Evita, de la humildad y la pobreza a la lucha por los "descamisados"

Sus sueños de niña eran ser una gran actriz, pero se convirtió en el enlace entre el presidente Perón y las organizaciones obreras

2019-05-07

NOTIMEX

Captura de Pantalla 2019-05-07 a la(s) 21.53.46.png

Buenos Aires, ARG.- De condición humilde y siempre con una posición en pro de la defensa de los derechos sociales y laborales, Eva María Duarte, "Evita" para los argentinos y el mundo, es todavía a 100 años de su nacimiento la niña pobre que llegó a ser primera dama de Argentina.

Evita nació el 7 de mayo de 1919 en Los toldos, una ciudad del centro norte de la provincia de Buenos Aires, hija de Juan Duarte y de Juana Ibarguren.

Sus sueños de niña eran ser una gran actriz por lo que emigró a los 15 años a Buenos Aires, donde trabajó en algunas compañías de teatro, en la radio y fue una de las creadoras de la Asociación Radial Argentina (ARA), donde ocupó el cargo de presidenta.

Aunque no logró destacar como actriz, la popularidad que tenía le permitió conocer a quien sería su esposo, el coronel Juan Domingo Perón, con el que se casó el 22 de octubre de 1945. Un año después, Perón alcanzó su primer mandato presidencial.

De acuerdo con el sitio web biography.com en 1937, Eva Perón realizó su primer papel cinematográfico en el filme “Segundos afuera” y en 1943 interpretó a mujeres famosas en la historia, dentro de una serie de radio, donde interpretó a la reina Isabel I y a Catalina la Grande.

En un mundo que emergía de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Eva Duarte de Perón instalada como primera dama de Argentina inició su propia lucha por mejorar la situación de las mujeres y la vida de los habitantes más pobres del país y las masas trabajadores, a quienes llamaba sus "descamisados".

Evita fue el enlace entre el presidente Perón y las organizaciones obreras, entre ellas la Confederación General del Trabajo (CGT), la central histórica del sindicalismo argentino que después de 1946 se convirtió en peronista.

En 1947, impulsó la ley del sufragio femenino y, dos años después, fundó el Partido Peronista Femenino con la finalidad de realizar acciones para integrar a las mujeres al mercado laboral.

Desde la fundación que lleva su nombre, impulsó la construcción de asilos, hospitales y escuelas, y para 1951, un año antes de su muerte, fue propuesta en los comicios para ocupar la vicepresidencia de Argentina, pero renunció al nombramiento.

“Para explicar mi vida de hoy, es decir lo que hago, de acuerdo con lo que mi alma siente, tuve que ir a buscar, en mis primeros años, los primeros sentimientos”, narró en el libro autobiográfico "La razón de mi vida" que escribió en 1951.

En el mismo texto apuntó: “Cuando elegí ser´Evita´ sé que elegí el camino de mi pueblo. Ahora, a cuatro años de aquella elección, me resulta fácil demostrar que efectivamente fue así. Nadie sino el pueblo me llama ´Evita´”.

Eva Perón falleció el 26 de julio de 1952 en Buenos Aires a consecuencia de un cáncer cervical y según analistas políticos su muerte también significó la decadencia del régimen peronista que fue derrocado tres años después.

Eva Perón es recordada en varios libros, así como en el musical “Evita”, que se ha presentado en varios escenarios del mundo, creado por Tim Rice y Andrew Lloyd Webber, además de tener una versión en cine, en la que la cantante Madonna recreó su vida junto al español Antonio Banderas en 1996.

Evita es una figura polémica instalada en el imaginario colectivo argentino entre quienes la veneran y extrañan y los que la critican, al cumplirse el primer centenario de su nacimiento.

Derechos Reservados © La Capital 2019