad en la comunicación neuronal entre los dos hemisferios”, comentó.

Para su proyecto titulado “Alteraciones en el cuerpo calloso por hidrocefalia obstructiva crónica”, analizará el cerebro de ratones adultos, a los cuales se les pondrá una laminilla para obstruir el circuito de líquido cefalorraquídeo y generar así la misma alteración que cuando un paciente presenta hidrocefalia obstructiva.

“En estos ratones evaluaremos si hay alteraciones en procesos cognitivos, además de que, mediante la técnica Western Blot (que permite la detección de una sola proteína dentro de una muestra biológica), si hay pérdida de la mielina y si los oligodendrocitos mueren o dejan de nacer en el cuerpo calloso”, detalló.

De persistir este daño, aseguró la doctorante, podría hablarse de neurodegeneración y sabemos también que si las células logran hacer una cicatriz glial, ésta podría afectar la información entre ambos hemisferios, y estaríamos hablando que progresivamente habrá un daño en todo el cerebro.

Derechos Reservados © La Capital 2019